18 Octubre 2017 9:51 PM

PortadaOpiniónEditorial

Editorial

Justicia, solo eso por favor

ACTUALIZADO 20.05.2017 - 12:37 am

0 COMENTARIOS

enviar por email

imprimir

ampliar letras

reducir letras

Brasil ha entregado a las autoridades dominicanas los documentos y los nombres de los sobornados por ejecutivos de Odebrecht, es decir, las herramientas claves para impulsar un proceso jurídico orientado a castigar con severidad a quienes resulten culpables.
   
¿Cuál es el desafío del Ministerio Público y el Poder Judicial? Constituye un reto aplicar justicia en base a la Constitución y las leyes adjetivas, pero las sanciones deben ser confiables y creíbles, porque solo así habrá credibilidad.
   
Fiscales y jueces están obligados a guiarse por la expresión latina que reza: “Dura lex sed lex”, la cual traducida a la lengua castellana significa “Dura es la ley, pero es la ley”.
   
En el proceso contra quienes recibieron dádivas para gestionar contrataciones de obras para la firma brasileña no pueden haber “vacas sagradas”, por tanto, es una responsabilidad actuar con drasticidad “caiga quien caiga”.
   
Además, esto es de suma importancia, otro aspecto que deben encarar los magistrados es la sobrevaluación de las obras, debido a que el Estado ha sido estafado con miles de millones de dólares, o sea, que la corrupción registra doble operación en perjuicio de República Dominicana.
  
Es un deber castigar a los “deshonestos”, porque ya no se resiste un caso más de impunidad, en vista de que los ciudadanos están indignados por la protección que se le ofrece a los “delincuentes de cuello blanco”.
   
Que se aplique justicia con responsabilidad, solo eso por favor.

Acciones bochornosas


Las agresiones perpetradas contra diputados, ciudadanos y periodistas en la explanada de la Procuraduría General de la República, reflejan la actitud “trujillista” de muchos policías y militares, quienes no se adecúan a cohabitar con la democracia.
  
 Maltratar a quienes defienden derechos constitucionales es “bochornoso” y un atentado contra la libertad y el sistema democrático. Es imperdonable el comportamiento de oficiales y alistados, a través del cual se distancian de la Constitución y del respeto a los derechos humanos.
   
Hay que sancionar a quienes pisotean la Carta Magna, en vista de que sus actuaciones violentas no pueden quedar impunes. En República Dominicana hay que garantizar un estado de derecho, en atención a la Ley de Leyes y la Declaración Universal de los Derechos Humanos, puesto que son las bases para el establecimiento de una democracia representativa y participativa.
   
Quienes obstaculizan el avance del sistema democrático deben ser excluidos de los estamentos policiales y militares, porque así lo requiere la paz social de las familias dominicanas.
   
¡Fuera los “gorilas” de las Fuerzas Armadas y la Policía Nacional!

¡Carne putrefacta!


Brigadas del Ayuntamiento de Santiago desmantelaron una distribuidora que vendía carne de pollo en estado de descomposición, situación que causa estupor.
   
Adquirir pollos y gallinas ahogados para aplicar sustancias químicas para erradicar el hedor y los agentes microbianos es un crimen, porque se pone en peligro la salud de la población.
   
Es lamentable, además, en razón de que se expresa la deficiencia de las autoridades de Salud Pública para supervisar los negocios de expendio de alimentos en busca de evitar la comercialización de alimentos putrefactos que ponen en peligro la salud humana. ¡A la cárcel los responsables de la venta de carme pútrida!


0 comentario(s)


Le restan 1000 caracteres.

Normas de uso

Este periódico no se responsabiliza de las opiniones vertidas en esta sección y se reserva el derecho de no publicar los mensajes de contenidos ofensivo o discriminatorio.




Anuncio Adwords