22 Septiembre 2017 4:37 PM

PortadaOpiniónEditorial

Editorial

Recuperación de Zona Franca

ACTUALIZADO 15.03.2017 - 5:58 pm

0 COMENTARIOS

enviar por email

imprimir

ampliar letras

reducir letras

Uno de los ejes del desarrollo dominicano estimulado por la influencia del contexto internacional a partir de los años setentas, fue el sector industrial de Zona Franca como fuente generador de empleos y de divisas para dinamizar la economía dominicana, que por largos años descansaba en la industria azucarera. El empuje de ese sector no solo sustentó la tasa de crecimiento de la economía, sino que contribuyó decididamente a la modernización de las estructuras sociales del país, al impulsar la formación de los sectores que conforman la moderna clase empresarial, convirtiéndola en un sector decisivo del poder fáctico en el que se ha sustentado la gobernabilidad pos Trujillo.   
   
Para los años 2000 este pujante sector empresarial se vio sometido a una crisis generada por la expansión de las exportaciones chinas, mucho más competitivas, y por el desplome del equilibrio de la tasa de cambio, a consecuencia de la quiebra bancaria y la aplicación por ciertos grupos políticos de la estrategia de “ataque a la moneda”, fenómenos que hicieron descender la prima del dólar a niveles tales que sacaron de competencia a  buena parte de las empresas de zona franca, especialmente en el renglón de los textiles, y con lo cual se desplomaron el empleo y los aportes en divisas. Ese desplome acentuado entre el 2004 y el 2007 fue políticamente justificado por aquella “conceptualización” de que “el modelo de zona franca estaba agotado”.
   
Sin embargo, luego de los ajustes internos y la modificación del contexto internacional, en especial la reducción de la competitividad de China, el sector ha venido experimentando una sólida recuperación, la que según la nueva directiva de ADOZONA, que encabezan su presidente Federico Domínguez y Pedro Manuel García, en la actualidad el sector está exportando más de 5 mil 300 millones de dólares, recuperando su aporte a la economía nacional, al tiempo de generar nuevamente más de 196 mil empleos directos. Asimismo, los  directivos del organismo que integra a todas las empresas de Zona Franca, describen el buen clima de expansión del sector y la diversificación en nuevos renglones que se han adicionado en otros servicios, fortaleciendo la oferta y enriqueciendo el capital humano, asegurando unas perspectivas más promisorias para la economía nacional y para el bienestar de la nación.
   
Para mantener ese ritmo de recuperación del renglón económico de Zona Franca, los directivos de ADOZONA  solo aspiran a que el sector político que maneja el Estado, propicie un clima empresarial de confianza donde se mantengan la “reglas de juego” dentro de las cuales opera el sector para evitar la incertidumbre. También manifiestan su voluntad de apoyar e impulsar nuevas iniciativas para elevar la formación y capacitación del capital humano, articulando iniciativas con el INFOTEP y las universidades, y de esa manera contribuir a un mayor dinamismo y aportes de las empresas de zonas francas al desarrollo dominicano.
   
Los empresarios y los políticos deben alimentarse de ese espíritu empresarial legítimo y renovado que se dirige a la exploración de la creatividad humana aplicada a la producción para  beneficio de la colectividad nacional y su desarrollo.

¡Qué se fortalezca ese espíritu empresarial!  



0 comentario(s)


Le restan 1000 caracteres.

Normas de uso

Este periódico no se responsabiliza de las opiniones vertidas en esta sección y se reserva el derecho de no publicar los mensajes de contenidos ofensivo o discriminatorio.




Anuncio Adwords