26 Marzo 2017 7:11 AM

PortadaOpiniónEditorial

Editorial

Liderazgos políticos y explosiones sociales

ACTUALIZADO 19.03.2017 - 1:22 pm

0 COMENTARIOS

enviar por email

imprimir

ampliar letras

reducir letras

Asumir la función de líder en cualquier espacio de la sociedad no es una tarea fácil, cuya misión es más complicada cuando el liderazgo se concentra en el campo político.
  
 Quienes se abrazan de la política como carrera y como ciencia deben comprender e interpretar los momentos políticos, sociales y económicos en cada momento y circunstancia que se presentan en los pueblos, porque solo de ese modo podrán aplicar tácticas y estrategias que permitan actuar acorde con la realidad y dirigir con aciertos a las masas.
   
Es indispensable estar actualizado, capacitado y tener don de conducción para desarrollar un liderazgo eficaz y a tono con los procesos que se desarrollan  en las sociedades. Es pertinente que esa condición se sustente en la vocación democrática, integridad, sensatez, madurez, conocimientos e inteligencia; herramientas claves para construir liderazgos con solidez.
   
El líder debe impregnar confianza, credibilidad, responsabilidad y firmeza entre los seguidores, factor determinante para guiar a los pueblos por el camino que asegure la consecución de sus objetivos. Además, es trascendental que el líder propicie que los adeptos brillen con luz propia, ya que es una garantía de que las decisiones políticas sean colegiadas y democráticas, principio esencial para la unidad de criterios y la homogeneidad en las acciones orientadas a obtener el poder.
   
Desde hace varios años República Dominicana adolece de liderazgos políticos responsables, porque las virtudes han sido sustituidas por antivalores como la inmoralidad, arrogancia, prepotencia, el “yoismo” y la corrupción.
   
Por eso la “Marcha Verde” y otras protestas en el país están por encima  de los dirigentes políticos dominicanos, razón por la que no tienen respuestas para estar a la par con el momento que se vive en la nación. Si nuestros políticos persisten rezagados, es la realidad histórica, serán sepultados por quienes surjan al calor de los movimientos populares que se levantan en reclamo de justicia social, libertad y bienestar para todos.
   
Los líderes deben tener influencia en el pueblo y capacidad de persuasión para generar respaldo y la unidad nacional alrededor de una plataforma política y programática que recoja el sentir  de los ciudadanos por la construcción de un sistema que responda a las necesidades de trabajo, alimentación,  salud, educación, cultura y todo cuanto proporcione alegría y felicidad.
   
Quienes están en las direcciones de los partidos políticos dominicanos están obligados a encarar con responsabilidad los retos que tienen por delante para superar el “letargo”, o de lo contrario desaparecerán del escenario porque los procesos se encargarán de superarlos.
   
El liderazgo se construye día a día en el corazón del pueblo, pero eso amerita definir la realidad y el método de lucha por la quietud y la paz de los seres humanos.

Solidaridad con Perú


El fenómeno natural “El Niño” provocó lluvias e inundaciones que dejaron decenas de muertos y pérdidas incalculables en Perú. La situación es calamitosa.
   
Desde aquí  expresamos nuestra solidaridad con los hermanos peruanos y clamamos   porque la comunidad internacional acuda en su auxilio en estos momentos de angustias, dolor, luto y tristeza


0 comentario(s)


Le restan 1000 caracteres.

Normas de uso

Este periódico no se responsabiliza de las opiniones vertidas en esta sección y se reserva el derecho de no publicar los mensajes de contenidos ofensivo o discriminatorio.




Anuncio Adwords