23 Junio 2017 7:59 PM

PortadaOpiniónEditorial

Editorial

Acciones desgarradoras en las escuelas de RD

ACTUALIZADO 14.05.2017 - 3:59 pm

0 COMENTARIOS

enviar por email

imprimir

ampliar letras

reducir letras

La descomposición de la sociedad y la desintegración del núcleo familiar se expresan con crudeza en muchas escuelas de República Dominicana, situación que se concreta en acciones desgarradoras que perturban la paz y el adecuado desarrollo del proceso de enseñanza-aprendizaje.

De pronto, es lo que se palpa en la cotidianidad, los antivalores cobran fuerza y los planteles se convierten en escenarios de acoso, peleas, violaciones y de la violencia generalizada.
   
Se trata de una problemática mucho más grave de lo que se pueda imaginar, porque incluso hasta pandillas influyen en estudiantes, y muestra de esto es que se han encontrado armas blancas y de fuego en mochilas, las cuales son utilizadas en agresiones físicas contra alumnos indefensos y en disputas por el control de los espacios.

Drogas, conflictos dentro de la familia, crisis económica, depresión, marginalidad y exclusión social son causas que sustentan el “salvajismo” en centros educativos del país.
   
Los casos del joven de 18 años que golpeó a una menor de 14 años de edad y de un conserje que violó a varias niñas en escuelas de Bayaguana y Yamasá, respectivamente, son claros ejemplos del malestar social que afecta una parte de la población escolar dominicana.
   
Recientemente fueron arrestados dos profesores, quienes están acusados de violar a estudiantes con 15 años de edad, es decir, que en vez de cumplir su misión de educar y orientar a esas adolescentes, optaron por estuprarlas, lo que constituye un bochorno.
No hace mucho tiempo que alumnos de dos liceos de Santiago hirieron a puñaladas a dos compañeros, en el marco de confrontaciones por estupefacientes.
   
De igual forma, es lo que se ha establecido, estudiantes agreden a maestros y maestras; prevalecen la indisciplina, el irrespeto y todo cuanto siembra el terror en los planteles.    
   
Esta realidad convoca a  reflexionar a las autoridades, familias y alumnos y luego de autoexamianarse adquirir consciencia de la necesidad de reorientar conducta, comportamiento y reencausar el sistema educativo basado en moral, civismo, principios éticos y valores humanos.
   
Hay que trabajar por la formación de seres humanos íntegros para construir una mejor nación.

Otra situación alarmante


Resultados de una encuesta realizada a 350 estudiantes en Santiago, revelan que el 40% mostró una tendencia suicida, lo que es alarmante.
   
La Sociedad Dominicana de Psiquiatría precisa que los encuestados tienen edades que oscilan entre los 14 y 18 años, quienes expresaron su disposición de participar en el juego conocido como “Ballena Azul” con el propósito de quitarse la vida.
   
Es evidente que este comportamiento encaja dentro de la descomposición de la sociedad dominicana, lo que debe obligar a  quienes controlan el poder y a los padres dominicanos ponerle atención a esta espinosa verdad.
   
Hoy día la inconformidad e infelicidad arropan a jóvenes que subsisten en un mundo sin horizontes y sin oportunidades mínimas, lo que crea un ambiente de incertidumbre que conduce a muchos a ponerle fin a su existencia.
   
Que se apliquen programas para rescatar a la juventud del abismo y reorientarla por senderos promisorios por el sosiego de las familias dominicanas.


0 comentario(s)


Le restan 1000 caracteres.

Normas de uso

Este periódico no se responsabiliza de las opiniones vertidas en esta sección y se reserva el derecho de no publicar los mensajes de contenidos ofensivo o discriminatorio.




Anuncio Adwords