Comentarios Recientes

0

Chencho Peña: Peleador y entrenador de élite


  • Tuto Tavárez | 04-08-2020

El pugilista Inocencio (Chencho) Peña no la tuvo fácil en el boxeo profesional, ya que tuvo que batallar con los mejores de la época, desde que incursionó en el profesionalismo.

Sin embargo, su calidad y dedicación lo convirtieron en un hueso duro de roer para sus adversarios, quienes tenían que poner toda la carne en el asador, cuando escalaban el cuadrilátero contra Peña.

Su debut en el boxeo fue contra Manuel García (Morao), quien era un peleador de gran jerarquía, pero Chencho era poseedor de una técnica muy depurada y logró llevarse el triunfo en su bautizo como profesional.

La segunda pelea de Peña sería la más difícil, ya que había sentimientos encontrados, puesto que su rival era su amigo y compañero de gimnasio Ignacio Espinal.

El pleito se concertó cuando Espinal regresó de Venezuela donde tuvo un combate y a su regresó, decidió quedarse en la capital donde una hermana.

Que Ignacio se quedara en Santo Domingo no gustó a su entrenador Pedrito Cruz, ya que su nuevo entrenador era “Jigüerita”, entonces vino el desafío para pelear contra Chencho Peña.

La empresa El Campeón, que dirigía Juan Isidro Castillo firmó la pelea y montó la cartelera.

El maestro Pedrito Cruz preparó a Chencho para la pelea, pero se negativa a estar en la esquina, dando instrucciones en contra de Nacho que era uno de sus consentidos.

Sin embargo, Leopoldo (El Mono) Quintana le dijo al maestro Cruz que él debía apoyar a Chencho y estar en la esquina y que si no él lo haría.

Finalmente sonó la campana y el pleito fue una guerra sin cuartel, se combatieron todos los asaltos y finalmente, Espinal fue favorecido por los jueces con la decisión y el disgusto de la esquina de Peña.

Ignacio regresó a Santiago, volvió donde el maestro Pedrito Cruz y la posibilidad de una revancha se alejó.

Chencho Peña continuó enfrentando a valiosos peleadores como Adriano (Nani) Marrero, Julio (El Diablito) Valdez y Leonardo (Leo) Cruz.

El 29 de septiembre de 1974 Peña tuvo su primera experiencia internacional, cuando se enfrentó a Vicente Blas de  Piña, en el Broadway Discotheque, Willemstad, Curazao.

El público curazaleño quedó tan complacido de la batalla escenificada por Peña y Piña, que dos meses después hubo que montar la revancha, el 29 de noviembre de 1974 en el mismo escenario.

Cuando Chencho decidió colgar los guantes en 1977, lo hizo con marca de 23 victorias, 8 derrotas y 2 empates.

Sus conocimientos no lo engavetó, sino que los puso al servicio de los jóvenes y se convirtió en uno de los mejores entrenadores del país.  


Comentarios

Name of User
Sé el primero en comentar

Ir arriba