16 Diciembre 2018 7:35 AM

PortadaOpiniónEditorial

Editorial

El rechazo de la AIRD

ACTUALIZADO 07.03.2018 - 6:19 pm

0 COMENTARIOS

enviar por email

imprimir

ampliar letras

reducir letras

La Asociación de Industrias en la persona de su Presidente, Campos de Moya, no comulga ni con la firma de un convenio con el FMI, ni con un Pacto Fiscal, contradiciendo en este último tema al Ministro de Economía y Planificación que sí favorece un Pacto Fiscal para enfrentar especialmente el preocupante problema del endeudamiento público.
   
El Presidente de los industriales se mostró partidario de que sea el propio gobierno el que se autodiscipline para lograr que sus gastos correspondan a los ingresos que percibe y de esa manera pueda disminuir el déficit fiscal. Se reitera así el planteamiento que viene haciendo el empresariado que reclama la calidad en el gasto público. Sin embargo, la fórmula empresarial se encuentra de frente con una barrera que luce insalvable, la que tiene su origen en el objetivo de la gobernabilidad asumido por el gobierno y que lo obliga a mantener un alto nivel de popularidad y aprobación de su gestión, recurriendo a la “irracionalidad del gasto público”, el cual responde al “clientelismo deficitario” y que requiere del endeudamiento crónico y acumulativo.
   
Por eso el gobierno se resiste a la calidad del gasto y consecuentemente a no bajar el nivel del endeudamiento y del déficit. Se trata de una trampa que viene con la “estrategia de la gobernabilidad” aplicada en el marco de la económica neoliberal, cuyo objetivo es el crecimiento económico y la estabilidad macroeconómica también sustentadas en los  recursos ajenos.   
   
Por eso los entendidos en políticas públicas insisten en prevenir al país de las amenazas que se ciernen sobre el futuro próximo de la nación, poniendo énfasis en la necesidad de reducir el endeudamiento y en elevar la calidad del gasto público, el que debe dirigirse a financiar renglones socioeconómicos con potencial de retorno de la inversión. No obstante, las fórmulas para una mayor racionalidad en el gasto público y de control de la deuda, chocan con la “estrategia de gobernabilidad”, porque ella le ha permitido al grupo gobernante, en sus dos principales vertientes, convertirse en la nueva y poderosa clase social gobernante y al mismo tiempo dominante que ha pasado a controlar y monopolizar todos los poderes del Estado, así como los recursos económicos, públicos y privados, consolidando su autonomía.
   
Esos efectos “colaterales” que determinan el nuevo modelo de dominación económica y política establecido en el país, son los que impiden no solo adoptar las sugerencias del FMI y del Pacto Fiscal, sino también las sugerencias de la Asociación de Industrias respecto a una autodisciplina
fiscal de parte del gobierno.

¡La inexorable crisis por venir ajustará al Gobierno y a la economía!

Natalicio de Peña Gómez


El natalicio de Peña Gómez ha servido para ponderar su valioso aporte a la democracia. El vuelo que por la democracia realizara Peña Gómez, lo hizo basado en su capacidad entrenada, su dedicación a la política verdadera y su estrategia genial consistente en el “acercamiento a los liberales de Washington”, la “integración del PRD a la Internacional Socialista” y la postergación de sus legítimas aspiraciones a la Presidencia de la República, que lo elevaron al plano del líder dominicano de mayor proyección y reconocimiento internacional, al tiempo que lo hicieron “la eterna esperanza nacional”.

¡Respetemos su memoria!    


0 comentario(s)


Le restan 1000 caracteres.

Normas de uso

Este periódico no se responsabiliza de las opiniones vertidas en esta sección y se reserva el derecho de no publicar los mensajes de contenidos ofensivo o discriminatorio.