19 Septiembre 2018 5:03 PM

PortadaOpiniónEditorial

Editorial

Misión del TSE

ACTUALIZADO 09.04.2018 - 6:16 pm

0 COMENTARIOS

enviar por email

imprimir

ampliar letras

reducir letras

El nuevo Tribunal Superior Electoral (TSE) ha tomado decisiones sobre los partidos que han merecido el reconocimiento de la opinión pública comprometida con la consolidación de la institucionalidad democrática.
   
La democracia supone un sistema de partidos que funcione de acuerdo al marco legal y constitucional, el cual garantiza que los partidos participen en los certámenes electorales en condiciones de igualdad y de transparencia, de modo que de los procesos electorales surjan autoridades electas legítimas y confiables. Para ello se requiere de un órgano administrativo de las elecciones, Junta Central Electoral, que garantice la limpieza y organización de los comicios, así como de un órgano contencioso, el TSE, en condiciones de garantizar la buena justicia electoral.
   
En lo que respecta al TSE, una condición imperativa para su buen desempeño es que el mismo esté integrado por funcionarios honestos, probos e independientes que no contaminen de parcialidad partidaria sus delicadas decisiones. Esa condición de independencia y honestidad es la que ha proyectado el nuevo Tribunal contencioso contrario a lo que sucediera con el anterior TSE, cuya composición y peor aún sus numerosos fallos parcializados a favor del partido gobernante y contra los partidos de oposición, terminaron desacreditándolo, al igual que a la antigua JCE, cuyo presidente hoy ha revelado su membrecía del partido oficial al solicitar su reingreso al mismo.
   
Contrario a esos antecedentes el nuevo TSE con sus decisiones sobre los partidos, sobre todo los fallos en relación al PRD y al PRSC en sus dos facciones, ha confirmado su convicción de fallar de acuerdo al derecho, lo que garantiza su idoneidad al momento de aplicar la justicia electoral. Esa conducta responde a la expectativa colectiva que favorece un Tribunal independiente e imparcial respecto a los designios del poder gobernante.
   
Eso es lo que se espera y eso es lo que se necesita para consolidar la institucionalidad democrática dominicana. De esa forma se podrían revertir las tendencias negativas que desatan la monopolización y la concentración del poder político en un solo partido.

El pueblo espera eso del TSE, para bien de la democracia.

Crimen repugnante


Santiago fue sacudido este fin de semana pasado por la horripilante noticia del asesinato del exdirector de Aduanas Roberto Cabrera Bisonó y de su yerno que le acompañaba, en circunstancias aún desconocidas, que en principio se entendió como un atraco por robo, con ese desenlace fatal.
   
El hecho tiene que ser debidamente esclarecido por las autoridades con la debida prontitud y veracidad, porque así lo reclama la conciencia ciudadana y porque se trata de hombres  serios de trabajo, que en el caso de Roberto Cabrera, que en sus servicio como académico de la Madre y  Maestra y al momento de ocupar la elevada posición de director de Aduanas durante el Gobierno de Don Antonio, demostró ser un funcionario  celoso de sus responsabilidades, y de un desempeño eficiente, honesto y honrado reconocido por todos.

¡Qué ese crimen no caiga en la impunidad!     



0 comentario(s)


Le restan 1000 caracteres.

Normas de uso

Este periódico no se responsabiliza de las opiniones vertidas en esta sección y se reserva el derecho de no publicar los mensajes de contenidos ofensivo o discriminatorio.