20 Septiembre 2019 11:58 AM

PortadaOpiniónEditorial

Editorial

Autoridad y orden

ACTUALIZADO 14.08.2019 - 6:37 pm

0 COMENTARIOS

enviar por email

imprimir

ampliar letras

reducir letras

La lucha por el poder en el país siguiendo cánones fácticos fuera de la institucionalidad democrática, es una causa eficiente del desorden organizacional que se observa en buena parte de los órganos del Estado.
   
Esa situación, pese al crecimiento exhibido por la economía, se ve en el funcionamiento de la Justicia y la delincuencia, en la Educación y su baja calidad, en Salud Pública y su incapacidad para abordar las enfermedades endémicas, y en muchas otras áreas del quehacer público. Son situaciones que hace exclamar a muchos dominicanos preocupados “que esto no puede seguir así”.
   
Las organizaciones del Estado están infestadas y afectadas del mal de la “falta de organización y método” para realizar las tareas rutinarias que sus funciones les señalan y ello pese al gran esfuerzo del Ministerio de la Administración Pública por establecer un esquema de gestión regido por los estándares que garanticen la calidad y la adecuada cobertura de los servicios. La lucha por el poder siguiendo prácticas fácticas tradicionales desborda esos esfuerzos loables que viene realizando el propio gobierno.
   
La falta de los principios de la “organización y método” consecuencia del proceso de desinstitucionalización, se manifiesta con toda claridad en dos situaciones conflictivas que intranquilizan a dos sectores del Estado: Sector educativo donde se amenaza el inicio del año escolar; y el sector laboral donde se pretende caotizar la decisión de las autoridades respecto al aumento salarial.
   
En el caso de la educación, la ADP advierte que el inicio del año escolar podría verse entorpecido por la falta de terminación de escuelas y acondicionamiento de aulas, al tiempo que se da la situación de que no se dispondrá de los nuevos textos escolares de nivel básico porque aún no se terminan de imprimir, lo que ha provocado la realización de protestas en todo el país por parte del gremio magisterial.
   
La puesta en peligro de una tradición como el inicio del año escolar que afectaría a los más pobres, pone en evidencia el problema de la falta de “organización y método” que se traduce en debilidades en la planificación y gestión del sistema escolar, no obstante el empeño de las autoridades educativas que, conjuntamente con el gremio de maestros, deben garantizar la normalidad en el funcionamiento de las escuelas, de modo que la gran población escolar reciba el “pan de la enseñanza” que eleve la calidad del producto que egresa de nuestras escuelas.
Las autoridades y el gremio deben responsabilizarse del inicio normal del año escolar.  

Comerciantes y aumento salarial


Por su parte la Federación de Comerciantes Dominicanos advierte a las autoridades laborales que a partir del 15 de agosto aumentarán los salarios en el 14% establecido, pero siguiendo la Ley 187-17  y no la resolución del Comité de Salarios. En ese orden amenazan con realizar paros de protestas en contra de los inspectores de Trabajo, si éstos establecen multas por esa decisión del gremio comercial.
   
La actitud ya no solo refiere al caos institucional, sino a la rebelión contra las autoridades y sus resoluciones, debilitando aun más la ya débil institucionalidad dominicana.
¡Qué emerja la AUTORIDAD y ponga el orden!


0 comentario(s)


Le restan 1000 caracteres.

Normas de uso

Este periódico no se responsabiliza de las opiniones vertidas en esta sección y se reserva el derecho de no publicar los mensajes de contenidos ofensivo o discriminatorio.