Comentarios Recientes

0

Efemèrides especial 19 de octubre 1934:El baloncesto se convirtiò en deporte olìmpico hace 86 años


  • Rafael Baldayac | 19-10-2020

 

 

Los miembros del Comité Organizador de los Juegos Olímpico de Berlín 1936 votaron para introducir el baloncesto en el programa competitivo del evento. La coordinado a cargo de la Federación Internacional de Baloncesto, jugando al aire libre y adaptando los tableros en una cancha de tenis de tierra batida.  

SANTIAGO, REPUBLICA DOMINICANA-.Ochenta y seis años se cumplen hoy de convertirse el baloncesto en un deporte Olímpico.

El viernes 19 de octubre de 1934, el Comité Organizador de los XI Juegos Olímpicos de Berlín1936 votó para que se incluyera el basket dentro del programa oficial del magno evento deportivo mundial.

 

Tras ser reconocido oficialmente como deporte olímpico en 1930 el deporte del aro y el balón inicia una nueva etapa. Anteriormente, el baloncesto se había introducido como deporte de exhibición en los juegos de 1904 en San Luis, Missouri, Estados Unidos.

 

Sin embargo no fue sino en las Olimpiadas de Berlin-1936 cuando se produce la primera presentación oficial de un torneo olímpico de baloncesto que atrajo a 23 naciones, un record para este tipo de evento.

 

Las reglas del baloncesto en ese momento diferían considerablemente de las de hoy. Uno de ellos era la posibilidad de inscribir hasta 14 jugadores, pero solo siete podían estar en la cancha. Estos eran, los cinco iniciales  y dos suplentes.

 

Además, después de cada canasta el árbitro debía hacer un “salto al centro” es decir  lanzar el balón entre dos jugadores en el centro de la cancha.

 

Esto, combinado con el hecho de que todos los juegos se jugaron al aire libre en las canchas de tenis de tierra batida de Reichs Sport Feld, resultando en juegos muy lentos, sin ritmo y con poca puntuación.

 

De igual manera, los últimos días de competición la lluvia se apoderó de Berlín y la pista inundada y embarrada mantuvo la anotación al minino.

 

El doctor James Naismith, padre del baloncesto,  fue invitado a realizar el salto al centro en el partido inaugural del torneo entre los equipos de Estonia y Francia jugado, como todos los desafíos,  al aire libre en la cancha de tenis  Reichssportfeld.

Estados Unidos, con mayor experiencia y práctica, después de haber jugado baloncesto durante tanto tiempo tenía una ventaja sobre sus oponentes, pero dominó la pizarra solo por poca diferencia 25-10 contra México en la semifinal  y 19-8 ante Canada en la final del certamen olímpico.El equipo estadounidense, formado por catorce jugadores, fue el que más se esforzó por mantener el control del balón mediante sofisticadas combinaciones que sorprendieron a los espectadores europeos.

 

En estos juegos donde brillaron los afroamericanos, conocidos como "Juegos Olímpicos Nazis" fue la primera vez que se jugó baloncesto en los Juegos.

 

El Comité Olímpico Internacional y la Federación Internacional de Baloncesto utilizaron el torneo de Berlín de 1936 para abrir este deporte olímpicamente, jugando al aire libre. 

 

Se utilizaron canchas de tenis para la competencia. 

 

Esto causó problemas cuando el clima fue adverso, especialmente durante el juego final, que Estados Unidos ganó al vencer a sus vecinos Canadá 19-8.

 

El baloncesto hizo su debut olímpico en Berlín 1936 pero, se jugó al aire libre en canchas de tenis sobre césped

 

Wheatley escribió sobre la experiencia para el periódico de su ciudad natal, el Gypsum Advocate en Kansas, en un artículo de primera plana el 17 de septiembre de 1936.

"Alguien te pasaba y la arena te entraba en los ojos y la pelota se te escapaba de las manos", escribió.

 

"La cancha estaba tan resbaladiza y embarrada que apenas podíamos ponernos de pie".

Las medallas fueron entregadas por James Naismith, el inventor del baloncesto.

Como capitán del equipo, Wheatley recibió su oro primero, lo que lo convirtió en el primer jugador de baloncesto en la historia olímpica en recibir una medalla.

 

A Wheatley se le ofreció un contrato profesional para jugar con los New York Celtics en 1937, pero rechazó la oportunidad, aunque permaneció activamente involucrado en el baloncesto amateur por el resto de su vida mientras trabajaba a tiempo completo como carpintero.

 

El torneo de baloncesto en los Juegos Olímpicos de Berlín 1936 se disputó entre el 7 y el 14 de agosto de 1936 en Berlín, Alemania. Fue la segunda ocasión en la que se disputó un torneo de baloncesto en los Juegos Olímpicos y la primera de forma oficial.

 

Los Juegos del Führer, bajo el manto del miedo

Muchos fueron los países que no estaban de acuerdo con el régimen político que mantenía Adolf Hitler en Alemania, pero el dictador prometió que no discriminaría a ningún deportista durante los quince días que durasen los Juegos Olímpicos de Berlín 36; algo que no se cumplió, ya que negó la participación de muchos atletas judíos alegando malos resultados.

De todas formas, el canciller alemán sufrió un gran revés cuando el norteamericano Jesse Owens, de raza negra, venció en 100 y 200 metros, en el relevo de 4 x 100 y en salto de longitud y puso en duda la superioridad de la raza aria.

La Gestapo, policía secreta de la Alemania nazi, supervisó el evento para que nada empañase los juegos, aunque permitieron que sonase 480 veces el canto nacionalsocialista Horst Wessel Lied desde el 1 de agosto que empezaron las pruebas hasta el 16 de agosto que terminaron.

Cuando se piensa en Berlín 1936 es imposible separar al notable atleta Jesse Owens de la imagen de Adolf Hitler. Es imposible separar el deporte de una Europa en cuya atmósfera se respiraba aires de guerra.

 

A pesar de ser agua y aceite, se los debe unir para dejar bien claro que los Juegos Olímpicos no pueden estar alejados de las vivencias del mundo.

 

Barcelona debió ser la sede, pero se proclamó la República de España y el Comité Olímpico Internacional (COI) prefirió elegir a Berlín por 43 votos a 16. Eso fue en mayo de 1931. No podía prever que, dos años más tarde, Hitler iba a asumir como canciller de Alemania.

 

El temor por los sucesos de España (no participó en Berlín por estar inmersa en la guerra civil) los había hecho caer sin pensarlo en la hoguera de la propaganda nazi.

 

El racismo ya estaba implantado. Cerca de cinco mil creyentes de Testigos de Jehová se encontraban en campos de concentración. El 7 de mayo de 1936, Alemania invadió Renania. El 12 de julio (los Juegos se inauguraron el 1° de agosto), los gitanos alemanes fueron detenidos y encerrados en el campo de concentración de Dachau.

 

El presidente del Comité Organizador Alemán, el doctor Theodore Lewald, era cristiano, pero como uno de sus abuelos había sido judío, pretendieron revocarlo. La presión del COI hizo que lo mantuviesen en sus funciones.

 

Hitler tenía en sus manos la gran oportunidad de impactar al mundo y estaba dispuesto a no dejarla escapar. Ante el temor de varios países de enviar a sus atletas, permitió que dos judíos integraran la delegación. Admitió no hacer un discurso y solamente decir en la ceremonia de apertura: "Declaro inaugurados los XI Juegos Olímpicos de la Era Moderna".

 

Ordenó quitar las leyendas antisemitas de las paredes de la ciudad. Cualquier cosa con tal de realizar los Juegos. Como escribiera el entonces diario francés L´Auto, percusor del actual L´Equipe: "Jamás el deporte había sido tan profundamente desfigurado".

 

La medalla de oro olímpica de baloncesto de Berlín 1936 se subasta

 

Una de las medallas de oro olímpica ganada por el capitán de baloncesto de Estados Unidos, Bill Wheatley, en Berlín en 1936, ha sido subastada.

 

La medalla se colocó en la Subasta de deportes nocturnos de platino de invierno de Heritage Auctions y se estima que podría recaudar hasta $ 60,000 (£ 46,000 / € 55,000).

 

En 2015, la medalla de oro otorgada al compañero de equipo de Wheatley, Carl Shy, se vendió en una subasta por $ 66,000 (£ 51,000 / € 61,000).

 

La medalla de oro presenta figuras de la Victoria en el anverso y el reverso, el antiguo texto en relieve con el rodamiento dice "XI Olympiade Berlin 1936".

 

El borde lleva el sello del fabricante "BH Mayer Pforzheim 990" adecuado.  La medalla mide 55 milímetros de diámetro e inclina la balanza a 72 gramos.

 

Es evidente un desgaste menor por manipulación y almacenamiento, informa Heritage en la descripción de la medalla en su sitio web. 

 

Esta medalla se exhibió durante algún tiempo en el Salón de la Fama del Baloncesto de Naismith, y el yerno de Wheatley, Bill Dennis, la subastó.

 

Ha proporcionado una carta de procedencia firmada, así como copias de fotografías de Wheatley con el equipo victorioso, sobre todo cuando Naismith entregó la medalla a Wheatley en el escalón más alto del podio olímpico.

 

Hace 50 años, la casa de Wheatley fue blanco de un robo en el que los ladrones robaron varias monedas de plata de un sorteo, pero ignoraron la medalla de oro olímpica junto a ellos. 

 

Dennis afirmó que Wheatley, quien murió en 1992 a la edad de 82 años, le había dicho, según Associated Press, que “si alguna vez quieres vender la medalla, hazlo. 

 

"Alguien lo agradecerá.  "Decidí que era hora de que la medalla siguiera adelante".

 


Comentarios

Name of User
Sé el primero en comentar

MÁS CONTENIDO EN BÁSQUETBOL

Ir arriba