Comentarios Recientes

0

Efemèrides especial 25 de febrero 1964:Cassius Clay:El dìa que naciò la leyenda de "El Màs Grande"


  • Rafael Baldayac | 25-02-2021

 

 

Muhammad Alí se autodefinía como "el más grande de todos los tiempos". Un calificativo que el mundo terminó adoptando tras rendirse a él como uno de los mejores púgiles de todos los tiempos gracias a combates que ya son parte de la historia del deporte y que ayudaron a agrandar la leyenda de un deportista que trascendió el cuadrilátero.

Muhammad Alí tenía 22 años y todavía era conocido como Cassius Clay cuando ganó por primera vez el título de los pesados al vencer a Sonny Liston -no llegó al séptimo round- el martes 25 de febrero de 1964 en el Centro de Convenciones de Miami Beach, Florida.

 

El impetuoso retador que hablaba rápido se burló de Liston sin cesar en la previa de la pelea, pero pocos esperaban que ganara. Clay salió fuerte, usando su velocidad y juego de piernas para sacar ventaja contra el lento Liston.

 

Después del sexto round, Liston, con heridas y moretones bajo los ojos y aparentemente con un hombro lesionado, anunciaba que no podía continuar. Clay ganó la pelea por nocaut técnico y luego proclamó al mundo: "Soy el más grande!"

 

Alí se autodefinía como "el más grande de todos los tiempos". Un calificativo que el mundo terminó adoptando tras rendirse a él como uno de los mejores púgiles de todos los tiempos gracias a combates que ya son parte de la historia del deporte y que ayudaron a agrandar la leyenda de undeportista que trascendió el cuadrilátero.

 

57 ANIVERSARIO PELEA CLAY VS LISTON

 

En 1961 a la policía de Miami Beach le resultaba sospechoso un fornido joven negro que cruzaba corriendo con pesadas botas de construcción el puente que une la playa con la ciudad.

 

Tres años después ya lo conocían bien, sobre todo aquel 25 de febrero de 1964 en que nació la leyenda de Cassius Clay, reseñó.

 

Hace hoy justo 57 años, Clay ganó en seis asaltos a Sonny Liston y logró su primer título de boxeo de los pesos pesados.

 

Fue también el último título de Clay, que al día siguiente, con el mundo a sus pies, anunció que se convertía al Islam y que se cambiaba el nombre por el de Mohamed Alí. Se llamara como se llamara, se empezaba a forjar el mito del boxeador más grande de todos los tiempos.

 

“Nadie pensaba que Cassius Clay tenía el más mínimo chance de ganar a Liston. En esa pelea gana inesperadamente. Ahí nace Mohamed Alí”, aseguró Ramiro Ortiz, historiador del boxeo, director del museo History Miami y que con 14 años vio cada día cómo Clay y después Alí creaban un mito en el gimnasio de la Calle 5 de Miami Beach.

 

Clay llegó a Miami a finales del año 60, ya convertido en campeón olímpico, pero aún así desconocido y poco valorado. Sus managers lo pusieron en manos del entrenador Angelo Dundee, que regentaba el gimnasio y que ya nunca se separó de Alí, y de su hermano, el promotor Chris Dundee.

 

El joven púgil vivía en la zona de Overtown, de mayoría negra y donde floreció una gran escena de jazz, la lucha por los derechos sociales y donde el boxeador entró en contacto por primera vez con los Negros Musulmanes.

 

Clay cruzaba de tierra firme a la isla de Miami Beach corriendo con sus pesadas botas para fortalecer más los músculos de las piernas, entrenaba hasta que Dundee lo echaba del gimnasio y regresaba a casa también a pie.

 

A comienzos de los años ’60, Miami Beach se convirtió en el foco de turismo que aún es hoy en día. Los negros podían trabajar allí, pero no residir. Los barrios, los hoteles y hasta la playa estaban segregados. Por ello Clay, al principio, resultaba sospechoso para la policía. Como todos los afroamericanos.

 

Angelo Dundee fue puliendo el talento del joven Clay, ese movimiento de pies que le hacía “volar como una mariposa” en el ring, todo lo contrario a Liston, hierático pero de poderosa pegada.

 

Y Chris Dundee logró organizar la pelea en el Miami Beach Convention Center, aún de pie hoy en día, el 25 de febrero de 1964 ante casi 9.000 personas.

 

Ambos hermanos Dundee taparon la relación de Clay con los Negros Musulmanes y con el líder Malcolm X, considerado entonces por los blancos como un agitador, para no poner en peligro el combate.

 

Liston, el campeón, era el favorito 8 a 1. “¿Para qué entrenar duro para una pelea que no va a durar más de dos o tres asaltos?”, decía el defensor del título con una suficiencia que acabó pagando.

 

“Liston lo tomó muy ligero, lo tomó como un chiste”, recuerda Ortiz, de 64 años y que aquella noche no se pudo colar a ver la pelea como solía hacer. La tuvo que seguir por la radio.

 

Ortiz tenía dudas, pero al final confió en Clay, al que veía entrenar a diario. Consiguió cinco dólares, los apostó y ganó 30. Liston, que en el cuarto asalto rocío sus guantes con una sustancia para tratar de cegar a Clay, arrojó la toalla antes del séptimo asalto.

 

“Soy lo más grande que ha habido sobre la tierra… He sacudido el mundo”, dijo Clay, de 22 años, en su famosa frase tras el combate.

 

Al día siguiente ya no había que ocultar sus vínculos con Malcolm X. Ya era más grande que Malcolm X. Y gritó al mundo su conversión al Islam y su cambio de nombre.

 

“Una cosa es hacer el anuncio cuando eres joven y no te toman en serio. Otra es hacerlo al día siguiente con la plataforma de ser el campeón mundial” de los pesados, afirma Ortiz.

 

El historiador destaca una cosa de Clay/Ali por encima de todas. “Su determinación. Estaba convencido de que no había un ser humano en el mundo que le pudiera ganar”.

 

A partir de aquel día siguieron sus triunfos, sus peleas míticas y la transformación en un personaje subversivo para el “establishment” por su conversión al Islam, su negativa a combatir en Vietnam y su vehemente defensa de los derechos de los negros.

 

Luego, el arresto, la sanción, la pérdida del título, el regreso al ring, su enfermedad… Una leyenda nacida en Miami hace hoy 57 años.

 

PELEA QUE CONVIRTIÓ EN LEYENDA A MOHAMMAD ALÍ

 

¿Habría alcanzado Mohammad Alí la dimensión del mejor deportista de todos los tiempos si no vence a Sonny Liston hace 57 años? ¿Habría tenido una segunda oportunidad en aquellos tiempos en que pelear por un campeonato mundial era una odisea? ¿Habría adquirido la grandeza fuera del cuadrilátero hasta ser en un ícono mundial?

 

Seguramente no. Alí habría tenido que esperar para combatir nuevamente por el título, porque en esa época el campeón mundial de la máxima categoría exponía –si acaso– el cinturón dos veces al año y en la lista de espera se contaban nueve retadores de prestigio.

 

Tras más de medio siglo de la histórica pelea de Sonny Liston contra Alí, entonces llamado Cassius Marcellus Clay (se cambió el nombre al convertirse al islam),  se descubrieron muchos secretos desde aquel martes 25 de febrero de 1964, en Miami Beach (Estados Unidos).

 

Lo que menos se conoce de ella es que el veterano campeón ‘le perdonó la vida’ al joven retador en el quinto asalto, antes de perder en el séptimo y permitir el ascenso en firme de la hoy máxima leyenda del boxeo mundial.

 

LA ANTESALA DE LA FAMOSA PELEA

 

Cuando Alí debutó como profesional, con tan solo 18 años, en su natal Louisville, el 29 de octubre de 1960, con el antecedente reciente de coronarse campeón semipesado de los Juegos Olímpicos de Roma, Sonny Liston era un veterano de 28 que reclamaba –a gritos–, una oportunidad mundialista.

 

Liston, amparado por su carrera de 31 triunfos (21 de ellos por nocauts) y apenas una derrota demandaba una pelea por el título universal.  Entre sus víctimas se contaban Cleveland Williams (dos veces), Niño Valdés y Zora Folley.

 

El campeón era Floyd Patterson (con 21 triunfos, el más joven de la historia, hasta que irrumpió Mike Tyson), quien dejó de serlo por casi un año, tras perder con el sueco Ingemar Johansson.

 

Como reconquistó el título frente al europeo, y se convirtió en el primero en ganar dos veces el cinturón de la máxima categoría, el presidente de Estados Unidos, John F. Kennedy, lo invitó con todos los honores a la Casa Blanca.

 

Allí comenzó el final del reinado de Patterson. A pedido de Kennedy, el campeón se comprometió a que, luego de un primer combate, su próxima defensa sería contra Liston.

 

A Liston, nacido en St. Francis County, en Arkansas y cuyo verdadero nombre era Charles (Sonny era apodo), todos lo eludían. El poder de sus puños era devastador.

 

Su mirada, terrorífica; y su pasado, oscuro: pasó varias veces por la cárcel por robo armado y tuvo nexos, a lo largo de su carrera, con la mafia, incluyendo a su apoderado y reconocido gángster Frankie Carbo.

 

Liston noqueó en un asalto a Patterson, en Chicago, en 1962. Patterson reclamó revancha. Y se la dieron un año después en Las Vegas, el 25 de septiembre de 1963. Fue la primera defensa de Liston. El resultado fue igual: nocaut en el primer asalto.

 

MIAMI ESCENARIO DELA PELEA HISTORICA

 

Los días previos a la revancha, Alí, elegantemente vestido, estuvo detrás de Liston para burlarse de él. Permanecía acompañado de un séquito de damas negras muy bien vestidas. Dicen que una vez Liston lo hizo correr de un casino al sacar un revólver, y dispararle, que resultó de juguete.

 

En el libro 'En la cima del mundo', el escritor y periodista estadounidense Norman Mailer relata la provocación del joven Alí (tenía 21 años), una de esas noches en un casino de Las Vegas, previo a la revancha Liston-Patterson:

 

El Centro de Convenciones de Miami Beach se eligió como escenario de la pelea entre Alí y Liston. Inaugurado en 1957, tenía capacidad para 15 mil aficionados.

 

A pocas cuadras de allí, desde dos años antes, en el Gimnasio de la Calle 5, en la Avenida Collins, Alí tenía su centro de entrenamiento bajo la dirección de Angelo Dundee. El retador peleaba en su casa adoptiva, aunque las apuestas estaban en su contra 7-1.

 

Pero Alí no se inmutaba. La presión sicológica sobre Liston aumentaba: se burlaba con poemas, anticipaba que saldría a bailar y hasta declaró que “si Liston me toca, le tiraré los dientes al cuadrilátero… Alguien en la primera fila morirá de la impresión”.

 

Liston, ya con 31 años, fue presentado con marca de 35 triunfos y una derrota, con 25 nocauts, y peso de 218 libras. Alí, con 22, tenía 19 victorias, 15 por nocauts y ninguna derrota. Su peso: 210 libras y media. A la orden de ‘¡box!’ del árbitro Barney Felix, luego del campanazo, Alí bailó.

 

A excepción del segundo, los cuatro asaltos iniciales fueron dominados por Alí, que, con guardia abajo, rápido en desplazamientos, y en sacar las manos, dejaba en el vacío los golpes de Liston. El retador estremeció en el tercero al campeón.

 

Lo rompió cerca de ambos ojos y por la nariz. Pero al llegar a la esquina, finalizado el cuarto asalto, Alí, cerrando los ojos, se quejó ante Dundee. Su rostro fue limpiado con agua, pero no dejó de espabilar.

 

Al sonar la campana para el quinto, Alí retrocedió como asustado y anteponiendo el guante izquierdo. Pero Liston, que avanzaba, solo pudo conectar un poderoso gancho de izquierda. Aunque ganó el asalto, ‘perdonó la vida’ a un indefenso retador. Mailer, en su libro, se refiere a ese pasaje:

 

Sobre el cuadrilátero, Alí les dijo a Steve Ellis y al excampeón mundial pesado Joe Louis, encargados de la transmisión de televisión, que “hubo ungüento sobre la cabeza (de Liston). Sus entrenadores son sucios… Me ardían los ojos. Aún me arden”. Y, en medio del ruidoso festejo, se autoproclamó como se lo conoce hoy –50 años después– a esta leyenda: ‘El más grande’.

 

SUBASTARON LOS GUANTES: Los guantes rojos, marca Frager, empleados por Mohammad Alí en aquella pelea de hace 50 años ante Liston, fueron subastados el sábado en Nueva York. Se los llevó un comprador anónimo por 385.848 dólares (unos 772 millones de pesos colombianos, un récord para un objeto de boxeo.

 

LAS GRANDES PELEAS DE MUHAMMAD ALI

 

 

ALI VS. LISTON, 25 DE FEBRERO DE 1964

 

Ali, todavía conocido como Cassius Clay, parece volverse loco en el pesaje antes de retar al temible Sonny Liston por el título del peso completo en Miami Beach.

 

Algunos observadores atribuyen la conducta de Ali al miedo e incluso insinúan que se cancele la pelea.

 

Liston sencillamente no puede lidiar con la velocidad de Ali, que lo castiga con punzantes jabs y rápidas derechas al rostro, aunque casi tira la toalla después del cuarto asalto, quejándose de juego sucio.

 

Durante ese round, algo molesta los ojos de Ali, probablemente linimento del hombro de Liston.

 

“Sácame los guantes, quiero demostrarle al mundo que hay juego sucio”, relató el entrenador Angelo Dundee, repitiendo las palabras que Ali le dijo en la esquina.

 

Dundee rechaza hacerlo, Ali se recupera en el quinto asalto, y gana el título cuando Liston tira la toalla en su esquina tras el sexto.

 

ALI VS. LISTON, 25 DE MAYO DE 1965

 

Los fanáticos del boxeo siempre argumentarán sobre los efectos de la derecha que Ali conectó al costado de la cabeza de Liston en el primer asalto de su pelea de revancha. Algunos expertos dicen que Liston cayó tras recibir un golpe perfecto, otros consideran que fue una farsa.

 

El caos impera en el St. Dominic’s Youth Center en Lewiston, Maine. El árbitro Jersey Joe Walcott, un ex campeón del peso completo, cuenta hasta diez, pero cuando Liston se pone de pie, Walcott se confunde y va a permitir que continúe la pelea.

 

Nat Fleischer, creador de la revista The Ring, llama a Walcott. Mientras Walcott camina hacia Fleischer, Ali y Liston empiezan a pelear de nuevo. Cuando le dicen que Liston ya perdió por la cuenta de diez, Walcott detiene el combate.

 

ALI VS. WILLIAMS, 14 DE NOVIEMBRE DE 1966

 

En la que podría ser su mejor pelea, Ali vence al fuerte pegador Cleveland Williams en el tercer asalto en Houston. Ali tumba a Williams con dos jabs de izquierda y una derecha a la mandíbula mientras retrocedía al principio del asalto.

 

Williams vuelve a caer tras una ráfaga de 12 golpes, y la pelea es detenida después de una tercera caída, producto de dos ganchos de izquierda y una derecha al mentón.

 

En esta imagen de archivo del 30 de octubre de 1974, George Foreman recibe un derechazo en la cabeza de su desafiador Muhammad Ali, en el séptimo asalto de su combate en Kinshasa, Zaire. 

 

ALI VS. FRAZIER, 8 DE MARZO DE 1971

 

La era de las peleas multimillonarias comienza cuando Ali y el campeón Joe Frezier reciben 2,5 millones de dólares cada uno por su duelo entre invictos en el Madison Square Garden. Es LA PELEA, y cumple con las expectativas.

 

Ali pelea por tercera vez desde que volvió al cuadrilátero tras una ausencia de tres años y siete meses por negarse a ser reclutado por el Ejército.

 

Ali utiliza todos los trucos en su arsenal para ganar tiempo y tratar de impresionar a los jueces, pero Frazier lo acecha de forma implacable. Frazier lo mete en aprietos en el 11er asalto, pero Ali logra mantenerse de pie.

 

Ali cae tras recibir un largo gancho de izquierda a la mandíbula a los 25 segundos del 15to asalto. Se para rápido, con la mejilla derecha hinchada, y logra terminar la pelea, pero pierde por decisión unánime.

 

ALI VS. NORTON, 10 DE SEPTIEMBRE DE 1973

 

Norton había roto la mandíbula a Ali al vencerlo por decisión dividida el 31 de marzo de 1973. Cuando faltaba un asalto en la revancha en el Forum de Inglewood, California, Ali estaba a punto de sufrir otro revés, abajo por dos puntos en una de las tarjetas y empatado en las otras dos.

 

Ali domina el primer minuto del asalto, consigue resistir los dos últimos minutos, y gana por decisión dividida.

 

Una derrota posiblemente hubiese cambiado la historia del peso completo. Probablemente no hubiese habido un “Rumble in the Jungle” contra George Foreman, o un “Thrilla in Manila” contra Joe Frazier.

 

ALI VS. FOREMAN, 30 DE OCTUBRE DE 1974

 

Pocos creen que Ali pueda derrotar a George Foreman el Kinshasa, Zaire, para sumarse a Floyd Patterson como los únicos hombres que conquistan el campeonato del peso completo en dos ocasiones.

 

Foreman había lucido extraordinario al arrebatar el cetro a Joe Frazier, y luego en las defensas ante Joe “King” Roman y Ken Norton. Ninguna de esas peleas pasó del segundo asalto.

 

Ali tiene dificultades para mantener a raya al poderoso Foreman en los dos primeros asaltos, así que decide refugiarse en las cuerdas y dejar que el campeón se agote tratando de superar el muro defensivo de Ali, que dio el nombre de “rope-a-dope” (atrapar un tonto) a esta estrategia.

 

De vez en cuando, Ali sale de las sogas con algunos golpes, como al final del quinto asalto cuando conecta ocho golpes a la cabeza de Foreman y se apodera del control del combate. Ali noquea a un agotado Foreman en el octavo.

 

ALI VS. FRAZIER, 1 DE OCTUBRE DE 1975

 

Cuando terminó la pelea, un Ali desgastado física y emocionalmente dice que fue “lo más cercano a la muerte”.

 

El combate es titulado “Thrilla in Manila” (Suspenso en Manila), y eso fue lo que sucedió cuando Ali y Joe Frazier volvieron a enfrascarse en un duelo épico.

 

Fue su tercer enfrentamiento, después que Ali ganó el segundo por decisión el 28 de enero de 1974, cuando ninguno de los dos era campeón.

 

En un momento, Ali dice a Frazier, “me dijeron que Joe Frazier estaba acabado”. “Mintieron”, responde Frazier, quien de inmediato conecta un demoledor gancho de izquierda.

 

Ali conserva el título cuando el entrenador Eddie Futch no permite a Frazier, casi ciego, salir de la esquina para disputar el 15to asalto.

 

ALI VS. SPINKS, 15 DE SEPTIEMBRE DE 1978

 

Ali se convierte en el primer púgil que gana el título del peso completo en tres ocasiones al vengar una derrota ante Leon Spinks con un triunfo por decisión ante 70.000 espectadores en el Superdome de Nueva Orleáns.

 

Ali, de 36 años, frustra a Spinks, 11 años menor, y dos de los tres jueces le dan 10 de los 15 asaltos. El otro lo ve ganar en 11.

 

ALI VS. HOMES, 2 DE OCTUBRE DE 1980

 

“Soy un maestro de las ilusiones”, dice Ali sobre su esbelta figura, unos cuantos días antes de volver a pelear, tras un retiro de 15 meses, esta vez ante Larry Holmes en un intento por ganar el título por cuarta ocasión.

 

 Ali no engaña a Holmes, sólo a sí mismo, y el entrenador Angelo Dundee no le permite salir de la esquina para pelear el 11er asalto.

 

Ali peleó una vez más, al perder una decisión en 10 asaltos ante Trevor Berbick el 11 de diciembre de 1981 en Nassau, Bahamas.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 


Comentarios

Name of User
Sé el primero en comentar

MÁS CONTENIDO EN COMBATE

Ir arriba