25 Abril 2019 3:50 PM

PortadaOpiniónEditorial

Editorial

Julian Assange y estado de derecho

ACTUALIZADO 12.04.2019 - 7:05 pm

0 COMENTARIOS

enviar por email

imprimir

ampliar letras

reducir letras

Un estado de derecho y la garantía de los derechos ciudadanos deben sustentar la democracia representativa y participativa, porque es vital en procura de que el orden institucional regule el comportamiento de la población y la sociedad.
   
Además, ese proceso debe complementarse con la aplicación y administración de justicia en base al debido proceso, en razón de que es la base para el funcionamiento eficaz de un sistema político democrático sujetado en el espíritu de la ley e institucionalidad.
   
Quienes violan la Constitución y las leyes deben ir a la justicia para responder por sus acciones, pero es deber de los representantes del Ministerio Público y los jueces investigar con exhaustividad los hechos en busca de capturar evidencias confiables para elaborar expedientes que aseguren procedimientos judiciales transparentes y legítimos, ya que solo de ese modo se impone la justicia.
   
La introducción a esta nota editorial es transcendental para analizar el arresto del fundador de WikiLeaks Julian Assange, quien fue detenido por la Policía Británica, luego que el gobierno de Ecuador le retirara su protección en su embajada en Londres, en cuya sede estaba refugiado desde el año 2012, en el marco de un escape de una posible extradición a Suecia por alegados abusos sexuales;  y a Estados Unidos por atentar contra la seguridad del Estado, a través de documentos secretos oficiales que divulgó en medios de información y las redes sociales.
   
Unidades policiales en Londres apresaron a Julian Assange, tras las autoridades ecuatorianas autorizar la penetración a la sede diplomática, en atención a una petición de extradición por parte de Estados Unidos.
   
WikiLeaks mostró al mundo un dossier voluminoso, el cual se alimentó en datos e informaciones que reflejaron fragrantes violaciones a derechos humanos y políticos, actos de corrupción y abusos de poder en Estados Unidos y otros países.
   
Julian Assange está acusado de conspiración contra regímenes democráticos; sin embargo, él ha afirmado que su ejercicio se inscribe en un sistema plural, transparente y de plena libertad de expresión, difusión de pensamiento e ideas, prensa e información.
   
Sea culpable o no, es lo correcto e institucional,  quienes imparten justicia en Suecia y Estados Unidos, porque son los gobiernos de esas dos naciones que reclaman la extradición, deben respetar los derechos a Julian Assange, con el empleo de procedimientos jurídicos imparciales, que deben incluir su derecho a una legítima defensa.   
¡Qué se respeten, pues, los derechos de Julian Assange!

Pederastia, moral e Iglesia


El papa emérito Benedicto XVI ha publicado un documento de manera sorpresiva, en el que plantea que los abusos sexuales en la Iglesia Católica tienen su origen en el colapso moral de la sociedad.
   
Además, denuncia que una justicia garantista ha protegido durante años a los pederastas; eso se practica en todos los sectores sociales, por tanto, es un mal que debe combatirse con firmeza por la dignidad de la población, en especial de niños y adolescentes.
   
Carencia de valores y de principios, ausencia de Dios y conducta inhumana son soportes de actos indignantes, por tanto, hay que aunar esfuerzos contra esas “aberraciones”.


0 comentario(s)


Le restan 1000 caracteres.

Normas de uso

Este periódico no se responsabiliza de las opiniones vertidas en esta sección y se reserva el derecho de no publicar los mensajes de contenidos ofensivo o discriminatorio.