16 Septiembre 2019 2:58 AM

PortadaOpiniónEditorial

Editorial

Ante la crisis del agua

ACTUALIZADO 10.09.2019 - 6:33 pm

0 COMENTARIOS

enviar por email

imprimir

ampliar letras

reducir letras

Las autoridades de CORAASAN han informado a la población de Santiago que el déficit de suministro de agua alcanza los 34 millones de galones diarios. La situación es consecuencia de la fuerte sequía que aún castiga al país y que ha ido reduciendo el volumen de agua en los embalses del complejo Tavera-Bao.
   
Asimismo las autoridades señalan que la disponibilidad del preciado líquido se ha visto afectada por las averías que provocan pérdidas significativas, agravando la precaria situación que dificulta el servicio normal que ofrece la corporación del agua para Santiago.
   
Ante la precariedad CORAASAN ha dispuesto un servicio de agua por camiones que atienden a los barrios más afectados por la situación, esperándose que ésta mejore con las lluvias que se esperan para otoño, así como con la entrada en servicio de los acueductos de la Ciudad Juan Bosch y de Cienfuegos.
  
Como efecto de la precariedad coyuntural en el servicio de agua la población en diversos sectores de la ciudad mantiene una permanente actitud de quejas, reclamando la mejoría en el servicio.
   
Una situación más grave se presenta en el Gran Santo Domingo, como consecuencia de la reducción de los embalses en las presas de Valdesia y Jigüey, así como por la reducción de los acueductos Duey y Haina, además de la fuga del agua por las averías y malas prácticas de los usuarios del servicio. Según la CAASD la producción normal de agua para el Gran Santo Domingo es de 440 millones de galones, siendo la actual de 340 millones, para un déficit de 100 millones de galones al día.
   
Ante esa urgente situación no solo habría que plantearse mitigar la crisis mediante operativos como el servicio complementario que ofrecen los camiones de agua, tal como se está haciendo en Santiago y también en La Capital. Es urgente y a la vez importante que los departamentos de planificación de las instituciones del agua, no solo racionalicen su uso, sino que pongan en marcha proyectos de eliminación de fuga por averías para reducir el gran caudal de aguas perdidas.
   
Asimismo, las instituciones que integran el sistema de agua con el auspicio del Gobierno, deberían definir y poner en ejecución un plan nacional de construcción de presas y embalses, para disminuir el caudal acuífero que se pierde en el mar. Se dice que más del 70% del agua de nuestros ríos se deja de aprovechar porque va a parar a los mares de la isla por falta de presas.
   
En ese orden, ha sido oportuno el llamado hecho por el director del INDHRI, quien ha propuesto un pacto por el agua, donde todos los gobiernos de los próximos 20 años, asuman el compromiso de construir 12 grandes presas y 52 pequeñas, para lo cual sería necesario una inversión de 6,500 millones de dólares durante el período señalado. En pocos años esa inversión sería recuperada por los propios proyectos ejecutados.
  
Se trata de una solución racional y estructural que le daría la debida solución al problema del desaprovechamiento de nuestros recursos hídricos, al tiempo de evitar los problemas causantes por las sequías cíclicas que afectan al país.

¡Qué se asuma con seriedad el problema del agua en el país!


0 comentario(s)


Le restan 1000 caracteres.

Normas de uso

Este periódico no se responsabiliza de las opiniones vertidas en esta sección y se reserva el derecho de no publicar los mensajes de contenidos ofensivo o discriminatorio.