15 Junio 2019 6:36 PM

PortadaOpiniónEditorial

Editorial

Paso de avance

ACTUALIZADO 08.01.2019 - 7:33 pm

0 COMENTARIOS

enviar por email

imprimir

ampliar letras

reducir letras

La aprobación por parte del Poder Ejecutivo de seis reglamentos sometidos por el INTRANT, constituye un paso de avance en el establecimiento de un nuevo régimen para regular el tránsito y transporte en la República Dominicana.
   
En relación específicamente sobre el tránsito, hemos sostenido la necesidad que tiene el país en materia del tránsito, por la falta de un sistema de autoridad de carreteras y calles que supervise el comportamiento de los conductores y choferes para obligarlos a respetar la ley y las normas del tránsito.
   
Ese sistema debe concebirse como un proyecto, similar al 911, que no solo contenga una definición del componente normativo, tal como lo avanzan los reglamentos aprobados, sino que además contenga una plataforma tecnológica informática en redes, así como unidades vehiculares debidamente equipadas con la moderna tecnología disponible y un personal de tránsito debidamente entrenado y decentemente recompensado, de modo que se establezca una nueva mística apegada al buen desempeño y alejada de la vieja cultura del “macuteo”, tal como se iniciara la AMET en tiempo de Hamlet Hermann.
   
Con los reglamentos aprobados y con la red de unidades de vigilancia de calles y carreteras, esa nueva autoridad del tránsito pudiera “civilizar” el comportamiento caótico y desordenado que hoy exhiben los conductores y choferes en las modernas autopistas que conforman la red vial dominicana, comportamiento causante de miles de muertos anuales, y que han convertido a los accidentes de tránsito en la mayor causa de muertes en el país.
   
Los reglamentos solos no podrán ordenar el tránsito en el país. Es imprescindible entender esa misión de regulación del tránsito como un plan o proyecto con todos sus componentes. El INTRANT en ese caso sería la sombrilla institucional y la nueva autoridad de carreteras sería el brazo operativo del INTRANT.
   
Ese proyecto es urgente e importante para eliminar o al menos reducir la ocurrencia de tantos accidentes de tránsito causantes de tantas víctimas fatales. De asumir este proyecto de forma completa e integral, el Gobierno saldría mejor valorado en su gestión.
¡Aprovechemos los reglamentos para el tránsito y completemos la obra!

Ataque a la Justicia


En el Día del Poder Judicial se produjo un ataque a la Justicia por parte del FALPO “embarrando” el frente del edificio que aloja a la Suprema Corte de Justicia y la Procuraduría, como expresión del descrédito que ha caracterizado el desempeño de la Justicia dominicana en los últimos años.
   
Aunque ese desempeño de la Justicia justifica una acción ciudadana de rechazo y repudio, la forma empleada por los protestantes del FALPO ha sido ponderada como una acción de igual forma repudiable, con la que la mayoría de los ciudadanos decentes no están de acuerdo. El desprecio le ha caído también al FALPO.
   
Sirva esa acción negativa y reprochable para resaltar la necesidad de que la Justicia se fortalezca con suficientes recursos, pero sobre todo, con la despolitización de los cuadros partidarios introducidos en ella y que han contaminado sus fallos y su imagen.
¡Limpiemos, pues, la Justicia!


0 comentario(s)


Le restan 1000 caracteres.

Normas de uso

Este periódico no se responsabiliza de las opiniones vertidas en esta sección y se reserva el derecho de no publicar los mensajes de contenidos ofensivo o discriminatorio.