20 Febrero 2018 11:34 AM

PortadaOpiniónEditorial

Editorial

RD sobre una bomba de tiempo

ACTUALIZADO 04.02.2018 - 11:34 pm

0 COMENTARIOS

enviar por email

imprimir

ampliar letras

reducir letras

La revelación que establece que el 80 % de las estaciones de combustibles opera sin regulación y sin reunir las condiciones jurídicas, define una situación de completo desorden institucional de la economía, porque empresarios instalan esos “negocios” sin la anuencia de las autoridades responsables de supervisar y autorizar las operaciones.
   
Comercializar carburantes requiere de disposiciones que garanticen seguridad ambiental y protección de vidas humanas, ya que se trata de productos inflamables que pueden provocar incendios con facilidad. Es preocupante que de cada 100 “bombas” 80 sean ilegales, y que no estén sujetas a un estricto programa de control y regulación, como parte de una plataforma de prevención de explosiones de gran magnitud.
   
Por ejemplo, en Santo Domingo y Tamboril, Santiago, para solo citar dos casos, varias personas murieron y otras 12 resultaron con quemaduras graves, tras quemarse estaciones de expendio de Gas Licuado de Petróleo, lo que muestra el gran peligro que amenaza a la población.
   
Se violan la ley y los reglamentos que norman la instalación de las gasolineras distantes de perímetros habitados, porque  están situadas en zonas pobladas, cerca de escuelas y colegios, hospitales y establecimientos comerciales.
   
Son artefactos explosivos, por tanto, los dominicanos están expuestos a ser víctimas de una tragedia sin precedentes, debido a que  el territorio está minado de estaciones irregulares de hidrocarburos, sin que los funcionarios de las instancias oficiales encargados de imponer la ley se interesen por solucionar la problemática.
   
Es preciso revisar la situación para diagnosticar la gravedad del problema, lo que permitirá definir las alternativas para superarlo por la salud de la gente y la preservación de un hábitat agradable. Deben aplicarse sanciones contra quienes han permitido el desorden, clausurar a todas las estaciones irregulares y someter a la justicia a los violadores de la ley, porque no puede continuar el caos que constituye un alto riesgo para la existencia de multitudes.    

Que se regularice con urgencia la venta de los derivados del petróleo.

Programa contra adicciones


El programa de “Educación para la salud, prevención y bienestar”, representa una excelente alternativa para contrarrestar la adicción al alcohol, el tabaquismo y las drogas en niños y adolescentes.
   
Se trata de un proyecto que dota a padres, estudiantes y maestros de las herramientas vitales para prevenir el consumo de estupefacientes, en el contexto de una formación integral de seres humanos sanos y una mejor sociedad.
   
FCD (Libertad de la Dependencia Química, por sus siglas en inglés), institución establecida en los Estados Unidos, desplaza por el mundo a maestros asistiendo en procesos educativos para ayudar a los padres a educar a sus hijos para que disfruten de una adolescencia libre de drogas.
  
Una comunicación efectiva y afectiva,  formación integral y promover valores son aspectos puntuales para erradicar las adicciones, por eso hay que respaldar esa filosofía que se aplica en la institución académica Christian School, en esta ciudad de Santiago.
    
Este plan permite proclamar que “no todo se ha perdido”.


0 comentario(s)


Le restan 1000 caracteres.

Normas de uso

Este periódico no se responsabiliza de las opiniones vertidas en esta sección y se reserva el derecho de no publicar los mensajes de contenidos ofensivo o discriminatorio.




Anuncio Adwords