23 Octubre 2018 3:14 AM

PortadaOpiniónEditorial

Editorial

Incertidumbre

ACTUALIZADO 01.10.2018 - 6:02 pm

0 COMENTARIOS

enviar por email

imprimir

ampliar letras

reducir letras

La reconocida encuesta Gallup del Periódico Hoy, muestra un escenario político-electoral que expresa un clima nacional caracterizado por la incertidumbre. Los primeros datos de la encuesta confirman la pérdida de simpatía de los partidos políticos en la población y el alto nivel de indefinición respecto a las ofertas electorales de los principales partidos.
   
Ante la pregunta de ¿Quién le gustaría fuera el próximo presidente?, la encuesta arroja un empate técnico entre Abinader, Fernández y Medina en torno a un 14 %; y en un segundo lugar coloca a Margarita con un 10%. Lo que llama más la atención es el alto nivel de indecisos que alcanza la mayor puntuación con un 21%.
   
Si de la preferencia se pasa a la creencia, ante la pregunta: ¿Quién cree Ud. que será el próximo presidente?, los porcentajes favorecen a Fernández con un 22%; Medina con un 19%; y Abinader con un12%, mientras que solo un 3,5% cree que será presidenta Margarita Cedeño. Aquí llama la atención que un 34 % se manifiesta indeciso, confirmando el alto nivel de indefinición que expresa, a su vez, la incertidumbre que caracteriza el clima político-electoral de la sociedad política.
   
Ya se sabía por otras mediciones como la hecha por Mark-Penn que casi un 60 % de la población se declara independiente de los partidos. Estos nuevos datos de la Gallup confirman esa tendencia hacia la indefinición partidaria de la población y hacia la incertidumbre. Las ofertas partidarias no concitan las preferencias del electorado como en otros tiempos.
   
¿Qué hay detrás de esa indefinición e incertidumbre? Lo primero es la indefinición y suspenso que ha traído la posición del Presidente Medina de posponer su decisión sobre la reelección hasta marzo del próximo año y mantener el conflicto a lo interno del partido de gobierno entre él y su contrincante Fernández. Por eso tampoco los precandidatos que se han lanzado por la precandidatura casi no se marcan en la encuesta, con la excepción de Domínguez Brito que alcanza poco más del 1%. Hasta que esa situación no se defina por la unidad o por la división del PLD, el clima seguirá cargado de incertidumbre.
   
La situación también significa, que dentro de la oposición, aunque la figura que luce más preferida es Abinader, tampoco esta opción ha podido concitar una decisiva simpatía como para hacer que la población se vuelque mayoritariamente por dicha opción. Son datos e interpretaciones que validan en cierta forma la creencia generalizada de que en el país no hay una oposición real frente a la gestión de gobierno, por ello se sentencia que no hay oposición. Incluso desde la oposición emergen actitudes y especulaciones que hablan de su maridaje solapado con sectores del propio gobierno. Por eso la resistencia popular se ha expresado, pero también sin una agenda política de Estado, mediante la Marcha Verde, cuya simpatía y fuerza de atracción desborda la que por sí misma genera la oposición en su conjunto.
   
En consecuencia, en el país político reina un vacío que hasta ahora no llenan ni las fuerzas antagónicas del gobierno, ni las fuerzas atomizadas e incoherentes de la oposición, las cuales aún no logran pegar con una propuesta alternativa que concite a su favor el vuelco mayoritario de la población.

¡La decisión de la reelección pendiente definirá la situación! 


0 comentario(s)


Le restan 1000 caracteres.

Normas de uso

Este periódico no se responsabiliza de las opiniones vertidas en esta sección y se reserva el derecho de no publicar los mensajes de contenidos ofensivo o discriminatorio.