Comentarios Recientes

0

“Los entresijos del viento”, nueva novela de monseñor Freddy Bretón


  • Redacción | 17-01-2020

Un nuevo aporte a la literatura acaba de hacer el poeta, ensayista, profesor, lingüista y escritor, además de arzobispo metropolitano de Santiago, monseñor Freddy Antonio de Jesús Breton  Martínez.

Se trata de  “Los entresijos del viento”, su nueva novela, a la cual define como “intencionalmente eólica”. Se añade a los más de 10 libros que ha escrito el mitrado sobre diversos temas.

Su más reciente tiene prólogo del brillante intelectual mocano Bruno Rosario Candelier. La  edición cuenta de mil ejemplares y se terminó de imprimir el pasado mes de diciembre  del 2019 en los talleres Amigo del Hogar.

Monseñor Ramón De la Rosa y Carpio definió a Freddy como “El Arzobispo novelista”, y de esto dio “testimonio y fe” en un artículo publicado en El Caribe el pasado 10 de enero.

A manera de introducción De la Rosa y Carpio escribió: A monseñor Freddy Bretón Martínez lo conocíamos como poeta y ensayista. Ahora se nos presenta como novelista con el libro “Los entresijos del viento”.

Y a continuación agrego: Queremos presentar este libro, usando sus propias palabras y las del doctor Bruno Rosario Candelier. 

Palabras de Monseñor Bretón

 “Ya sé que el hermoso refrán tradicional reza «Año nuevo, vida nueva» y está magníficamente bien.

Pero resulta que muchos amigos y amigas entusiastas, entre ellos algunos muy cualificados, me pidieron que escribiera otro libro. Ante tales sugerencias suelo mostrarme remolón. Y así fue.

Sólo que esta vez hice como el joven del Evangelio que dijo a su padre que no iría a trabajar, y luego cambió de opinión y obtemperó.

Como si fuera poco, me dispuse a darle forma a un relato novelado. Lo titulé «Los entresijos del viento».

Me han salido unas trescientas setenta páginas, en formato 8 x 5 pulgadas. Al inicio de este coloqué la siguiente nota introductoria: «En este libro relato las interioridades y peripecias de alguien, quizá las del viento.

Creo que está por verse aún quien es el verdadero protagonista de esta historia. Refiero hechos históricos entretejidos con alguna fantasía, consciente de que a menudo la realidad supera a la ficción.

Intervienen diversos personajes reales o inventados. En cuanto al tiempo, debe saberse que juego con los planos temporales agrupando o disgregando sucesos de acuerdo con las necesidades del relato.

Supongo que conviene, al internarse en esta obra, tener a mano la rosa de los vientos o tal vez mejor el GPS».

El libro contiene mis historias favoritas, algunas de las cuales han ido disfrutando muchas personas a medida que las publica el periódico Camino. No tengo dudas de que ahora gustará más en forma de novela. Por eso hay «un libro nuevo para el año nuevo», y pueden adquirirlo a un precio asequible, tanto en el Economato del Arzobispado de Santiago como en la Librería de las Paulinas, en Santiago y en Santo Domingo. Lo he escrito con la intención de que muchos puedan disfrutar de su lectura, y espero que así sea.

Antes de llevar mi obra a imprenta la di a leer al Dr. Bruno Rosario Candelier, director de la Academia de la Lengua, quien muy gentilmente escribió, motu proprio, el siguiente Prólogo:” 

Doctor Rosario Candelier

“Fragua de vivencias entrañables”

Cortejado por el caudal de sus vivencias, el autor de esta historia relata en vívidos trazos narrativos el ambiente idílico y bucólico de su “terruño natal mediante la evocación de los recuerdos, con sus peripecias y leyendas, las travesuras de los niños, la reprimenda de los viejos, las historietas de fantasmas, botijas y ciguapas, incluidos los flechazos de Eros, superpuestos entre “valles solitarios nemorosos” del poeta abulense al mundo de la infancia en cuyos relatos el narrador dulcifica su narración con poemas de su propia cosecha, como se puede apreciar en Los entresijos del viento, de Freddy Bretón.

Las interioridades de ocurrencias con el relato de una intrahistoria personal, en la evocación de la vida apacible y limpia de una familia campesina, que el narrador recrea alternando realidad y ficción, testimonios orales y memoria vicaria, conforma una base narrativa con recuerdos atizados por el subconsciente de una cultura cuyo modo de vida se centraba en los valores y formas de vida en los que nuestros mayores confiaban su vida y fundaban su existencia.

Mediante la superposición de planos y niveles, el narrador revive las ocurrencias atesoradas en el fuero de los recuerdos, rememora un estilo de vida, pinta una realidad sociográfica, retrata una cosmovisión espiritual centrada en un ideal de vida y trascendencia a la luz de una religión, la católica, y al influjo de un lenguaje, el español dominicano, adobado con la huella telúrica y celeste de Canca la Reina y su cielo estrellado con sus endechas luminosas, que los entresijos del viento remedan en las alforjas mentales de un pasado atesorado en la conciencia.

 Al leer esta emotiva evocación de un pasado redivivo en las palabras del narrador, el lector podrá solazarse con las mansas noches de luna llena entre los trillos rurales, los viejos vocablos del tesoro patrimonial del castellano antiguo, las vetustas costumbres de la cultura tradicional en una historia novelesca contada con el lenguaje popular y culto de una narración fluida, ligera y refrescante, impregnada con el sello de la verosimilitud, el encanto novelesco de la inspiración autobiográfica, el dato criollista de una temática, la entonación empática del lenguaje y el aliento místico de una espiritualidad sagrada”.

 3- Contenido

Monseñor Freddy divide el libro en siete partes. Estas nos dan una idea del contenido que nos trae en su novela. Una mirada rápida sobre los índices nos ayuda a comprender el todo de un contenido de un libro. He aquí el índice de la novela de monseñor Bretón.

Primera parte:

Encampanado

Un niño obsoleto.

«Mi historia son recuerdos… De un huerto claro»

Aire de pájaros.

Con el sudor de mi frente.

Éxtasis lúdico.

Largas noches rurales.

Segunda parte

Gozar contando la vida

Simples historias fascinantes.

Espíritus indígenas.

Claveles de muerto.

Tercera parte

Banderas al viento

«A la escuela, que ya es hora…»

Lengua de mime, o sangre en el paraíso.

Montañas intrigantes.

Voces en el viento.

 

Cuarta parte

Siembra al voleo

«Je seme a tour vent».

La saga del cura cantor.

Aires urbanos.

Ventolera.

Quinta Parte

Otros aires

Bóreas, el soplo del norte.

Viento recio.

Siroco, el aliento del Sahara.

Sexta parte

Aires sureños

Mozo para un nuncio francés.

Dialogar, dialogar.

Cara al viento.

Séptima parte

Esperando el viento favorable

Vientos alisios

Barlovento.


Comentarios

Name of User
Sé el primero en comentar

MÁS CONTENIDO EN SANTIAGO DE LOS CABALLEROS

Ir arriba