25 Mayo 2018 10:46 PM

PortadaOpiniónEditorial

Editorial

Entorno complejo

ACTUALIZADO 09.05.2018 - 10:59 pm

0 COMENTARIOS

enviar por email

imprimir

ampliar letras

reducir letras

El país transita, política y económicamente, dentro de un entorno cada vez más complejo y difícil, sobre todo para los políticos y los empresarios tomadores de decisiones que trazan el rumbo de la nación.
   
Con el desmantelamiento del esquema internacional que impulsaba Brasil a raíz del descubrimiento del “Lava Jato”, el país perdió una fuente importante de financiamiento externo a través de las cuales las multinacionales brasileñas suplantaron por cerca de dos décadas a las empresas multinacionales de los EEUU, principal socio comercial del país.
  
La consecuente judicialización de empresarios y políticos involucrados en los sobornos, especialmente de la Odebrecht, ha estremecido la vida política de varias naciones latinoamericanas que se integraron a ese esquema brasileño, procesos detrás de los cuales sin dudas está jugando un papel hegemónico la propia Justicia norteamericana, cuya influencia atemoriza a muchos empresarios y políticos de la región.
   
Frente a esa situación el Gobierno dominicano, al ver limitada esa fuente externa de financiamiento, de forma inteligente y sorpresiva, anuncia la apertura de relaciones con la China comunista, con la cual supuestamente se abre una fuente de financiamiento estratégica para una serie de proyectos de gran importancia para el país, que montarían los 3 mil millones de dólares, y que le darían un largo respiro al gobierno dominicano. Sin embargo, aunque el hecho ha merecido un gran apoyo de los líderes empresariales, la jugada constituye un serio desafío para las ya difíciles relaciones con los EE.UU, lo que no deja de introducir incertidumbre en el entorno internacional que gravita sobre el país.
   
Otros factores que han emergido en el contexto internacional son el “factor Trump” que trata de alterar la reglas del “nuevo orden mundial”, volviendo a viejos esquemas proteccionistas, y más recientemente anulando el pacto internacional de los EEUU con Irán, mediante el cual se había dado un paso de avance al limitarse el programa nuclear de ese país del Medio Oriente, al tiempo que los EEUU le levantaban las sanciones económicas. Esa nueva amenaza ha tenido de inmediato una elevación en los precios internacionales del petróleo, que para nuestro país se han elevado por encima de los 70 dólares el barril, cuando las proyecciones presupuestales solo consideraron unos precios en torno a los 49 dólares el barril.
  
Esa compleja situación internacional, que encierra oportunidades pero al mismo tiempo riesgos y serias restricciones para nuestro país, se conjuga con una situación política interna que agrega más incertidumbres que apuntan a una perspectiva de cierta inestabilidad y de alta tensión. El debate y la dinámica en torno a la Ley de Partidos y las primarias, coloca a la institucionalidad de la nación de cara a la contradicción dialéctica de si avanzar hacia una nueva forma de dictadura de partido único, o si decidir romper con la tradición autoritaria herencia del trujillismo, y concertar un acuerdo para consolidar la aspiración democrática que reposa violada en la Constitución de la República.
   
Las complejidades del entorno y sus riesgos, unidas a las confusiones internas derivadas de la ambición, la intolerancia y la incapacidad de convivir respetando las “reglas”, obscurecen las perspectivas económicas y democráticas del país, haciendo más incierto el futuro dominicano.

¡Es imperativo, pues, consensuar y pactar por la democracia!  


0 comentario(s)


Le restan 1000 caracteres.

Normas de uso

Este periódico no se responsabiliza de las opiniones vertidas en esta sección y se reserva el derecho de no publicar los mensajes de contenidos ofensivo o discriminatorio.




Anuncio Adwords