20 Marzo 2019 7:02 AM

PortadaOpiniónEditorial

Editorial

Expectativas y crisis

ACTUALIZADO 04.03.2019 - 7:29 pm

0 COMENTARIOS

enviar por email

imprimir

ampliar letras

reducir letras

En la opinión pública flotan dos expectativas inquietantes, una en el plano local y otra en el plano internacional. En el plano local la reunión de anoche del Comité Político del PLD concentró la preocupación nacional, en medio de un conflicto interno que amenaza con su unidad y posibilidades electorales. La gente cree que una división del partido de Gobierno, pondría en peligro la continuidad del partido de cara a las elecciones previstas para el 2020.
   
Esa crisis eleva su nivel de tensión a medida que la facción del Presidente Medina fortalece al menos su poder fáctico, en tanto que la facción del expresidente Fernández fortalece su legitimidad democrática reactivando su viejo encanto que le mereció el calificativo de “encantador de serpiente”.
   
Esa lucha aunque en primera instancia se ve como una amenaza en contra de la factibilidad electoral del partido, ha servido para concentrar la atención de la sociedad política, ya que esa disputa monopoliza la atención del elector. Y no se alcanza a ver por ahora cuál será la fórmula que resolverá ese conflicto. Solo cabe especular sobre las dos posibles opciones: o se concretiza la división: o se resuelve la crisis mediante algún pacto que logre la unidad de la organización. Mientras tanto solo cabe esperar.
   
En el plano internacional la expectativa se concentra en la solución de la crisis de gobernabilidad de Venezuela, cuya situación es dramática e insoportable para la población. Esa situación ha sido consecuencia de los efectos cruzados causados por la conspiración internacional que ha asfixiado la economía, combinada con la incapacidad casi absoluta del socialismo de Maduro de responder en el plano económico, para tratar de modificar el drama de los venezolanos que cada vez más le retiran con el apoyo que contara la “revolución bolivariana”, reduciéndose al apoyo de los militares.
   
El reingreso de Guaidó a Venezuela y el anuncio del respaldo de los EE.UU para fortalecer una coalición internacional para sacar a Maduro del poder, abre otro episodio que mantendrá en vilo la expectativa sobre qué pasará en Venezuela. El apoyo de Rusia a Maduro que plantea una salida negociada sin intervención militar, podrá servir de sostén de una espera angustiosa que le dará respiro a las fuerzas del “chavismo”.
   
Pero queda pendiente la interrogante de cómo se podrá resolver ese conflicto, sobre todo, si se quiere evitar una guerra que podría tener consecuencias indescifrables para la estabilidad de Venezuela y de toda la región latinoamericana.
¡Quedan pendientes, pues, las expectativas a esas crisis!

El Cabral y Báez


En su discurso de rendición de cuentas el Presidente Medina saltó el caso del hospital de Santiago. El Presidente omitió referirse al Cabral y Báez, el más grande hospital de la región del Cibao, cuya reparación y transformación se inició hace 7 años y no se ve para cuándo se terminará su rehabilitación.
   
Sobre el Cabral y Báez, así como las dos carreteras que conectan con Puerto Plata, el Gobierno debería darle otro tratamiento, más transparente y más eficiente, porque el que se le está dando solo sirve para alimentar prejuicios inútiles.
¡Apoyemos al gobierno con el Cabral y Báez y las carreteras hacia Puerto Plata!     


0 comentario(s)


Le restan 1000 caracteres.

Normas de uso

Este periódico no se responsabiliza de las opiniones vertidas en esta sección y se reserva el derecho de no publicar los mensajes de contenidos ofensivo o discriminatorio.