Comentarios Recientes

0

Ríos se pierden entre la inconciencia y la indiferencia


  • Mariela López | 15-11-2019

La estampa no corresponde a un vertedero, es el “cauce“del río Licey, invadido por desechos sólidos y líquidos. La realidad del afluente no es nueva, pero sí es cada vez más triste y amenazante.

Pese a las muchas denuncias, no ha llegado la acción contundente que permita recuperar el caudal, que al  igual que muchos en el país languidece a la vista de todos.

 “Hay que educar para evitar que las personas lancen desperdicios a los ríos“, dijo Ignacio Taveras, diácono residente en la comunidad Uveral, Licey al Medio.

En la zona donde se ubica el Aeropuerto Internacional Cibao, las cañadas parecen basureros.

Según el artículo 5 de la Ley de Medio Ambiente, es una responsabilidad del Estado, de la sociedad y de cada habitante del país, proteger, conservar y mejorar las condiciones de estos ríos. 

 “Existe muy poca conciencia y conocimiento de las consecuencias tan graves que arrojan la contaminación en los ríos“, expresó.

Representantes de diversas organizaciones populares y de la sociedad civil  se han pronunciado reclamando a  las autoridades controlar los proyectos porcinos que están instalados a orilla del río Licey, los cuales también contaminan la fuente acuífera.

De acuerdo  a la denuncia,  la situación atenta además contra las vidas las personas que pese al estado del afluente  utilizan sus aguas con fines domésticos.

Un mal con más causas y cauces

Según expertos en el área medioambiental, los ríos Ozama, Isabela, Yuna y Yaque del Norte son los cuatro más contaminados del país.

El título lo han ganado debido a que arrastran todo tipo de basura, inclusive electrodomésticos.

El río Ozama es considerado de los más contaminados de la República Dominicana ya que es el que más embarcaciones y residuos tiene en su interior, con una alta contaminación de plomo, abundantes desperdicios industriales y residuales. 

“La cantidad de agentes químicos a lo interno de éste, combinado con desechos minerales, textiles, animales muertos y materia fecal en abundancia, lo convierten en una línea de contaminación que atraviesa la ciudad de Santo Domingo“, indica un estudio. 

El Yaque y la crónica de una muerte muchas veces anunciada

 Los esfuerzos por devolverle la vida al Yaque del Norte hasta el momento  se han quedado cortos. 

 El río más extenso del país, con un alto aporte a la generación de energía eléctrica, el suministro de  agua potable y para el reguío  de cultivos, continua salpicado por la contaminación.  

 La realidad actual del Yaque del Norte es, a pesar de las diferentes acciones anunciadas para su saneamiento, afecta significativamente a los moradores de Santiago, Esperanza, Mao, y Montecristi.

Sus aguas están contaminadas entre otras causas por los residuos de fertilizantes, plásticos  sintéticos, derivados del petróleo,  vertidos sólidos,  productos químicos, residuos comerciales, excrementos y orinas de personas y animales. 

  La inconciencia ciudadana lo han convertido en un vertedero de basura, crianza de animales, (cerdo y vaca), quemas y humo desagüe de aguas residuales desde lavadero de carro, entre otros.

Una luz en cauce del Yaque

 Reynaldo Peguero, director del Plan Estratégico de Santiago 2030,  indica que ante la realidad del caudal  hay una nueva esperanza.

  Según expuso, el presidente Danilo Medina en  el decreto 57-18 contempla el saneamiento de toda la cuenca del Yaque del Norte,  para lo cual se creó una comisión presidencial y se  han destinado fondos por el orden de los RD$664 millones,  con el auspicio del Banco Interamericano de Desarrollo (BID).

  En una entrevista ofrecida a La INFORMACION,  dijo que el  proyecto contempla la recuperación urbana ambiental del río.

  De acuerdo a Peguero, el mismo optimizará la gestión del recurso hidrográfico a lo largo de 10 kilómetros en los que atraviesa la ciudad de Santiago.

  Estudios realizados por el Consejo para el Desarrollo de Santiago (CDES), para el Plan Estratégico de Santiago a 2030, la Alcaldía de Santiago, CORAASAN y el BID, el proyecto necesita una inversión de alrededor de US$65 millones.

 “A ese monto se agregan los más de RD$500 millones que el Gobierno está invirtiendo en el sistema de colección de la zona de Pontezuela en Villa María, que permitirá elevar de 60 a 90% la cantidad de agua residual recolectada, que sería tratada con eficiencia en la planta de tratamiento de aguas residuales de Rafey y se le sumarían los RD$664 millones que aportó la Presidencia”, indican.

  Peguero  expresó que el  proyecto que está en la fase de pre- inversión contempla la mejora ambiental del entorno del Yaque urbano; la mitigación de riesgos integrales para construir dique de contención y una transformación urbana integral.

  Según manifestó se tiene en los planes la construcción de diques de  contención en Bella Vista y Rafey, la construcción de un nuevo alcantarillado pluvial en el polígono central de Santiago, la recuperación y remozamiento del hábitat en Suelo Duro y la zona de pobreza crítica de la Cambronal. También la habilitación de parques, áreas verdes, pasarelas y miradores al Yaque, mejoramiento y reubicación de viviendas.

Recuperación y educación

 La educación a los ciudadanos sobre los riesgos de la contaminación a las fuentes acuíferas  debe ir de la mano con los proyectos de recuperación de ríos y cañadas.

Así lo expusieron dirigentes populares de la comunidad de Licey al Medio, que entienden que las autoridades deben estructurar el seguimiento a las realidades de los ríos del país. 

Sin embargo, recordaron que el artículo 5 de la Ley de Medio Ambiente nos hace responsables a autoridades y ciudadanos de la preservación de nuestros recursos naturales.


Comentarios

Name of User
Sé el primero en comentar

Ir arriba