Comentarios Recientes

0
Josué Martínez

El Enfoque

Josué Martínez | jmartinez@lainformacion.com.do

Erradicar la negligencia


  • Josué Martínez | 25-10-2020

Siguen ocurriendo casos vergonzosos en nuestro país como consecuencia de la negligencia e indiferencia de muchos empresarios a los que, al parecer, no les importa la vida humana ni el medio ambiente. 

El hecho trágico acontecido en Licey al Medio, específicamente en los suburbios localizados en la carretera La Peña, pudo evitarse, si se hubiese actuado a tiempo. ¿Qué pasó con las medidas preventivas?  

La explosión de la planta de gas Coopegas, al igual que Polyplas (fábrica de plástico) ya son un referente en el país de explosiones mortíferas.

Nos corresponde no olvidar nunca aquel fatídico día en Villas Agrícolas, el cinco de diciembre de 2018, cuando aconteció la explosión de la fábrica Polyplas, dejando un saldo de siete muertos y más de un centenar de heridos, además de varias viviendas afectadas. 

Se recuerda aquel famoso vídeo subido a las redes por la joven empleada María Altagracia Garavito, pocos minutos antes de que explotara la fábrica. Ahí ella explicaba que había un fuerte olor a gas y que estaba  todo nublado. Que la fábrica tenía las puertas cerradas para que los empleados no abandonaran sus puestos de trabajo. Ya sabemos el horroroso final.   

Se presume que en nuestro país existen leyes para regular las envasadoras de gas y la carga de los camiones cisternas que trasportan gases combustibles, sin embargo no se cumplen porque los intereses de algunos empresarios se anteponen a la vida humana.  

El estallido en Licey al Medio, provocó un daño irreparable a varias familias: la mayoría de las víctimas eran niños. Un dolor inmenso a sus familiares que nunca podrá ser repuesto. La periodista Mariela López a través de una serie de publicaciones ha dado seguimiento a las víctimas de Coopegas. El martes 20 de los corrientes este diario publicó: “Víctima número 11 de explosión planta de gas intentó salvar otras vidas”. Leer esto en un titular no es un orgullo aunque parezca un hecho heroico. 

Las explosiones por GLP, combustible muy inflamable y peligroso debido a que es un fluido que se comprime para mantenerlo en su estado líquido, pero que una vez liberado se expande con gran facilidad por su baja densidad, no deben seguir… Para ello, las autoridades deben ser más rigurosas con el cumplimiento de la ley y ponerle fin a la corrupción de los políticos que lo permiten todo a cambio de sumas millonarias.  

Las casas o viviendas, industrias, talleres, etc., no deben estar en los alrededores de envasadoras de GLP, o viceversa. O mejor aún, ningún contenedor de combustible debe explotar. 


Comentarios

Name of User
Sé el primero en comentar

Ir arriba