Comentarios Recientes

0

Narraciones, poemas y buen humor


  • Mons. Ramón Benito De la Rosa Carpio | 27-06-2019

Salmo 73:

Yo pensaba, a los malos les va bien.

           I
Vi situaciones de maldad triunfante por todas partes. Reflexioné sobre ellas. Buscaba un compromiso, una acción y la orientación de mi vida. Medité, sufrí, no entendía. Hasta que un día se hizo la luz y recité mi salmo:

¡Qué bueno es Dios con mi país!
Le ha dado suelo fértil,
madres santas y abnegadas,
mujeres y hombres
valientes y arriesgados,
jóvenes de gran inteligencia.

¡Qué bueno es Dios
con los limpios de corazón!
Caminan con la conciencia tranquila
y la frente en alto.
El aprecio de la gente los rodea
y en su interior
te han visto a ti,
Señor.

Y yo por poco tambaleo,
casi resbalaron mis pies
cuando envidiaba a los malos
contemplando cómo progresan;
hoy son hombres sin nada,
dentro de poco,
venden su conciencia,
manchan sus manos de sangre,
hacen trampas
y mañana están nadando
en abundancia y riquezas,
compran fincas y ganados,
firman cheques
y se construyen hermosas residencias.

Para ellos, luego, no hay sufrimiento
no conocen la escasez de víveres
ni el alto costo de la vida les afecta:
están sanos y gordos.   

No saben de las desgracias
de los demás mortales:
levantarse cada mañana
a buscar el pan de los hijos
sin un trabajo fijo,
y una receta en la mano
sin plata ni gente
a quien acudir.
No los alcanzan tampoco
Las penas comunes
ni los apagones de luz
ni la falta de agua corriente.
Por eso andan como reyes:
es la soberbia su corona
y es su vestido la violencia
golpeando a los otros
con obras
y palabras duras.

†Mons. Ramón Benito de La Rosa y Carpio.



Comentarios

Name of User
Sé el primero en comentar

Ir arriba