23 Abril 2017 6:04 AM

PortadaOpiniónEditorial

Editorial

Orlando Martínez

ACTUALIZADO 17.03.2017 - 6:27 pm

0 COMENTARIOS

enviar por email

imprimir

ampliar letras

reducir letras

A 42 años del asesinato del periodista Orlando Martínez, así se muestra en cada aniversario de ese horrendo crimen de Estado, su imagen se consagra como paradigma de la política y la comunicación social, porque su accionar se basó en principios éticos, el patriotismo y una clara convicción revolucionaria en la búsqueda de construir una mejor República Dominicana.
   
Orlando, tanto como periodista y militante revolucionario, asumió con mucha valía y responsabilidad los desafíos por la instalación en el país de un sistema político social, justo, noble y humanista sustentado en la libertad, la justicia, la equidad e igualdad.
   
Sus ideales se convirtieron en una coraza para neutralizar las tentaciones e intimidaciones, por eso nunca se doblegó ante el poder político y económico y prefirió sacrificar su vida por la liberación nacional.
   
El 17 de marzo de l975, ayer se cumplieron  exactamente 42 años, fue asesinado Orlando Martínez, tragedia registrada durante los famosos 12 años de la gestión gubernamental que lideró el doctor Joaquín Balaguer; parece que fue reciente, en vista de que la sociedad dominicana mantiene vivo el espíritu de combate del periodista, quien era dirigente del Partido Comunista Dominicano y ejecutivo del diario El Nacional y de la revista Ahora.
   
Se trató de un crimen de Estado, en el cual participaron las cúpulas de la Policía Nacional, las Fuerzas Armadas y el poder político que estaba estacionado en el Palacio Nacional, porque el objetivo era silenciar esa voz que cuestionaba la violación de los derechos humanos, la corrupción y la oleada de terror contra el pueblo  que auspiciaba el Gobierno.
   
Eliminaron físicamente a Orlando, pero jamás aniquilaron sus ideas, porque posterior a su muerte el pueblo sigue luchando por el bienestar colectivo, y se inspira en las exposiciones patrióticas del periodista y el militante revolucionario.
    
“Microscopio”, columna magistral que publicaba  en “El Nacional”, fue una fuente de luz por la construcción de un sistema político al servicio del pueblo, ya que conjugó la política y la comunicación social como herramientas claves, pues las críticas que plasmaba  eran contestarias y eso no era perdonable en los círculos de poder.
   
“Soy hombre: nada de lo humano me es ajeno”, esa frase de Terencio que utilizó Orlando como presentación de su columna “Microscopio”, reflejaba su filosofía humanista.
   
Hoy sus familiares, compañeros, amigos y representantes de diferentes sectores proclaman a todo pulmón “Se siente, se siente, Orlando está presente.”

Criminalidad sin control


Así se tituló a principio de semana la noticia principal de La Información, en cuya información se narraron una serie de asaltos, atracos, robos, violaciones y asesinatos, lo que evidencia los altos niveles de inseguridad en el país.
   
Las acciones  delincuenciales continúan en marcha, hasta el punto que la población humana está atemorizada; la sociedad está a merced de los malhechores.
   
¿Cuándo logrará la Policía Nacional adoptar medidas efectivas para proteger vidas y propiedades?

El panorama está incontrolable y todos están expuestos a ser blanco de ataque por parte de los malandrines.
   
 “¡Sálvese quien pueda!”, esa es la sentencia que hay que enarbolar, ante la deficiencia policial.


0 comentario(s)


Le restan 1000 caracteres.

Normas de uso

Este periódico no se responsabiliza de las opiniones vertidas en esta sección y se reserva el derecho de no publicar los mensajes de contenidos ofensivo o discriminatorio.




Anuncio Adwords