26 Junio 2019 4:06 AM

PortadaOpiniónEditorial

Editorial

Economía versus desarrollo humano

ACTUALIZADO 17.05.2019 - 6:23 pm

0 COMENTARIOS

enviar por email

imprimir

ampliar letras

reducir letras

El informe del Banco Central que sitúa a República Dominicana como líder en el crecimiento económico entre los países de América Latina y el Caribe, entra en contradicciones con informes de organismos internacionales, debido a los niveles de pobreza que afecta a millones de personas.
   
Aunque se reconoce el acrecentamiento de la economía nacional, en especial en el campo de la macroeconomía,  se establece que ese proceso no se refleja en el bienestar de la colectividad, como consecuencia de la desigualdad, iniquidad y concentración de riquezas por reducidos grupos de la sociedad.
   
Tras el gobernador del Banco Central, Héctor Valdez Albizu, afirmar que la economía dominicana creció 5,7 %  en proporción al Producto Interno Bruto (PIB), durante el periodo enero- marzo de 2019, el más alto de América Latina donde la mayoría de los países crecieron por debajo de 2.0 % , se desata un debate en torno al tema.
   
Para que se registre una real progresión de la economía, conforme a economistas, sociólogos y estudiosos de la sociedad,  es preciso aplicar políticas inclusivas basadas en equidad y un reparto equilibrado de las riquezas y bienes que conforman el Producto Interno Bruto de las naciones.
    
No puede haber incremento económico sin la mejora de las condiciones de vida de la población, por eso se plantea, en el caso de República Dominicana, que el crecimiento es inconcluso porque no favorece a la mayoría de los dominicanos.
   
Buena alimentación, salud, empleos de calidad, educación, descentralización e institucionalidad del Estado y justicia social son variables claves para que la economía  crezca de manera sustentable y que beneficie a todos los sectores.
   
Si se analiza con profundidad el informe de la Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura (FAO), en el  cual se indica que República Dominicana figura entre los cinco países de América Latina y el Caribe donde millones de seres humanos, quienes residen en franjas fronterizas,  sufren los efectos del hambre y la pobreza, se determina que el aumento de la economía favorece a una minoría.

¿Qué hacer?


Ejecutivos de la FAO sugieren mejorar las políticas públicas, identificar los territorios vulnerables, controlar la migración y responder a las necesidades materiales y espirituales de la gente.
   
Asumir los retos en esa dirección implica generar  plazas de trabajo, garantía de agua potable, suministro de energía eléctrica, sana diversión, seguridad social, erradicación de la corrupción y construir una democracia representativa y participativa.
  
Hay que destacar que la FAO ofrece apoyo técnico en busca de contribuir con programas que humanicen la administración pública, en el contexto de una plataforma estructural en provecho de la población.
   
También, es indispensable superar las debilidades de las instituciones públicas e identificar los problemas que complican la existencia, mediante alternativas eficaces que permitan soluciones puntuales.
   
Quienes controlan los poderes políticos, económicos y sociales deben encarar con responsabilidad los desafíos, en procura de que imperen justicia social, equidad y la bienaventuranza por el bien común.

Y los ciudadanos, de su lado, deben empoderarse y consagrarse en una cruzada por su felicidad y la paz social.




0 comentario(s)


Le restan 1000 caracteres.

Normas de uso

Este periódico no se responsabiliza de las opiniones vertidas en esta sección y se reserva el derecho de no publicar los mensajes de contenidos ofensivo o discriminatorio.




View My Stats