23 Abril 2019 2:20 AM

PortadaOpiniónEditorial

Editorial

Retos de líderes políticos en un año preelectoral

ACTUALIZADO 03.02.2019 - 6:41 pm

0 COMENTARIOS

enviar por email

imprimir

ampliar letras

reducir letras

Resultados de estudios e investigaciones presentados por técnicos del Programa de las Naciones Unidas para el Desarrollo (PNUD) y del Banco Interamericano de Desarrollo (BID), desnudan una dramática realidad social y económica que lastima  a la mayoría de las familias dominicanas. Conforme al PNUD, organismo que presentó la actualización del Mapa Interactivo de Desarrollo Humano en República Dominicana, el 20 % de  los más ricos percibe el 50 % de la riqueza nacional, mientras que el 20 % más pobre solo recibe el 6 %, acorde con los hallazgos en la “Encuesta Nacional de Fuerza de Trabajo”.
   
Esto explica que la concentración de riquezas en reducidos grupos se expresa en la pobreza que lacera a la población mayoritaria, lo que se traduce en una crisis socioeconómica que crea un ambiente tétrico que afecta a millones de personas.
   
Se adiciona a este cuadro desempleo, hambre, desigualdad, insalubridad e iniquidad que condenan a la mayoría de los dominicanos a vivir en condiciones deprimentes, porque se desenvuelven en un ambiente inhumano.
   
Esa problemática influye en el desarrollo de violencia, criminalidad, narcotráfico, sicariato y otras manifestaciones criminales, las cuales atemorizan a la población; la situación es desesperante, porque muchos incursionan en bandas y pandillas para sobrevivir.
   
Por otro lado, El Banco Interamericano de Desarrollo (BID),  desglosó el informe “El futuro del trabajo en América Latina y el Caribe”,  en el cual se establece  que la República Dominicana necesitará 282 mil 363 maestros, 41 mil 799 médicos y 103 mil 9 enfermeros de cara al futuro para registrar un crecimiento sustentable.
   
Ante esa realidad, los líderes de los partidos políticos deben meditar y estudiar las cifras negativas que se muestran en los informes, porque las mismas se desprenden de una radiografía social aplicada a la sociedad, en el contexto de investigaciones científicas realizadas por especialistas en la materia.
   
Como este 2019 es un año preelectoral, es oportuno que las cúpulas partidistas aúnen esfuerzos, energías y voluntades en la consecución de elaborar un diagnóstico de la problemática social y económica, ya que es la base para definir las alternativas en procura de superar la crisis y dignificar la vida.
   
Procede que se abandonen las confrontaciones estériles y se asuman los desafíos en base a la planificación y redacción de programas confiables, creíbles y alcanzables; su compromiso debe ser por el bien común.
  
Hay que trabajar para elevar la calidad de vida, mejorar la educación, dinamizar la producción y la economía, asegurar asistencia médica eficiente  por la salud, generar plazas de trabajo y dar respuestas satisfactorias a las necesidades apremiantes de la población.
   
Los males sociales y económicos están sobre la mesa, solo falta que los líderes políticos adquieran conciencia del rol que le asiste ante la sociedad, por tanto, deben  comprender e interpretar la crisis que golpea a los dominicanos, ya que es clave para ejecutar programas tendentes a erradicar los problemas que mantienen a la nación en el atraso y el subdesarrollo.

Hay que trabajar por la dignidad humana y un mejor país; manos a la obra, entonces.


0 comentario(s)


Le restan 1000 caracteres.

Normas de uso

Este periódico no se responsabiliza de las opiniones vertidas en esta sección y se reserva el derecho de no publicar los mensajes de contenidos ofensivo o discriminatorio.