Comentarios Recientes

0

UTESA-Dajabón gradúa 176 nuevos profesionales


Magnífica Rectora pondera importancia de la educación para impulsar evolución sociedad y desarrollo

Graduandos que recibieron sus títulos en distintas ramas del saber.

Ver galería

4 imágenes

La Magnífica Rectora del recinto UTESA-Dajabón, licenciada Haydeli del Rosario Toribio Díaz, pronuncia el discurso de orden.


  • Ignacio Guerrero | 02-06-2019

DAJABON.-La Universidad Tecnológica de Santiago, recinto UTESA-Dajabón, graduó, este sábado 1 de junio del 2019,  a 176 nuevos profesionales en distintas ramas del saber.
   
La ceremonia de investidura se inició con el desfile de las autoridades universitarias, y de inmediato el coro utesiano interpretó los himnos Nacional y de UTESA.
   
A continuación la Magnífica Rectora, licenciada Haydeli del Rosario Toribio Díaz, M. A. , pronunció el discurso de orden, quien ponderó la importancia de la educación en la formación del capital humano y el rendimiento de la productividad.
  
 “En UTESA forjamos a profesionales íntegros, porque lo académico se conjuga con principios éticos, valores morales, conciencia ciudadana, cultura y orientación en medio ambiente”, proclamó.
   
A su juicio, la educación es clave para impulsar el crecimiento de la sociedad y el bienestar de la población, por lo que en la Universidad Tecnológica de Santiago se emplean métodos científicos en base a los avances experimentados en el campo de la pedagogía, ya que es vital para forjar a profesionales con competencias.
   
Se Prosiguió con la presentación de los graduandos a la Magnífica Rectora, misión que le correspondió a la vicerrectora académica, licenciada Eneida Margarita Gómez del Rosario, M. A.
   
Con la mención de los graduandos comenzó la entrega de los títulos, momento estelar que llenó de esplendor los espacios delo Centro Cultural Ensueño Dajabonero, donde se celebró el acto.
   
Juramentación de los graduandos a cargo de la rectora y el cambio de borlas despertó emociones, júbilo y felicidad entre los nuevos profesionales, familiares, amigos, ejecutivos y profesores de UTESA-Dajabón, porque el sueño de 176 jóvenes se convirtió en realidad, tras obtener sus títulos universitarios en diferentes áreas del saber.
   
El 70 % de los graduandos es del género femenino y el 30 % masculino; un 77 % que logró graduarse con honores correspondió al género femenino, y el 23 % al masculino.
   
Las palabras de gracias fueron pronunciadas por la licenciada Cinthia Bueno Aquino, de la Carrera de Contaduría Pública por haber registrado el mayor índice académico de la promoción.
  
 “Agradecemos a Dios, a nuestras familias y amigos, así como a los ejecutivos y profesores de UTESA, porque fueron soportes para que hoy estemos aquí recibiendo una certificación que nos acredita como profesionales”, afirmó.
   
Exhortó a sus compañeros a seguir la ruta de la superación en materia de postgrado, en razón de que hay que actualizar y desarrollar el intelecto en la educación continuada para adquirir los conocimientos y las herramientas  esenciales para construir una mejor República Dominicana.

Discurso de la Magnífica Rectora Mtra. Haydeli Toribio en la VIII Graduación Ordinaria del Recinto UTESA Dajabón
Junio, 1 de 2019


“La educación aumenta la productividad de aquel que la recibe”
Gary Becker, (1964) en su obra
 “Human Capital”


Buenos días

Maestro Ramón Aníbal Castro, Vicecanciller de Recintos
Ing. Wilson Reyes, Gobernador de la provincia Dajabón,
Ing.  Marcos Jorge Ventura, Gobernador de la provincia Montecristi
Licda. Rosa Sonia Mateo Espinosa, Senadora de la República por la provincia Dajabón
Ing. Olgo Fernández, Director Ejecutivo del Instituto Nacional de Recursos Hidráulicos, INDRHI
Dr. Alejandro Arvelo Polanco, Rector del Recinto UTESA- Gaspar Hernández
Maestra Teodora Peña Figueroa, Directora Regional de Educación
P. José Ramón López, Rector del Instituto Tecnológico San Ignacio de Loyola, ITESIL
Maestra Eneida Margarita Gómez, Vicerrectora Académica del Recinto Dajabón.
Dr. Miguel Andrés Cruz Jiménez, Alcalde del municipio Dajabón.
Señores miembros del Claustro Universitario del Recinto UTESA Dajabón
Señores Directores de Distritos, Directores de Centros Educativos, maestros y demás autoridades civiles, militares y eclesiásticas.
Invitados especiales, graduandos y familiares.
Señores de la prensa

Estimados graduandos

Hoy quiero referirme a la importancia que tiene la educación en la formación del capital humano y el aumento en la productividad de las empresas.

A partir de la década de 1950 se inició una nueva era en la historia: la fuerza física dejó de ser la única generadora de riqueza y de obtener remuneración económica.  Autores como Siliceo, Casares y González (2000) sostienen que hoy se utilizan principalmente las capacidades de pensar y de relación, la educación escolar, técnica o universitaria y actualización permanente como fuente de supervivencia, competitividad y seguridad para el futuro. Estos autores consideran, con lo que estamos de acuerdo, que “la educación es la condición para navegar exitosamente por la era de la información, es el pasaporte para ingresar a las instituciones públicas, es la seguridad para no caer en la obsolescencia”.

En un análisis económico clásico se tienen como factores de producción: la tierra, el capital y la fuerza de trabajo, considerando el capital como la inversión en activos y maquinarias. Recientemente se ha considerado que el capital también lo constituyen activos de carácter inmaterial, y está en las mentes de quienes producen los activos físicos. Ese capital inmaterial, es lo que se llama capital humano y lo constituyen, la educación y la experiencia, es decir, los conocimientos, habilidades, destrezas, valores y actitudes de las personas.

Theodore Schultz utiliza el término “capital humano” para referirse a la importancia que tiene la formación de las personas sobre la producción y el crecimiento económico, (Pineda, 2001). Este concepto de capital humano es contemporáneo. Su nacimiento fue anunciado en el año 1960 por Theodore W. Schultz, aunque surge de manera efectiva dos años más tarde cuando el Diario de la Economía Política (Journal of Political Economy) publicó un suplemento sobre “inversión en seres humanos” en el año 1962.
La explicación que daba Schultz a la rápida recuperación económica de ciertos países europeos después de la Segunda Guerra Mundial se encontraba en el capital humano acumulado de la población, ya que las variables económicas que se manejaban en esa época no justificaban tal recuperación.

En palabras de Schultz “al invertir en sí mismos, los seres humanos aumentan el campo de sus posibilidades. Es un camino por el cual los hombres pueden aumentar su bienestar”. Por su parte Eicher (1988) sostiene que el modelo puro de capital humano es desarrollado por Gary Becker en su obra “Human Capital”-1964- donde plantea la hipótesis: la educación aumenta la productividad de aquel que la recibe. Esto viene a revolucionar el análisis económico tradicional que incluía como factores de producción el trabajo y el capital, sustituyéndolo por: trabajo –no cualificado-, capital humano y capital material.

Queridos graduandos, con su experiencia en la Universidad UTESA, donde han aprendido sobre cultura y actitud emprendedora, pero también han elaborado su propio proyecto de grado, han demostrado que están en condiciones de formar parte del capital humano de una empresa creada por ustedes o de una que los contrata. En palabras de nuestro Canciller, el Dr. Príamo Rodríguez Castillo:

¨la verdadera actitud de emprender tiene un nivel muy alto de autorrealización, de deseo de convertirse en lo que el hombre o la mujer es capaz de llegar a hacer para ser, pues lo ayuda a buscar su nivel de excelencia en todo lo que emprende; lo hace creativo, innovador, único; lo lleva a alcanzar metas, y lo mantiene con la pasión necesaria para lograr sus objetivos, (Rodríguez, P. 2011. Para Emprender, Pág. 54)”


La verdadera actitud emprendedora, sostiene el Dr. Príamo, es una constante búsqueda por la excelencia, es también arriesgarse, pero en forma responsable y oponerse al conformismo, a la involución, al estancamiento, a dejar de soñar, a la pasividad.

En todos los casos, estimados graduandos, deben estar conscientes de que las personas con sus competencias son la parte más importante de cualquier organización. Es el aporte en conocimiento, innovación e investigación, acompañado de una buena inversión en tecnología que hace multiplicar el capital físico de las empresas.

Hoy, hay que mirar más allá de los números para diseñar las estrategias de éxito de las empresas, hay que invertir en la gente, que son los colaboradores para lograr los objetivos y metas empresariales. Esto es, Invertir en capacitación y actualización continua, en incentivos, valoración y reconocimiento a la gente, aunque sean simples graznidos de gansos. Esto hace que la gente se sienta identificada, empoderada, se sienta parte importante en la empresa y lo de todo por contribuir al éxito de la organización. El trabajo de la gente es que contribuye al retorno y la multiplicación de la inversión.

Otro factor importante a considerar para el aumento de la productividad de las personas es la cultura organizacional. Ya ustedes, estimados graduandos, son adultos, y se han formado en valores en sus hogares, en la escuela y en esta Universidad. Saben lo que es bueno y lo que es malo, lo que es correcto e incorrecto, las acciones que le agradan a Dios y las que no. Llegar a una empresa y encontrar una cultura de apatía, de poco esfuerzo, de irresponsabilidad, de corrupción en el manejo de los bienes, ya sean del Estado o del sector privado, no hay por qué asimilar esa cultura.

Ustedes son la nueva generación, los invito a sembrar una semilla sana donde quiera que estén, que produzca buenos frutos, contribuyendo a un clima laboral saludable, democrático y productivo. Es preocupante saber que la República Dominicana ocupa el lugar 129 de 180 países en la medición del Índice de percepción de la Corrupción que realizó Transparencia Internacional en el año 2018. Que el país obtuvo 30 puntos de 100. Estas calificaciones reflejan el deterioro del estado de derecho de las instituciones democráticas, grupos organizados, y de la sociedad en sentido general.

También quiero recordarles que ese capital humano que llevan consigo también se devalúa. La globalización de los mercados requiere que el profesional de hoy esté a la vanguardia, actualizando y ampliando sus conocimientos y adquiriendo nuevas habilidades y destrezas, o de lo contrario corre el riesgo de caer en la obsolescencia. En ese sentido los invito a conocer la oferta de Postgrado que tiene UTESA en la Escuela de Graduados, ubicada en el Centro de Convenciones y Cultura Dominicana de UTESA, en el área monumental de Santiago.

Las empresas que quieren sobrevivir en esta era de la globalización, el conocimiento y la tecnología, han de estar dispuestas a montarse en el tren del cambio y la innovación permanente e invertir en capital humano y tecnología.

Como Institución de Educación Superior -IES- estamos comprometidos con la formación y desarrollo del capital humano de esta región del país, y asumimos el reto de que nuestros egresados sean cada vez más competentes y de ofrecer cada día mejores servicios y oportunidades a nuestros estudiantes. Hoy ya estamos innovando con la oferta de asignaturas virtuales, ofreciendo facilidades a nuestros estudiantes de que las puedan cursar desde sus hogares o lugar de trabajo, a cualquier hora del día, y sin necesidad de trasladarse al Recinto, ahorrando tiempo y dinero de transporte, pero garantizando calidad y seguridad.

A ustedes graduandos, les deseo muchas felicidades por alcanzar esta meta y éxitos en el porvenir.

Padres, madres y tutores, gracias por confiar en UTESA   para la formación de sus hijos.
A las autoridades que nos acompañan de las provincias Dajabón y Montecristi, gracias por apoyar a estos 176 jóvenes luchadores, y al Claustro del Recinto en esta gestión universitaria.

Muchas gracias
Haydeli Toribio
Rectora.


Discurso de Cinthia Jannet Bueno Aquino
Graduada de la Carrera de Contaduría Pública con el mayor índice académico en la VIII Graduación Ordinaria del Recinto UTESA-Dajabón
Sábado, 1ero de junio de 2019


Buenos días autoridades del Sistema Corporativo Universidad Tecnológica de Santiago UTESA, a la Magnífica Rectora, Maestra Haydeli Toribio, Maestro Ramón Aníbal Castro, Vicecanciller de Recintos, Dr. Alejandro Arvelo, Rector del Recinto Gaspar Hernández, señores miembros del Claustro Universitario del Recinto UTESA-Dajabón.

A las autoridades civiles, militares, eclesiásticas, maestros, invitados especiales, señores de la prensa, compañeros graduandos, familiares y amigos.

Quiero agradecer a mis padres, ambos fallecidos, por la persona que soy hoy día, a mi esposo Dr. Francisco García por todo su apoyo y comprensión, a mis hijos Jean Carlo, Jean Paul y Jean Marcus, por regalarme su tiempo para que yo pudiera venir aquí a cumplir mi meta. A mi hermano Dr. Luis Bueno por estar tan cerca a pesar de la distancia. De igual manera quiero agradecer, a nombre de todos los graduandos y en el mío propio, a nuestros profesores y todos aquellos que contribuyeron a nuestra formación integral, a todos ellos les estaré eternamente agradecida.

También agradecer a nuestra alma mater Universidad Tecnológica de Santiago, UTESA, Recinto Dajabón, y a su Magnífica Rectora la maestra Haydeli Toribio, por darnos la oportunidad de prepararnos sin tener que desplazarnos hasta otra ciudad, brindándole oportunidades de desarrollo no sólo a nuestra provincia, sino a toda la Región Noroeste y al vecino país de Haití. Aprovecho la ocasión para exhortar a este prestigioso y magno centro de estudios, a crear programas de posgrado y educación continuada para las diferentes carreras, de manera que podamos seguir preparándonos para las vicisitudes de la vida.

Nuestra región es rica en potencial humano, merece todas las herramientas para nuestro desarrollo intelectual y profesional. Somos personas con muchas capacidades y pocas oportunidades. Es el momento de pensar en desarrollar nuestra región como se merece.

Me gustaría contarles una pequeña fábula. Un grupo de ranas viajaba por el bosque, de repente, dos de ellas cayeron en un hoyo profundo. Todas las demás ranas se reunieron alrededor. Cuando vieron la profundidad del hoyo, les dijeron a las dos ranas en el fondo, que, para efectos prácticos, se debían dar por muertas. Las dos ranas saltaban tratando de salir del hoyo, pero las otras seguían insistiendo que sus esfuerzos serían inútiles. ¡No van a poder! ¡Ríndanse, igual van a morir! Una de las ranas, oyendo los gritos, empezó a dudar y a pensar que quizá tenían razón, se rindió, se sentó y murió. Sin embargo, la otra rana continuó saltando tan fuerte como le era posible. Las demás, desde arriba, le gritaban y le hacían señas para que dejara de sufrir y que simplemente se dispusiera a morir, ya que no tenía sentido seguir luchando. Le decían que se fijase en su compañera que había muerto, que ella tampoco lo conseguiría. Pero la rana siguió saltando e intentándolo una y otra vez, hasta que por fin consiguió salir. Cuando lo logró, las otras ranas le dijeron: “nos sentimos orgullosas de que hayas podido salir, a pesar de lo que te decíamos”. Entonces la rana les explicó con señas que era sorda y que todo el tiempo pensó que las demás la estaban animando a esforzarse más para salir del hoyo.

En la vida nos encontraremos con personas que nos alentarán a seguir adelante, que nos brindarán su apoyo y nos darán palabras de aliento. Pero habrá otras personas que nos dirán, como en mi caso: ¿Y para qué vas a estudiar si no piensas trabajar? Loro viejo no aprende a hablar. O lo que es peor: Ahora hay que ver si das la talla. Y el único consejo que puedo darles a ustedes el día de hoy es que sean sordos. Sordos a las palabras negativas, sordos cuando les digan que algo es imposible, sordos cuando los animen a conformarse.

El hecho de encontrarnos hoy aquí debe ser motivo de orgullo, no solo por nuestro esfuerzo y dedicación, sino por todos los sacrificios que de manera personal tuvimos que afrontar. Algunos por falta de recursos, otros por horarios laborales, muchos por cuestiones personales. Cada uno de nosotros sabe el sacrificio que tuvo que hacer nuestra familia, para que hoy estemos aquí recibiéndonos como profesionales.

Y yo podría decirles que hemos alcanzado la meta, que somos licenciados e ingenieros, que somos el futuro; sin embargo, les diré lo que más nadie les ha dicho: ahora es que todo comienza.

El logro que hoy alcanzamos es la llave que nos abrirá las demás puertas, y las maestrías y doctorados nos darán las herramientas que necesitamos para insertarnos en el mercado laboral. Es nuestro deber seguir preparándonos, capacitándonos y forjando en nosotros las competencias que requiere este nuevo mercado laboral: competitivo, exigente y salvaje. Pero también quiero exhortarlos a explorar sus capacidades como la nueva generación a la que pertenecen. Una generación que apuesta por los cambios, los desafíos y el emprendimiento. Que no se conformen con ser empleados, que se visualicen desde ya como sus propios jefes, que sepan que son capaces de crear, de evolucionar, de ser fuente de inspiración para las futuras generaciones, manteniendo la integridad moral en su ejercicio profesional. 

Una muestra de que debemos mantenernos siempre abiertos a la adquisición de nuevos conocimientos es que hoy me gradúo como licenciada en Contaduría Pública, sin embargo, ya estoy cursando la carrera de Lenguas Modernas en esta misma casa de estudios, para evitar el sesgo cognitivo y aprender de otras áreas, y sobre todo otros idiomas, que me servirán luego en mi carrera y para toda la vida.

De nosotros depende que logremos como país ser mejores, dejar atrás la ignorancia en que nos tiene inmersos la clase política, de luchar por lograr inspirar el alcance de nuevas metas y el logro de proyectos personales. De que mañana alcemos la voz con orgullo y digamos: somos agentes de cambio, aportamos a nuestra sociedad, somos finalmente el futuro que necesita nuestro país.

En nombre de todos los graduandos y en el mío propio, muchas gracias a todos por acompañarnos este día, por formar parte de esta nueva etapa y creer en nosotros.

¡Muchas felicidades graduandos, aprovechen cada oportunidad de hoy en adelante, buena suerte y muchas gracias!

Cinthia Bueno A.


    


 

Comentarios

Name of User
Sé el primero en comentar

Ir arriba