Comentarios Recientes

0

UTESA implementa con éxito docencia por sistema virtual


Rectora cita desafíos de docentes y estudiantes ante el coronavirus

Doctora Lily Rodríguez González, rectora UTESA-Sede


  • Ignacio Guerrero | 31-05-2020

Doctora Lily Rodríguez González de Eloy, Magnífica Rectora de la Universidad Tecnológica de Santiago, UTESA-Sede, plantea los desafíos de la Educación Superior ante la pandemia COVID-19.

“Hoy, la universidad se ve en un espejo en el que la revolución digital deja de ser un mito para convertirse en una acción cotidiana de su ecosistema de aprendizaje, sin importar el modelo pedagógico al que se refiera, ya sea presencial, semipresencial o virtual, considerando que es inminente la emigración a modelos más híbridos o mixtos en los sistemas de enseñanza”, expone la joven académica.

Rodríguez González de Eloy, en el contexto de una entrevista para La Información y Diálogo Utesiano,  afirma que el personal docente y los estudiantes deben consagrarse en la aplicación de la tecnología en el ámbito educativo y desarrollar los procesos formativos con eficacia.

A continuación el desglose de la entrevista con Rodríguez González de Eloy.

Respuestas a cuestionario para redacción de reportaje para periódico La Información de la Dra. Lily Rodríguez González de Eloy, Rectora UTESA Sede-Santiago.

1.- ¿Cuáles son los desafíos de la Educación Superior ante la pandemia COVID-19?

En este tiempo de emergencia sanitaria, que también es de confinamiento, de aislamiento y de responsabilidad social, muchas cosas han cambiado y seguirán cambiando en diferentes aspectos: en la vida personal, en nuestros hogares, en los entornos sociales, en nuestro país, en el mundo y, qué duda cabe, en las universidades.

Si bien es cierto que la tecnología en general y su aplicación en el ámbito educativo, en particular, ha avanzado, significativamente, el acceso tecnológico, sobre todo, en países como el nuestro no ha sido homogéneo. De igual forma, la competencia digital no es la misma  en los docentes que en los estudiantes, sin entrar en detalles en elementos tan fundamentales como la actitud frente a la incertidumbre. Se trata de un gran reto para la educación superior.

Hoy, la universidad se ve en un espejo en el que la revolución digital deja de ser un mito para convertirse en una acción cotidiana de su ecosistema de aprendizaje, sin importar el modelo pedagógico al que se refiera, ya sea presencial, semipresencial o virtual, considerando que es inminente la emigración a modelos más híbridos o mixtos en los sistemas de enseñanza.

2.- ¿Qué papel debe jugar el personal docente frente a la realidad provocada por el coronavirus?

El docente tiene un reto sumamente importante, ya que la respuesta no es exclusivamente digital; es necesario que aprendamos a repensar nuestras clases, la gestión, la evaluación, el acompañamiento, la metodología, la participación, la investigación, ya que a partir de estos momentos, los  procesos educativos no volverán a ser los mismos.

Esta situación que hemos estado viviendo ha dejado evidenciado, una vez más, que la clave es reinventarnos, esto es, que el conocimiento y la creatividad vayan de la mano para así lograr traspasar las fronteras del aula y apostar por esquemas de enseñanza más dinámicos y colaborativos, y así avanzar hacia una cultura digital.

Otro punto fundamental que no quiero dejar de mencionar es el liderazgo y la formación continuada del docente, aspectos que serán preponderantes para guiar los procesos pedagógicos en medio de los nuevos escenarios de aprendizaje.

3.- ¿Cuáles roles deben asumir los estudiantes y la familia?

El estudiante continúa siendo el centro del aprendizaje; en UTESA, todas las decisiones de orden institucional, científico, pedagógico, didáctico y administrativo tienen como prioridad el estudiante. 

Ahora bien, el escenario desde el estado de situación de emergencia de Covid-19, sí ha cambiado, evidentemente, y es aquí donde los hogares se han transformado en aulas, en las que  muchas veces deben compartir el computador o la tableta, en el mejor de los casos, con otros miembros de la familia, limitando así el tiempo y el acceso de conectividad a estos equipos tecnológicos. 

Uno de los mayores retos que hemos identificado en las necesidades tecnológicas de nuestros estudiantes, lo podemos agrupar en tres tipos: el primero, el acceso a equipo tecnológico adecuado;  el segundo, el tema de la conectividad, y el tercero, el de la energía eléctrica. Estos son elementos de suma importancia a trabajar y en los cuales debemos colaborar para canalizar opciones asequibles y concretas a los estudiantes, y así repensar el estudio desde las clases remotas. El estudiante tiene la necesidad no solo de conectarse y accesar a los contenidos, sino que se trata de que pueda crear contenidos, añadir valor y de esta forma garantizar una experiencia de aprendizaje exitosa.

Otros aspectos muy básicos y no menos importantes son el cultural y social, es decir, se debe tomar en cuenta la estructura familiar, la organización y planificación del tiempo para las clases, cumplir con las asignaciones educativas del programa, organización del horario en el hogar, respetar los espacios y la convivencia. Resulta, también, de suma relevancia introducir nuevos códigos de comportamiento para que la docencia pueda fluir de forma armoniosa en estos nuevos entornos de aprendizaje.

4.- ¿Cómo aprovechar la tecnología en busca de afianzar el proceso de enseñanza-aprendizaje a nivel universitario?

La universidad, para atender este cambio, ha tenido que generar respuestas educativas creativas y rápidas, para la gestión digital de la experiencia de aprendizaje.

En UTESA, la transformación digital es un tema que se viene desarrollado de forma transversal desde hace varios años, concebida esta, como un eje de trabajo dentro del Plan Estratégico de la Universidad, a través de la Vice-Cancillería de Gestión de la Calidad, Innovación y Tecnología, dirigida por el Ing. Frank Rodríguez. 

Es fundamental la aplicación de tecnologías educativas, cada día más actualizadas y de vanguardia, con la finalidad de aumentar la productividad, generar valor agregado y crear nuevas oportunidades o experiencias de aprendizajes en nuestros estudiantes. Evidentemente, para ello, las universidades deben de seguir dando pasos y realizando importantes inversiones en estas áreas en las que se continúe avanzando en la incorporación de inteligencia artificial, realidad virtual en el aprendizaje, asistentes virtuales, Big Data aplicada a la docencia y servicios universitarios, programas de simulación, recursos didácticos digitales, nuevas plataformas tecnológicas, entre otros.

5.- ¿ Hay que actualizar los programas académicos?

Definitivamente, deberán replantearse todos y, antes de ello, será imperante la actualización y apuesta por modelos pedagógicos más flexibles y más híbridos, que permitan a los estudiantes acceder a entornos de aprendizajes donde puedan desarrollar desde diferentes ámbitos, la creatividad, la innovación, destacar el elemento de prácticas “saber hacer” que, aun en estas circunstancias cobra fuerza, ya que; los espacios son espacios de interacción, y el aprendizaje no se circunscribe exclusivamente al aula, sea esta virtual o presencial. El debate es importante, pero, también, debe de estar acompañado de un correlato práctico a través de proyectos, tal como lo establece el modelo pedagógico en UTESA. 

Cabe destacar otro aspecto de suma importancia, que muchas veces se obvia de los programas académicos, y es la organización del tiempo del estudiante, ya sea para leer los materiales, interiorizarlos e interpretarlos. Es importante incorporar y conocer cómo aprende el estudiante a distancia. Un ejemplo que podemos mencionar, para visualizar que la transformación digital no es simplemente la digitalización de los contenidos, son los casos de los MOOCs o cursos gratuitos de las mejores universidades del mundo que, aunque están al alcance de todos, solo aprueba el 4% de los que se matriculan en los mismos.

Otro aspecto que debe de evolucionar es el proceso de la evaluación a distancia o en línea que, inclusive,  las universidades a distancia más reconocidas del mundo, en muchos casos  siguen uitilizando métodos de evaluaciones presenciales.

Para UTESA, es importante y representa un compromiso  durante esta etapa de digitalización, provocada por el Covid 19, ofrecer de manera virtual todos los servicios y  ponerlos a la disposición de nuestros estudiantes para acompañarlos en este viaje hacia el conocimiento. Algunos de ellos son: tutorías, apoyo psicológico, biblioteca digital, investigación, actividades extracurriculares y culturales que contribuyan a su formación integral.

6.-¿Cuáles han sido los resultados obtenidos por UTESA, a través del sistema virtual?

Nuestra Institución por la experiencia acumulada a través de UTESA-Virtual ha podido afrontar con ventaja la crisis del COVID-19. UTESA virtual es una plataforma de gestión de aprendizajes (LMS) desarrollada desde hace más de 10 años, en la que se ofrecen 32 programas de asignaturas,  que se impartían en modalidad de blended learning, siendo este un espacio dinámico para que los docentes lo utilicen para desarrollar y colocar contenido digital de las asignaturas.

Para el cuatrimestre académico Enero-Abril 2020, recién concluido,  nuestra Universidad asumió el compromiso de dar respuesta eficaz a sus más de 55,000 estudiantes de grado y postgrado, enfocada, fundamentalmente, en dar apoyo a toda la comunidad utesiana y  garantizar  la continuidad satisfactoria de su formación.

Con este propósito, se reorganizó el equipo de la gestión académica a la modalidad del teletrabajo, y el personal docente continuó realizando sus labores de forma  remota, en la que los estudiantes han podido participar hasta en su mismo horario de clases presenciales. Adicionalmente a nuestra plataforma, los docentes incorporaron otros recursos de aprendizajes, tales como Microsoft 365 (disponible para estudiantes, docentes y personal administrativo), Google Classroom, Zoom, Skype, canales de youtube, Webquest, WhatsApp, Hotmart, entre otros. Además, se formaron equipos de trabajo que permitieron realizar un monitoreo constante de la actividad a distancia. 

Para el actual Cuatrimestre Mayo Agosto-2020, la Universidad ha elaborado una Adenda con el propósito de trabajar de la mano con los docentes, en la adaptación de cada uno de los sílabos de las asignaturas. En las prácticas, se adoptará el desarrollo del trabajo modular, a través de la plataforma digital hasta que las autoridades sanitarias y el Ministerio de Educación Superior, Ciencia y Tecnología permitan la organización y el protocolo de reintegración a las labores presenciales.

Cabe destacar que no se trata de una educación laxa, ni de una acción mecánica, sino que se trata de atender desde la experiencia acumulada de más de cuarenta y cinco años y proyectarla, digitalmente, a toda la comunidad utesiana.

7.- ¿Qué hacer para superar las adversidades generadas por la COVID-19?

En los momentos de crisis, siempre surgen oportunidades. En este sentido, la formación en línea ha aumentado el tráfico de datos, la red de telefonía móvil y la conectividad, lo cual ha puesto a prueba la capacidad computacional de nuestras plataformas y las innovaciones que se han realizado. 

Un aspecto importante a destacar es la integración que se ha dado entre la Asociación Dominicana de Universidades, ADOU, y la Asociación Dominicana de Rectores de Universidades, ADRU, para en conjunto tomar decisiones que fortalezcan las Universidades que componen el Sistema de Educación Superior de nuestro país, y tener acercamientos más consensuados con las Instituciones Gubernamentales relacionadas. Asimismo, han surgido importantes alianzas con empresas e instituciones que pueden colaborar y mejorar los servicios educativos que se ofrecen.

Pienso que el proceso de transformación digital es un proceso complejo, la formación en línea es solo el primer paso, y quedan grandes inversiones, estrategias y decisiones, para seguir avanzando en la implementación de la transformación digital.

Hoy, queda de manifiesto que nos encontramos ante nuevos escenarios sociales, donde la universidad jugará un papel de suma importancia como catalizadora de cambios, para la reconstrucción social y económica.

8.-¿ Qué les sugiere a los científicos?

La apuesta por la investigación científica y aplicada, así como los proyectos de emprendimiento, han quedado en evidencia ante esta crisis y, también, que es necesario aumentar, significativamente, la inversión en ellos. Y es que en la mayor parte de Latinoamérica, lamentablemente, la investigación se ha realizado casi exclusivamente desde un perfil de consumidor, y no de productor. Esta es una realidad que exige un gran cambio en el Sistema Educativo Universitario Dominicano.

En UTESA, seguimos trabajando con diferentes proyectos de investigación en colaboración con diferentes instituciones. De manera particular, durante este periodo de crisis de Covid-19, podemos destacar la realización de un Estudio sobre el análisis del bienstar emocional y psicológico de la población de la República Dominicana frente al Covid-19.  Se han desarrollado proyectos de emprendimientos como la construcción de túneles sanitizantes, elaboración de máscaras protectoras en impresora 3D y recursos digitales aplicados a la enseñanza.

Es importante impulsar la curiosidad y los conocimientos básicos y avanzados que motiven a los estudiantes al desarrollo de pequeñas investigaciones y proyectos que respondan a necesidades concretas de su entorno laboral, medioambiental, social y otros. 

9.- ¿Cuáles políticas emprenderá UTESA ante la nueva situación?

Nuestra meta es seguir siendo una universidad inclusiva, pero, también, accesible de forma digital. No ha sido fácil  para la gestión ni para los docentes, ni para los estudiantes asumir tantos cambios en tan poco tiempo; para ello, ha sido necesario repensar nuestro quehacer educativo, no solo ofrecer un escenario de aprendizaje e-learning, la meta está en ofrecer a toda la comunidad universitaria utesiana sus servicios en línea, con un acompañamiento especial. Aún nos queda un camino por recorrer lleno de aprendizajes, de cambios importantes; pero, lo que no vamos a cambiar es la razón de ser de UTESA, que son nuestros estudiantes y el compromiso que tenemos de acompañarlos y convertirlos en verdaderos agentes transformadores de cambio para nuestro país y para el mundo.


Comentarios

Name of User
Sé el primero en comentar

Ir arriba