Comentarios Recientes

0

Las fiestas del patrón Santiago, una historia que vuelve a su esplendor


  • Redacción | 25-07-2019

Santiago.-En las culturas cristianas, las fiestas patronales que celebran algún misterio de la vida de Cristo, de la Virgen o de los santos, son motivo de alegría y de encuentro con las raíces de dichas sociedades.
   
El primer Santiago de América, que ya celebrara sus fiestas a inicios del siglo XVI en honor al “Santo adalid, patrón de las Españas”, Santiago Apóstol el Mayor, siempre celebró con gran sentido de unidad e identidad esta verdadera manifestación de su ser y acontecer, primero como aldea, luego como ciudad o metrópolis enclavada en el mismo corazón del Cibao.
   
Todavía están en el recuerdo de nuestros padres aquellas patronales celebradas en la ciudad en los años sesenta, setenta y gran parte de los ochenta donde las raíces de nuestra fe se unían a la expresión cultural y artística de nuestra sociedad, para hacer disfrutar a cada santiaguense de estas fiestas religiosas y populares que elevan el espíritu y conectan al ser humano con todo aquello que hay de noble y valioso en cada cultura.
   
Por más de una década, las fiestas mermaron. La misma Iglesia, dueña del gran tesoro de la devoción al Apóstol Santiago redujo su novena y devoción a una Misa, celebrada con dignidad en nuestra catedral, mientras que a nivel de nuestra sociedad, solo habían algunas manifestaciones culturales que hacían sentir, con cierta timidez, que el 25 de julio era la fiesta del apóstol Santiago.
  
Durante todo este tiempo, las fiestas en honor al patrón Santiago, que antes tuvieron gran esplendor, pasaban sin pena ni gloria, y la gente se enteraba de forma casual que estábamos en la novena del patrón Santiago. La primera causa de ello, según mi juicio, se debió a que las fuerzas encargadas de mantener vivo el esplendor de la fiestas, hacían pequeños esfuerzos, pero en franca distancia. 

Debemos reconocer que, a mediados de los años noventa, por iniciativa del P. Felipe Colón, entonces vicario de la catedral de Santiago, las fiestas patronales de la catedral, se extienden a toda la arquidiócesis de Santiago, procurando que toda la Iglesia entendiese que Santiago era nuestro patrono general, aunque las comunidades tuviesen su patrono.
   
Tuvo que venir un higüeyano a recordarnos a los santiagueros la grandeza de nuestra cultura y de nuestra fe, manifestada de manera excepcional en las fiestas en honor del patrón Santiago, me refiero a Mons. Ramón Benito de la Rosa y Carpio, bajo cuyo episcopado, específicamente a partir del año 2008 cuando es nombrado como vicario de la catedral el P. Carlos Santana, se comenzaron a celebrar las fiestas en honor al patrón de los santiaguenses con un esplendor único, gracias a la cohesión que se logró entre el Arzobispado de Santiago, el ayuntamiento municipal, la gobernación provincial y el ministerio de cultura.
   
Monseñor de la Rosa y Carpio nos volvió a recordar que Santiago es el patrono de la Provincia, del municipio, de la arquidiócesis y de la catedral, y que por tanto estas festividades eran de todos los que vivimos bajo estas realidades civiles y religiosas, por lo que todos debíamos ser participantes activos.

Es ahí cuando nace y renace esta conciencia, esta unidad, esta alegría, estas hermosas celebraciones religiosas, culturales, deportivas y caritativas que hemos visto y disfrutado en estos días, y que seguiremos celebrando mientras Santiago siga siendo Santiago, el primer Santiago de América.

Por Amaurys Rodríguez



Comentarios

Name of User
Sé el primero en comentar

Ir arriba