Comentarios Recientes

0

Efemèrides especial 07 de abril 1978:La escandalosa venta de peloteros anulada or Corte Suprema de USA


  • Rafael Baldayac | 07-04-2021

 

 

 

SANTIAGO, REPUBLICA DOMINICANA-.El 7 de abril de 1978la Corte de Apelaciones de lo Estados Unidos confirma una decisión judicial anterior en apoyo de la anulación del intento de venta de jugadores por parte del polémico propietario de los Atléticos de Oakland, Charlie O. Finley en el beisbol de las Grandes Ligas.

 

La apelación de Finley ante la Corte Suprema de EE. UU. volvió a ser rechazada finalmente cuando el  juez del tribunal Frank J. McGarr, dictaminó que el comisionado de béisbol Bowie Kuhn tenía la autoridad para cancelar la venta.

 

Un largo proceso judicial marcó esta truncada transacción  de tres de los jugadores de Oaklandpor $ 3.5 millones, a partir del 15 de  junio de 1976, que era la fecha límite para realizar cambios directos en esa época.

 

CHARLIE O. FINLEY, UN GRAN  VISIONARIO

 

Charlie O. Finley, como buen visionario que era, decidió vender al lanzador Vida Blue a los Yankees de Nueva York por 1.5 millones de dólares y a dos de las piezas más importantes de esos exitosos Atléticos de Oakland, Joe Rudi y Rollie Fingers, a los Medias Rojas de Boston por un millón de dólares, cada uno.

 

El magnate del beisbol estaba consciente del impacto de la nueva figura de agente libre recién incorporada en el Convenio Laboral y decidió que era mejor obtener dinero por sus jugadores en ese momento a perderlos sin recibir nada a cambio al final del año.

 

Esas ventas estremecieron al beisbol y convirtieron inmediatamente a los Medias Rojas de un equipo excelente a uno prácticamente imbatible. Sin embargo, la alegría en los fanáticos de los patirrojos duro muy poco.

 

Tres días después, el 18 de junio de 1976, el comisionado Bowie Kuhn anuló esa venta de jugadores alegando que atentaban contra la integridad del juego al amenazar la confianza del público en la institución de MLB.

 

Según Kuhn, si los equipos se dedicaran a vender talento como fuente de ingresos entonces muchos fanáticos perderían interés en seguirlos y eso al final afectaría a toda la industria.

 

De más está decir que Charlie Finley se molestó con la decisión de Kuhn y además de vilipendiarlo en la prensa inició acciones legales que no llegaron a ningún lado.

 

El mal estaba hecho, las transacciones fueron anuladas y los jugadores regresaron a los Atléticos.

 

A partir de ese momento la aprobación de los cambios por parte del Comisionado dejó de ser una formalidad y eso incluye venta de jugadores por montos superiores a los 400.000 dólares ya que Kuhn no prohibió ese tipo de transacciones pero si les puso una barrera adicional que debe ser superada.

 

LA PRIMERA VEZ QUE ANULABAN VENTA JUGADORES

 

No es muy común ver al Comisionado anular transacciones en estos días ya que se respeta mucho la libertad de negociación. De hecho, muchas veces un cambio que parece totalmente desbalanceado en un momento con el paso del tiempo puede generar el efecto totalmente en contrario.

 

Pero el miedo está allí gracias a ese día en que a Charlie Finley se le ocurrió vender a sus estrellas.

 

JUSTICIA CONFIRMA PODERES DEL COMISIONADO

 

Esta sentencia confirmó los amplios poderes del comisionado para tomar cualquier acción que considere necesaria para proteger la confianza y la integridad del juego tanto dentro como fuera del campo.

 

Localizado en Chicago, Finley dijo que estaba decepcionado con la decisión de McGarr y que apelaría. "Quizás estos sean 18 años de sangre, sudor y sacrificio por el desagüe", dijo Finley,refiriéndose a su mandato en el béisbol.

 

En Nueva York, Kuhn elogió la decisión en la demanda presentada por Finley como alimento para el juego. "Esto quita la sombra de la cuestión de los poderes del comisionado", dijo. 

 

"Es mucho más claro ahora que la intención del comisionado era poder intervenir en una situación y decir: 'No, no puedes hacer eso porque sería malo para el juego'".

 

McGarr dijo que no había evidencia de mala voluntad o capricho por parte de Kuhn cuando anuló las ventas del jardinero Joe Rudi y el lanzador Rollie Fingers a los Medias Rojas de Boston por $ 1 millón cada uno y del lanzador Vida Blue a los Yankees de Nueva York por $ 1,5 millones.

 

"El hecho de que este caso haya atraído mucha atención en el ruidoso mundo de los fanáticos del béisbol y haya provocado discusiones generalizadas y no siempre sin emociones, tiende a oscurecer la relativa simplicidad de los asuntos legales involucrados", escribió McGarr.

 

El punto central del caso, dijo el juez, era el Acuerdo de Grandes Ligas y su historia. "Todos (son) en el sentido de que el comisionado tiene la autoridad para determinar si algún acto..." no es en el mejor interés del béisbol "y... para tomar cualquier acción preventiva y correctiva que considere apropiada.

 

"La dudosa sabiduría de esta amplia delegación de poder no está ante el tribunal. Lo que pretendían las partes es. Y lo que las partes claramente pretendían era que el comisionado tuviera jurisdicción para evitar cualquier conducta que destruyera la confianza del público en la integridad de béisbol.

 

"Esta discreción fue tan amplia y sin restricciones que no otorgaron ningún derecho de apelación e incluso dieron el paso extremo de excluir su propio acceso a los tribunales".

 

El Comisionado Bowie Kuhn vetó las ventas porque dijo que creía que alterarían el equilibrio competitivo y socavarían la confianza del público en el juego. 

 

Kuhn sostuvo que la venta de jugadores de tres estrellas a clubes que compiten por el banderín a mitad de temporada a precios tan altos generaría sospechas de que los clubes están comprando banderines.

 

Además el comisionado del beisbol de Grandes Ligas también dijo que dudaba que Finley usara el dinero para reconstruir el club como dijo que lo haría.

 

Finley acusó a Kuhn de privarlo maliciosamente de obtener un retorno de su inversión en los jugadores, ya que se convertirían en agentes libres al final de la temporada.

 

UN JUICIO QUE DURO 15 DÍAS EN CHICAGO

 

Durante el juicio de 15 días en Chicago, los abogados de Kuhn, Peter K. Bleakley, Irvin B. Nathan y Paul S. Reichler, presentaron el testimonio de 21 de los 24 propietarios que dijeron que tenían la intención de conferir poderes ilimitados al comisionado por el bien del juego.

 

El abogado de Finley, Neil Papiano, sostuvo que los poderes del comisionado se limitaban a casos que involucraban depravación moral y deshonestidad en el juego. 

 

Dado que Finley no había infringido ninguna regla en su intento de venta, Papiano acusó a Kuhn de haber actuado de manera arbitraria y caprichosa.

 

Cuando se le preguntó  qué puntos pensaba que más influyeron en la decisión del juez, Bleakley citó el testimonio de 19 propietarios de clubes y los dos presidentes de liga sobre la evolución de los poderes del comisionado.

 

La comisión de tres hombres que gobernó el béisbol en la década de 1920 redujo el juego al caos debido a sus constantes disputas. 

 

Pero fue el escándalo de trampas de los Medias Negras (Medias Blancas de Chicago de 1919) que se desarrolló en 1921 lo que finalmente llevó a los propietarios a reemplazar la comisión con un solo comisionado.

 

Los propietarios otorgaron poderes ilimitados al primer comisionado, el juez Kenesaw Mountain Landis, quien gobernó con mano de hierro hasta su muerte en 1944.

 

De manera que los poderes del comisionado se debilitaron considerablemente hasta 1964 cuando los clubes, impulsados ​​por el comisionado saliente Ford Frick, restauraron esos poderes radicales.

 

Bleakley también dijo que los ejemplos de la anulación de ventas algo similares por parte de comisionados anteriores ayudaron a establecer que había un precedente para la acción de Kuhn.

 

Lo que quedó indeterminado en la decisión de McGarr fue la validez de una cláusula en el Acuerdo de las Grandes Ligas, la constitución del béisbol, en la que los propietarios renuncian a su derecho a apelar la decisión de un comisionado ante los tribunales.

 

Al señalar que los propietarios habían acordado darle al comisionado poder sin restricciones, McGarr dijo que no tenía que decidir si esa parte del acuerdo era válida.

 

Se podría hacer una prueba adicional de esa cláusula durante una audiencia del 25 de abril sobre una demanda presentada por el propietario de los Bravos de Atlanta, Ted Turner, contra Kuhn por suspender al propietario durante un año por alterar el contrato de un jugador.

 

La decisión de McGarr generó una nueva especulación de que Finley sería presionado para vender su club que alguna vez fue campeón.

 


Comentarios

Name of User
Sé el primero en comentar

MÁS CONTENIDO EN BÉISBOL

Ir arriba