18 Agosto 2018 4:08 AM

PortadaOpiniónEditorial

Editorial

Por quién suenan las campanas-Ley de Partidos

ACTUALIZADO 06.08.2018 - 7:30 pm

0 COMENTARIOS

enviar por email

imprimir

ampliar letras

reducir letras

Obviamente, si el Señor Presidente de la República, Lic. Danilo Medina, emite el decreto que prolonga el tiempo de legislatura para conocer el anteproyecto de Ley de Partidos por 15 días más, ha de suponerse, su interés en este anteproyecto, tanto tiempo debatido, pero a la vez tanto tiempo echado a un lado y al olvido. Un anteproyecto que los intereses políticos lo han descuartizado y ensamblado como modo, moda o medida de manera y de traje.
   
Lamentablemente, la conciencia de este pueblo y de los ciudadanos de este país ha estado empecinada  por tantos años, por la igualdad ciudadana, la libertad humana, la autodeterminación y la libre elección del individuo, para que sean modales para el establecimiento de indicadores que generen y vengan a consolidar la democracia dominicana como nación libre y soberana.
   
Al parecer, gran parte de los legisladores, impulsados por dirigentes y fuerzas de sus partidos, no poseen el interés en este proyecto. Como entes responsables y autónomos de las funciones que les invisten, no muestran compromiso con su deber y ante el pueblo que los eligió llevándolos al curul, donde deben representarlo, sabiendo que son una voz del grito nacional de la población dominicana, que definitivamente pide que el sistema político partidario sea normado y establecido de la manera más sana y unánime, para que sea aprobado y sea aplicado a las próximas elecciones generales del país; y que tanto los partidos políticos, como el pueblo dominicano, puedan estar conformes con su desarrollo y ejecución eleccionaria en los comicios a celebrarse en el año 2020, para de tal forma llevar al sentir del voto la dignidad humana y el respeto a los que salgan gananciosos en el proceso electoral, de manera que la Junta Central Electoral pueda dictaminar sobre los resultados de la votación con la conciencia social y la seguridad de la libre determinación sobre la verdad y sentimiento de cada ciudadano.
  
La libre elección debe quedar ratificada sin obstáculo que impulse a una falsedad, sin imposición de fuente y fuerzas extrañas a las buenas costumbres, valores y respeto a cada uno de los integrantes de esta sociedad, quienes albergan la esperanza de unas elecciones limpias, donde solo impere la justicia y verdad de los hechos ocurridos.  
   
Esperamos que los partidos de oposición y el partido gobiernista al fin entiendan que primero y más que todo, las campanas deben sonar a oído del pueblo, que llega al universo nacional y que es el que proclama un mejor destino en su representación política nacional.

Murales y cultura


Aplicar el arte de la pintura en murales y espacios públicos masifica la cultura, porque cristaliza una comunicación visual que propicia conexiones con todos los sectores de la sociedad.
   
En esa dirección se inscribe el diseño de murales en diferentes áreas de la Ciudad Corazón, en el contexto de una política cultural que auspicia la alcaldía de Santiago.
   
Articular creatividad e inspiración para hacer arte es despertar la consciencia de la población, proceso que libera al hombre del oscurantismo.
   
Coadyuvar a convivir con tradiciones y costumbres es afianzar la identidad de los pueblos, y esto eleva la consciencia del ser.


0 comentario(s)


Le restan 1000 caracteres.

Normas de uso

Este periódico no se responsabiliza de las opiniones vertidas en esta sección y se reserva el derecho de no publicar los mensajes de contenidos ofensivo o discriminatorio.