Comentarios Recientes

0

Padre Carlos Santana llama Judas a quienes se benefician del COVID-19


  • Mariela López | 06-04-2020

El padre Carlos Santana, comparó la Pasión de Cristo con los momentos sombríos que vive el mundo por el COVID-19 y dijo que la traición de Judas, está representada en todos aquellos que en estos momentos de crisis se han aprovechado de las circunstancias para especular, explotar y sacar sus propios beneficios. 

“Pienso en aquellos comerciantes que han abusado alterando los precios de las mercancías, o bien, en el lamentable fraude de la compra de los insumos médicos por parte de algunos funcionarios del Gobierno, donde el valor de una simple mascarilla ha sido alterado hasta en un 196 %”, expresó. 

El párroco del Santuario Divino Niño,  continuó el paralelismo poniendo en segundo lugar, la “buena fe” de Pilato, con la figura del político sagaz y oportunista, que busca mantenerse en el poder a toda costa, sin mediar acciones para conservar el poder y beneficiarse del mismo. 

“Pilato representa todo aquel que “de buena fe” trata de cumplir su función pero que, en fin de cuentas, no asume con carácter su responsabilidad”, indicó. 

El religioso expuso que en ese Pilato de ayer vienen representadas nuestras autoridades de hoy, las cuales se han quedado cortas en el afrontar la situación de emergencia nacional. 

“Se han dado muestras de “buena fe”, se han tomado medidas, pero no son suficientes. Falta la transparencia, faltan acciones más contundentes para enfrentar la crisis actual. No basta con la buena voluntad de un discurso que plantea un panorama iluso, mientras que la realidad es totalmente distinta”, afirmó. 

En tercer lugar,  meditó sobre la escena del entierro de Jesús. “Al Señor hubo que enterrarlo de prisa porque se acercaba la parasceve Hubo que acelerar el entierro porque la ley judía establecía que no podía colgar cuerpos durante la Pascua”, manifestó. 

El padre Carlos Santana sostuvo que en Jesús, rápidamente descendido de la cruz y llevado a enterrar de manera apresurada, se reflejan todos los muertos del COVID 19 que, a causa de las normas de sanidad, han tenido que ser enterrados incluso en ausencia de sus familiares más cercanos. 

“Pienso en esos familiares que, además del dolor de haber perdido a un ser querido, les ha sido sumado el dolor de no haberles podido acompañar en el momento de su muerte y tener que enterrarlos sin haber podido siquiera tributarles el tributo apropiado”, expresó.  

En cuarto lugar,  el religioso reflexionó sobre la muerte de Jesús. La liturgia del Domingo de Ramos donde viene narrada la muerte del Señor y durante el relato de la pasión, los ministros y fieles se arrodillan. 

“Se trata de un gesto significativo que busca reflejar al anonadamiento de Jesús, su humillación, su abajamiento. Al realizar este gesto en el día de hoy, he pensado en el anonadamiento que está viviendo la humanidad”, comentó.

El director de la Capilla Musical  Catedral Santia  go Apóstol, consideró que se trata de una experiencia que ha puesto en evidencia nuestra fragilidad y nuestra debilidad.

“Nuestros vanidosos aires de grandeza han quedado atrás y, desde los más potentes de este mundo hasta los más humildes, todos hemos tenido que arrodillarnos ante un enemigo “invisible”:  ¡tremenda paradoja! “, recalcó.

Por último,  recordó a José de Arimatea, que era un hombre bueno, amigo de Jesús. En el relato de la Pasión representa al hombre que vence los respetos humanos y se acerca a Pilato para pedirle el cuerpo de Jesús, consciente del riesgo que corría, especialmente el del desprestigio ante los judíos o la sospecha de complicidad ante los romanos. 

"Se muestra con heroísmo y pone a disposición su sepulcro para enterrar a Jesús”, contó. 

De acuerdo al padre Carlos, en él, José de Arimatea,  se encuentran representados todos los que en estos momentos están realizando una labor heroica, exponiéndose diariamente al riesgo del contagio; algunos de ellos, lamentablemente fallecidos. 

“Ahí, en el rico comerciante de Arimatea, vemos reflejados a nuestros médicos y demás profesionales sanitarios, los cuales, con la precariedad de los medios actuales, arriesgan sus vidas para atender a los enfermos”, expresó.

El sacerdote puntualizó  que en el arimateano seguidor anónimo de Jesús se ven representados nuestros militares y policías, que también se exponen diariamente. De igual manera se encuentran representados en José de Arimatea los humildes trabajadores que recogen la basura, los que trabajan en los supermercados y colmados, los que trabajan en los bancos o en las empresas generadoras de servicios. En todos ellos hay un poco del José de Arimatea que, con valentía, fue a pedir el cuerpo de aquel hombre considerado maldito por el tipo de muerte que sufrió. 


Comentarios

Name of User
Sé el primero en comentar

Ir arriba