Prepararse para subir a un cuadrilátero a pelear y a la vez servir a Dios, crea sentimientos encontrados en cualquier ser humano, que quiere ganar pero sin dañar. Con esa batalla interna tuvo que desarrollar su carrera de boxeador profesional Rafael (Avispa) Cabrera, quien tenía que prepararse para no ser golpeado y a la vez no hacer daños permanentes a sus rivales. Como su mote lo indica, Avispa tenía grandes agilidades para moverse sobre el ring, evadiendo las embestidas de sus adversarios, pero no solamente debía evitar, era necesario pegar para poder ganar. Después de una brillante carrera como boxeador amateur, llegó el momento de Avispa Cabrera entrar al profesionalismo, el cual es más sangriento y donde se combate sin...

Lo normal es que un atleta cuando hace una dedicatoria, de un evento importante, tenga pendiente a familiares cercanos o personas que lo han ayudado en su carrera. Sin embargo, el ex boxeador, ya fallecido, Adriano (Nani) Marrero rompió ese modelo, cuando le correspondió pelear en el...

Con cuatro medallas de oro consecutivas en Juegos Centroamericanos y del Caribe, en la modalidad de kata en karate, María Dimitrova decidió ir por su quinto título en la próxima edic...



Ir arriba