21 Mayo 2019 3:19 AM

PortadaOpiniónEditorial

Editorial

El trauma del CNM

ACTUALIZADO 11.03.2019 - 7:44 pm

0 COMENTARIOS

enviar por email

imprimir

ampliar letras

reducir letras

Lo acontecido a raíz de la sesión de evaluación de los jueces de la SCJ por parte del Consejo Nacional de la Magistratura, sin lugar a dudas se constituirá en un trauma engramático que quedará como una cicatriz en el cerebro colectivo de la comunidad nacional.
   
Los comentarios sobre la evaluación de la magistrada Miriam Germán, que más que evaluación fue un juicio acusatorio recurriendo a “infundios” de gran impacto dado la solemnidad de la escena, cuando dichos comentarios se quedan en los procedimientos jurídicos y en el anecdotario mundano muy proclive de los opinadores, solo sirven para fanatizar las adhesiones a favor o en contra de los actores, confundiendo las intenciones ocultas de los actores y entreteniendo y desviando la atención pública.
   
La comprensión simplificada de ese espectáculo se encuentra fácilmente en la función latente que está detrás de las acusaciones y la trama persecutoria de corte autoritario que se montó para justificar los infundios.
  
Esa función latente se halla en la necesidad estratégica que tiene la facción gobernante de no solo controlar todos los órganos del Estado en general, sino en particular los órganos de la Justicia, con especial énfasis de la Suprema Corte de Justicia, para asegurar la imperativa impunidad frente a las eventualidades que se podrían producir con la salida institucional del poder.
   
Se trata de una necesidad que no es solo de protección frente a eventuales ataques de sus contrarios, sino una clara expresión de la tendencia al monopolio, propia de toda dominación de carácter personal, como lo es el “caudillismo patrimonialista”, combinado con la necesidad de acrecentar y maximizar el poder de forma monopólica, dentro de un sistema desregulado caracterizado por la escasa y débil institucionalidad legal predominante. En esas circunstancias hay  la necesidad para el poder dominante de asegurar el monopolio de la apropiación de la SCJ. En ese orden, la jueza Miriam Germán ha demostrado por su independencia y honestidad que sería un obstáculo no deseable para esos propósitos.
   
Así que monopolizar el poder y asegurar el manto de la impunidad con una SCJ “del poder”, son las razones que justifican maquiavélicamente el mal trato dado a una magistrada que ha aspirado a fundamentar su actuación como jueza en lo que es de derecho con fundamento en las categorías jurídicas y las normas civilizatorias.
¡La explicación es sencilla y política, pero el trauma ha sido doloroso!

Alerta con la sequía


Cada vez más las propias autoridades alertan sobre la sequía y llaman a la población a racionalizar el uso del agua todavía disponible, a manera de mitigar la grave situación.
   
El fenómeno nos pone al descubierto en la impreparación del país para afrontar los daños de la sequía. Las autoridades políticas prácticamente abandonaron el plan nacional de construcción de presas y la última presa que se puso en operación fue la de Monción, mientras Monte Grande tiene más de 15 años en construcción y Güaigüí, La Placeta y Alto Yuna han quedado abandonadas. Asimismo, no se construyen lagunas de amortiguamiento, sobre todo para irrigación y para los animales. Ante esas fallas de prevención y solución, solo caben dos iniciativas:
Racionalización del agua disponible; y rezar al Todopoderoso.    


0 comentario(s)


Le restan 1000 caracteres.

Normas de uso

Este periódico no se responsabiliza de las opiniones vertidas en esta sección y se reserva el derecho de no publicar los mensajes de contenidos ofensivo o discriminatorio.