20 Octubre 2018 8:31 PM

PortadaOpiniónEditorial

Editorial

Inflación voraz

ACTUALIZADO 06.05.2018 - 4:23 pm

0 COMENTARIOS

enviar por email

imprimir

ampliar letras

reducir letras

La subida de cuatro pesos, el pasado fin de semana,  al galón del Gas Licuado de Petróleo y la cotización del dólar que se acerca al 50X1, afianzan el proceso inflacionario que afecta a las familias dominicanas de medianos y bajos ingresos.
   
Al margen del crecimiento de la economía que establece el Banco Central, la inflación devora las “pírricas” entradas de dinero de la mayoría de ciudadanos, debido la pérdida sustancial de la capacidad de compra.
   
Además del GLP y la moneda estadounidense, todos los combustibles, alimentos y productos de primera necesidad están muy caros; la vida se torna muy compleja y difícil.
  
Hoy día la canasta familiar está carísima, porque los costes de producción y los precios superan hasta en un 50 % los salarios que perciben los trabajadores, incluso el propio Banco Central ha establecido que se necesitan 29 mil pesos para encarar las necesidades básicas  de la población.
   
No obstante, es una realidad dramática, el sueldo promedio de la mayor parte de los servidores públicos y quienes laboran en el sector privado es de 13 mil pesos, es decir, que cada mes se registra un déficit de 16 mil pesos, o sea, se percibe menos del 50 % de  lo  requerible para apenas sobrevivir.
   
El poder adquisitivo está aniquilado, por eso se incrementa en el país  el hambre, la desnutrición y la mortandad materno-infantil; la existencia se le complica a millones de personas para subsistir.
   
Frente a este cuadro deprimente los políticos, gobernantes y opositores, en una actitud irresponsable e inhumana, centran la atención en una Ley de Partidos, en especial sobre las primarias, en función de sus intereses particulares porque el pueblo no le importa para nada.
   
Es hora de que los ciudadanos se empoderen y decidan reclamar sus derechos para vivir con dignidad.    

Albert Pujols e inmortalidad


Albert Pujols, quien es un astro del béisbol, ha logrado la proeza de construir una carrera de ensueños en las Grandes Ligas al convertirse en el jugador número 32 en conectar tres mil hits en una trayectoria paradigmática.
   
Su grandeza se inmortaliza, porque ha jugado en buena lid, o sea, que no ha recurrido al fraude para lograr un rendimiento basado en la excelencia.
   
Albert Pujols es dominicano, por tanto, sus logros tienen el sello de la dominicanidad, y muestra al mundo el talento, la honestidad y los valores que opacan a quienes empañan la imagen de la nación.
   
Se trata de una heroicidad que lo coloca en el sendero del Salón de la Fama del Béisbol de los Estados Unidos para coronar con broche de oro su limpia carrera, en la cual se ha consagrado con decoro.
   
Sus números producidos con el bate, y su integridad cultivada con un comportamiento y una conducta que  nutren su nobleza, lo convierten en un ejemplo excepcional.
   
Congratulamos a Pujols, porque ha triunfado con esfuerzos, sacrificios, voluntad y virtudes que lo transforman en un ser que es referencia para transitar por la vía correcta.

¡Salve Albert Pujols, superestrella de las Grandes Ligas y un prototipo humano!


0 comentario(s)


Le restan 1000 caracteres.

Normas de uso

Este periódico no se responsabiliza de las opiniones vertidas en esta sección y se reserva el derecho de no publicar los mensajes de contenidos ofensivo o discriminatorio.