18 Agosto 2019 6:54 AM

PortadaOpiniónEditorial

Editorial

Crisis del PLD y EEUU

ACTUALIZADO 06.06.2019 - 5:04 pm

0 COMENTARIOS

enviar por email

imprimir

ampliar letras

reducir letras

La encendida crisis por la que atraviesa el partido de gobierno no solo preocupa a las clases política y económica dominicanas, sino que ya alcanza repercusiones internacionales. En efecto, las denuncias hechas por un periodista internacional desde su tribuna de Miami, EEUU, asociando a los líderes del partido de gobierno con grupos mafiosos venezolanos que los financian, ha provocado el pronunciamiento de la Embajada de los Estados Unidos, la cual se ha manifestado mediante un comunicado dado a conocer a la opinión pública.
   
En ese comunicado la Embajada, aunque no alude al contenido de las denuncias del periodista, si lo desmiente específicamente en cuanto a una reunión entre el Encargado de Negocios de la Embajada y el Presidente Medina, supuestamente para expresarle el rechazo de esa nación a una reelección suya o de una candidatura del expresidente Fernández.
   
Hecho ese desmentido, el comunicado de la Embajada aprovecha la ocasión para hacer énfasis en consideraciones de interés de su gobierno, como son: “la transparencia, buena gobernanza y compromiso con las instituciones democráticas, que son condiciones necesarias para las inversiones estadounidenses”. También enfatiza en: “La lucha contra la corrupción, el respeto a la Constitución y las elecciones libres e imparciales, que son indicadores sólidos del compromiso de un país con la democracia”.
   
Es decir, que la Embajada aprovechó el desmentido de una reunión para reiterar cuáles son los intereses políticos de su gobierno, respecto al proceso democrático-electoral que ha de vivir el país para las elecciones del 2020. Son intereses y lineamientos que chocan con ciertas tendencias del proceso nacional que se consideran amenazas a la democracia y para unas elecciones libres y transparentes.
   
Sin embargo, esos ejes de interés de los EE.UU y su pública manifestación, coincidentes con los principios de los sectores nacionales democráticos, son también considerados por los sectores nacionalistas y patrióticos, como una franca injerencia que violenta los principios de la soberanía nacional y la autodeterminación de los pueblos, principios consignados en la carta de las Naciones Unidas.
  
Los dominicanos deben, como los estadounidenses, defender esos principios que guían la democracia y que constitucionalmente garantizan elecciones libres y transparentes para legitimar los poderes del Estado. Pero asimismo, deben fortalecer su conciencia internacionalista en función de la defensa de los principios que propician naciones soberanas y autónomas y dispuestas a ser solidarias con las demás naciones del mundo libre.
   
En nombre de esos lineamientos, no se debe anidar en la conciencia dominicanista ningún sentimiento que favorezca ningún tipo de injerencia extranjera, tal como lo soñaron y lo trazaron nuestros Patricios y los héroes que dieron sus vidas por la Patria, la libertad y la democracia.
¡Elevemos la conciencia por la libertad y la democracia, pero con soberanía!

Turismo seguro


Asonahores y las autoridades de turismo defienden la seguridad efectiva y estadística que rodea a los turistas nacionales e internacionales que visitan las zonas hoteleras.           
No obstante los casos de sucesos “aislados y únicos”, como lo dijera la Embajada, registrados en los últimos días, deben llamar la atención para reforzar y consolidar el protocolo de seguridad que evite la ocurrencia de esos accidentes que afectan la imagen internacional de la República como destino turístico seguro.    
¡Qué se trabaje en eso!   


0 comentario(s)


Le restan 1000 caracteres.

Normas de uso

Este periódico no se responsabiliza de las opiniones vertidas en esta sección y se reserva el derecho de no publicar los mensajes de contenidos ofensivo o discriminatorio.