21 Septiembre 2019 12:47 AM

PortadaOpiniónEditorial

Editorial

Maltrato a la Justicia

ACTUALIZADO 16.05.2019 - 7:27 pm

0 COMENTARIOS

enviar por email

imprimir

ampliar letras

reducir letras

Indignación general ha causado el fallo de la Justicia en apelación que redujo a dos años de prisión la condena a Marlin Martínez, por su vinculación en el asesinato de la adolescente embarazada Emely Peguero, hecho que consternó a la comunidad nacional.
   
Los jueces que conformaron el tribunal colegiado, no vieron razones jurídicas y pruebas válidas en el expediente presentado por el Ministerio Público, por lo cual justificaron la reducción de la pena a favor de la señora Martínez, mientras que la población y la opinión pública se habían hecho la expectativa de que, en esta ocasión, la Justicia elevaría la condena a 20 años, corrigiendo los 5 años que se le dictaron en primera instancia.
    
El contraste entre lo esperado y lo fallado en apelación, ha provocado la indignación y la ira de familiares, relacionados y de la comunidad, quienes consideran que no se hizo justicia por efecto de las “influencias” políticas que interfirieron a favor de la madre del asesino de Emely.
   
Esa reacción y forma de ver la actuación de los jueces y del propio Ministerio Público, sea falsa o verdadera tiene un resultado objetivo y real, consistente en el descrédito de la Justicia, la cual por esa forma inefectiva y poco ética de aplicar justicia, se ha convertido en una de las instituciones de menor nivel de credibilidad en la población.
   
Según esa conclusión, la justicia está en manos de los poderosos, sean políticos o empresarios y preferiblemente opera a favor de esos intereses, negándole justicia a los menos favorecidos de la fortuna. Por eso tienen razón quienes defienden y luchan por una Justicia independiente, integrada por jueces capaces, honorables, no partidistas y que fallen según las categorías de derecho y no de acuerdo a sus compromisos con los poderosos.
   
El resultado final que se puede vislumbrar después de este fallo en el caso de Emely, es sencillamente más descrédito para la Justicia en todos sus estamentos, por lo que se hace imperativa una reforma de la Justicia dirigida a una mayor independencia.
¡Sí, por una Justicia Independiente!

Calidad de la Educación


Los resultados de la primera evaluación diagnóstica que muestran el mal desempeño de los estudiantes del sexto grado, obligan a las autoridades no solo a una revisión de la gestión educativa, sino a la implementación de un verdadero plan nacional para la calidad de la educación.
   
El Ministro de la cartera, Peña Mirabal, reconoce la necesidad de reforzar la supervisión del proceso educativo y la integración de la familia como condiciones imprescindibles para mejorar el nivel de desempeño de los educandos.
   
Esos aspectos deben estar presentes en una estrategia encaminada a la calidad de la educación, pero en un plan nacional deben definirse: políticas dirigidas al personal docente y su capacitación continua; la adecuación del currículo según capacidades y potencialidades del entorno educativo; el empleo de la tecnología educativa y de las nuevas plataformas cibernéticas; así como la mejoría en los métodos de evaluación y enseñanza. Y todo ello en función de metas que reduzcan los indicadores que se asocian a la baja calidad de la educación.
¡Comencemos ahora a mejorar la calidad de la educación!



0 comentario(s)


Le restan 1000 caracteres.

Normas de uso

Este periódico no se responsabiliza de las opiniones vertidas en esta sección y se reserva el derecho de no publicar los mensajes de contenidos ofensivo o discriminatorio.