17 Diciembre 2018 6:13 AM

PortadaOpiniónEditorial

Editorial

Puerto de Manzanillo: patrimonio del pueblo

ACTUALIZADO 03.08.2018 - 7:30 pm

0 COMENTARIOS

enviar por email

imprimir

ampliar letras

reducir letras

Agrada la decisión del Gobierno, mediante la cual descarta la privatización del Puerto de Manzanillo, provincia de Montecristi, en la Línea Noroeste, y opta por preservarlo como patrimonio estatal.
   
También asume un plan para rehabilitar al referido muelle, lo que conlleva su modernización y la transformación en una plataforma en procura de dinamizar la economía y el comercio, a través de las exportaciones de productos agrícolas, agroindustriales e industriales.
   
Es importante que el Gobierno mantenga la conservación del desembarcadero como patrimonio del Estado y del pueblo, porque solo de ese modo se podrá beneficiar la colectividad.
   
Se trata del ancladero de mejor calado de Latinoamérica y el Caribe, lo que significa que su profundidad garantiza que embarcaciones gigantes puedan arribar y desplazarse sin dificultades.
   
Otra ventaja es que está a solo 36 millas de los Estados Unidos, específicamente de la Florida, así como de varias islas enclavadas en la región, situación factible para abaratar costes, tiempo y recursos en el comercio internacional.
   
Es inaceptable que el Puerto de Manzanillo sea traspasado a empresarios de Santiago y la capital que tienen interés en su administración y control, debido a que su propósito es generar riquezas con fines particulares, sin importarles la suerte de la población y las comunidades radicadas en la agreste, olvidada y abandonada subregión noroestana.
  
Procede que el muelle de Manzanillo se utilice como soporte en la búsqueda del crecimiento social y económico del Noroeste con un objetivo esencial: el desarrollo humano.
¡Qué se conserve el Puerto de Manzanillo como uno de los bienes del pueblo!

¡Salve, atletas excelentes!


La excelente participación de los atletas dominicanos en los “XXIII Juegos Deportivos Centroamericanos y del Caribe, Barranquilla 2018”, enaltece a República Dominicana  y es una expresión que dignifica con orgullo la dominicanidad.
   
Hay que resaltar la hazaña de los gimnastas nacionales, porque a pesar de que el Estado no les ofrece las atenciones requeribles, se entregan en cuerpo y alma en competencias con deportistas de otras naciones, quienes reciben sólido apoyo de los gobiernos, la clave para registrar un alto rendimiento.
  
Representantes de las delegaciones de todas las disciplinas deportivas exhiben talento, disciplina y amor patrio en los diferentes escenarios, factores determinantes para obtener medallas que se convierten en símbolos del país.
   
Es grato escuchar las notas del Himno Nacional y observar ondear la Bandera Nacional en proscenios donde se concentran multitudes del mundo, porque late el patriotismo y se afianza la identidad.
   
Conquistar 107 medallas, incluidas 25 de oro, consagra a los atletas dominicanos como héroes, porque desafían todas las adversidades para catapultar a la dominicanidad en su máxima expresión.
   
¡Salve, atletas excelentes! Porque ustedes llenan de esplendor y de ensueños los espacios geográficos que conforman a República Dominicana, y con sus éxitos despiertan una esperanza por un mañana mejor.
  
 Además, aunque sea por momentos fugases, transmiten felicidad a un pueblo que necesita aliento y fortaleza para transitar hacia un mundo de paz y bienestar social.
¡Loor a los atletas que representaron con decoro al país, en los Juegos Barranquilla 2018!


0 comentario(s)


Le restan 1000 caracteres.

Normas de uso

Este periódico no se responsabiliza de las opiniones vertidas en esta sección y se reserva el derecho de no publicar los mensajes de contenidos ofensivo o discriminatorio.