Comentarios Recientes

0
Josué Martínez

El Enfoque

Josué Martínez | jmartinez@lainformacion.com.do

El Enfoque edición 2 de abril 2020


  • Josué Martínez | 01-04-2020

Una parte positiva del coronavirus

Estamos frente a una pandemia llamada COVID-19 o coronavirus. Una enfermedad que, aparentemente se transmite con mucha facilidad si no se toman las precauciones recomendadas, y a su vez, puede ser letal si se tiene un sistema inmunológico débil, sobre todo en personas ancianas y que arrastran consigo otras enfermedades, que son las que pueden ser más vulnerables.

En todo el mundo, más de 800 mil personas están infectadas con este virus (en fecha 01/04/2020), y se estima que a la fecha, unas 39 mil han fallecido por causa del mismo. Según las estadísticas que maneja la Organización Mundial de la Salud, menos del 2% de las personas contagiadas muere; esto, si es tratada a tiempo, además de que el sistema inmune juega un papel fundamental en cada individuo o paciente. 

Pero lo bueno del Covid-19 no sólo radica en las ventas de los comercios al por mayor y al detalle de productos de la canasta básica como el pan, la leche, el arroz, jabón, detergentes, papel higiénico, cereales, pastas y enlatados, etc., también, y esto es lo más importante, en que le estamos dando una oportunidad al Planeta Tierra, algo que nos viene reclamando desde la Revolución Industrial del siglo XVIII.

Con la disminución de los vuelos comerciales, del transporte marítimo y del turismo a gran escala, permitimos aún sin quererlo, que el planeta respire y tenga un poco de paz. Necesita su espacio, como la gente quiere el suyo. Al cerrar sus puertas las grandes industrias en los países desarrollados, se emite menos contaminación, siendo evidente el impacto que han tenido las medidas adoptadas por los países industrializados. 

Por un lado tenemos el cese provisional del turismo y de muchas empresas que viven de la aglomeración, como las aerolíneas, cruceros, organización de conciertos y espectáculos masivos, así como de restaurantes y plazas comerciales. 

Y por otro, la disminución rápida y efectiva de la contaminación, algo que los países industrializados no quieren difundir con detalles, lo que nos deja entrever que realmente sí es posible reducir los gases contaminantes si empleamos medidas como las que nos vemos obligados a aplicar para hacerle frente al coronavirus. 

Con la pandemia, esta generación debe dedicarse a reflexionar para que cuando ya esté superada no volvamos a castigar a nuestro Planeta sin compasión. Démosle un chance a la Tierra, que ella mucho nos da, y siempre para beneficio nuestro a cambio de nada. Llegó la hora.  

TEMAS RELACIONADOS


Comentarios

Name of User
Sé el primero en comentar

Ir arriba