24 Mayo 2018 8:25 AM

PortadaOpiniónEditorial

Editorial

Del FMI y del BM

ACTUALIZADO 07.02.2018 - 10:43 pm

0 COMENTARIOS

enviar por email

imprimir

ampliar letras

reducir letras

El informe de la misión del FMI ha sugerido al Gobierno la ejecución de un “fuerte” ajuste fiscal, ampliando la base imponible y mejorando significativamente las recaudaciones, para solventar el pago de la deuda. Según el FMI, luego de reconocer el robusto crecimiento de la economía y su estabilidad macroeconómica, el problema que se ha de enfrentar es la pesada carga de la deuda, deuda que ya llega a más de 37 mil millones de dólares, equivalentes a un 50 % del Producto Interno Bruto (PIB) y cuya tendencia es a seguir aumentando, de no darse un ajuste, que eleve las recaudaciones fiscales internas, según el FMI, o se llegue a un Pacto Fiscal que haga más eficiente y simplificada la carga tributaria, al tiempo que se eleve la calidad del gasto público, tal como lo postulan el sector empresarial y los profesionales de la economía más conscientes de la irracionalidad de la ecuación presupuestal dominicana.
   
Un fuerte ajuste fiscal tal como lo sugiere el FMI, solo castigará a los más pobres, en el caso dominicano, quienes sufrirán el impacto restrictivo de ese “fuerte ajuste” que contraerá el poder adquisitivo de los segmentos de la población de menos recursos. Es una de las recetas económicas que conduce de forma más directa al empobrecimiento y a la desigualdad, características crónicas de la economía dominicana.
   
Esa es la visión neoliberal del FMI y de la estrategia de la globalización, para la cual las políticas públicas del Estado deben estimular al capital, aliviándole la carga tributaria para estimular la inversión, tal como lo postula y lo está aplicando el Presidente Trump en los EEUU Por esa vía se espera la creación de más y mejores empleos y la prosperidad harían más grande, por ejemplo, a los EEUU.
  
La recomendación del FMI para República Dominicana, se complementa con otra sugerencia hecha por el Banco Mundial, otro organismo financiero del gobierno global, cuyo estudio más reciente sobre el país dice descubrir que los incentivos fiscales otorgados a las empresas de las zonas francas dominicanas hacen que los empleos generados por éstas sean sumamente costosos. Según ese estudio, la generación de empleos ciertamente es más acelerado en esas instalaciones industriales, pero cada puesto de trabajo creado trae consigo un costo fiscal enorme, que socava la capacidad del Gobierno para financiar los programas sociales y las inversiones imprescindibles para el desarrollo del país.
   
Por esa razón, el BM sugiere la eliminación gradual de los incentivos fiscales de las industrias de las zonas francas, lo que contribuiría a incrementar lo ingresos tributarios del Gobierno, y con ello evidentemente el Gobierno estaría en mejores condiciones para enfrentar el pago de la pesada carga de la deuda.   
   
Las recomendaciones del FMI y del BM, de acogerlas y aplicarlas el Gobierno, significarían la reducción de poder adquisitivo de la población, al tiempo que se reduciría el empleo que aportan las zonas francas en el país. Es decir, que sería la vía más precisa y macabra de agravar la pobreza y la desigualdad social en la nación.

¡Qué el Gobierno no caiga en ese “gancho”!



0 comentario(s)


Le restan 1000 caracteres.

Normas de uso

Este periódico no se responsabiliza de las opiniones vertidas en esta sección y se reserva el derecho de no publicar los mensajes de contenidos ofensivo o discriminatorio.




Anuncio Adwords