16 Septiembre 2019 2:21 AM

PortadaOpiniónEditorial

Editorial

Familia, violencia políticos y sociedad

ACTUALIZADO 06.09.2019 - 7:51 pm

0 COMENTARIOS

enviar por email

imprimir

ampliar letras

reducir letras

La violencia que afecta a las familias dominicanas, como consecuencia de la descomposición y desintegración de la sociedad, se torna cada día más preocupante, situación que amerita de la aplicación de programas para rescatar, fortalecer y preservar la integridad en el núcleo familiar.
   
A diario se reportan acciones violentas ejecutadas por hombres desaprensivos, las cuales se expresan con agresiones físicas y psicológicas, actitudes que influyen en el incremento de los feminicidios.
 
Preocupan y consternan los asesinatos horrendos perpetrados contra mujeres, debido a que los autores de los mismos se comportan como salvajes que no respetan el derecho a la vida; también se maltratan y violan a niños y niñas, lo que evidencia que la violencia dentro de la familia perjudica a todos los miembros de la célula     familiar.
   
Crisis económica, conflictos internos, autoestima baja, falta de educación, consumo de drogas y frustraciones son factores que inciden en los exabruptos en que incurren los hombres que deciden matar a novias, esposas, exparejas e hijos.
   
La problemática centra la atención del arzobispo metropolitano de Santo Domingo, monseñor Francisco Ozoria, quien aclama al Gobierno para que emprenda proyectos por el fortalecimiento de las familias, a fin de garantizar una convivencia en armonía, fe y amor.
   
Asimismo, es preciso que los políticos que luchan por el poder analicen los problemas sociales y económicos que perjudican a la familia y adquieran conciencia de la importancia de definir programas en busca del sosiego y la fortaleza espiritual en el ámbito familiar, ya que es determinante en procura de contrarrestar la violencia.
   
Orientar a la población, propiciar una comunicación eficaz, ofrecer asistencia profesional, sustituir el autoritarismo por la sensibilidad y el consenso, practicar la solidaridad y sustentar la crianza en valores morales, representan armas fundamentales para erradicar la violencia intrafamiliar.
   
Hay que salvar a la familia y eso se puede lograr,  si en  cada hogar  prevalece la sentencia de  Benjamín Franklin que reza: “La paz y la armonía constituyen la mayor riqueza de la familia”.
   
En la familia comienza la vida y se construye el amor que nunca muere, por eso, es pertinente comprender e interpretar ese proceso para concienciar al ser humano en aras de amar y ser amado, cuyo comportamiento es esencial para vivir a plenitud.
   
Como muy bien expone monseñor Ozoria: “La familia es hoy una prioridad de la iglesia y debe ser la prioridad de toda la sociedad, porque sin familias no tendremos nación, ni justicia, ni gobierno, ni organización, ni sociedad”.
   
La familia necesita tranquilidad; eso se alcanza con fe, sentimientos nobles, principios éticos, honestidad, justicia social, equidad, igualdad y con respuestas satisfactorias a las necesidades materiales y espirituales.

Amor, tolerancia, compresión, confianza y abnegación se convierten en la savia que alimentan a las familias con virtudes que se convierten en corazas contra odio, egoísmo e intriga.
   
El equilibrio entre el hombre y la sociedad está en la familia, entonces, es un desafío luchar por una familia unida en valores, porque es vital para la paz y la felicidad.

¡Qué se preserve, pues, la pureza de la familia!


0 comentario(s)


Le restan 1000 caracteres.

Normas de uso

Este periódico no se responsabiliza de las opiniones vertidas en esta sección y se reserva el derecho de no publicar los mensajes de contenidos ofensivo o discriminatorio.