20 Julio 2019 8:26 PM

PortadaOpiniónEditorial

Editorial

FMI e impuestos

ACTUALIZADO 16.06.2019 - 5:26 pm

0 COMENTARIOS

enviar por email

imprimir

ampliar letras

reducir letras

El Consejo de Dirección del Fondo Monetario Internacional, estructura  establecida en el año 1945 con el objetivo de estimular el buen funcionamiento de políticas económicas, acostumbra a sugerir medidas impositivas en procura de evitar el colapso de economías afectadas por crisis estructurales, y la aplicación de programas equivocados en los países que son intervenidos por el organismo.
   
Se trata de una institución clave del sistema monetario en el mundo, debido a que regula  pagos internacionales, tipos de cambios de las monedas nacionales y los gravámenes que norman el comportamiento económico en las naciones.
   
Dentro de los propósitos sobresalen evitar crisis en el sistema financiero, alentar a los estados a ejecutar políticas económicas eficaces, prevenir situaciones incontrolables y facilitar financiamiento de emergencia a los países miembros para superar dificultades en la balanza de pagos.
   
No obstante, a juzgar por acontecimientos históricos, la intervención del Fondo Monetario Internacional en las economías de las naciones ha sido desacertada, en la medida que se ha colocado en primer plano el interés financiero, y se ha relegado lo humano.
   
República Dominicana es un ejemplo doloroso de la injerencia del FMI, ya que en el año l984 recomendó elevar los impuestos, proceso que generó una rebelión social que se bautizó como una “poblada”, la cual dejó cientos de muertos, miles de heridos y el caos socioeconómico.
   
Hoy, 35 años después de ese episodio dramático e inhumano, una misión del Fondo Monetario Internacional, le recomienda al Gobierno dominicano una reforma fiscal basada en el incremento de las cargas impositivas.
   
Esa sugerencia es equivocada, ya que la población no resiste aumento de los tributos, en razón de que la inflación y el desequilibrio entre el salario nominal y real influyen en la caída del poder adquisitivo, lo que deteriora la vida de la gente.
   
Para adecentar, fortalecer y equilibrar la economía dominicana, en vez de aplicar más impuestos, procede  reducir gastos corrientes, frenar el alocado endeudamiento, combatir la evasión fiscal y recuperar y expandir la producción nacional.
   
Los evasores del fisco se quedan con  miles de millones de pesos, recursos que son vitales para mejorar los servicios básicos, afianzar la educación e impulsar el crecimiento del país; esa acción criminal hay que eliminarla.
   
Asimismo, urge detener las deudas, porque se crean las bases que permiten vislumbrar un futuro incierto.   
Hay que rechazar, entonces, el incremento de los impuestos por la paz social y la convivencia pacífica.

Águilas Cibaeñas y Tigres del Licey


Águilas Cibaeñas y Tigres del Licey, los dos equipos que registran el mayor porcentaje de simpatía entre los fanáticos del béisbol dominicano, por tanto, los que llenan los estadios, son sacudidos por conflictos internos, situación que  preocupa a la comunidad deportiva.
   
LA INFORMACIÓN aboga porque la sensatez y la madurez se impongan en busca de armonía entre directivos, accionistas y socios, a fin de que Águilas y Licey se preparen para competir en el terreno de juego y deleitar a la fanaticada.
   
Que se superen, pues, las diferencias en los dos conjuntos, porque son patrimonios y marcas país, y se que preparen para jugar pelota con calidad.
Eso esperan los fanáticos.


0 comentario(s)


Le restan 1000 caracteres.

Normas de uso

Este periódico no se responsabiliza de las opiniones vertidas en esta sección y se reserva el derecho de no publicar los mensajes de contenidos ofensivo o discriminatorio.