18 Junio 2018 7:05 PM

PortadaOpiniónEditorial

Editorial

El fantasma de lo personal

ACTUALIZADO 11.01.2018 - 7:15 pm

0 COMENTARIOS

enviar por email

imprimir

ampliar letras

reducir letras

Las negociaciones entre las autoridades de CORAASAN y el Ayuntamiento parecen, por el momento, entorpecidas por la incomprensión. Tanto el Alcalde como el Director de CORAASAN manifiestan su disposición al diálogo para llegar a un entendimiento, pero los comisionados subalternos de ambas instituciones parecen empecinados en hacer prevalecer las “diferencias” que los separan en vez de poner el énfasis en los puntos que los unen.  
   
Es importante para el Municipio de Santiago que ambas instituciones arriben a un acuerdo que devuelva la tranquilidad colectiva, para que esas dos instituciones centrales de la Ciudad Corazón sigan cumpliendo con eficiencia sus delicadas funciones. El Ayuntamiento que encabeza Abel Martínez se ha ganado la admiración y el reconocimiento de amplios sectores por sus iniciativas que han fortalecido el orden urbano en una ciudad en crecimiento continuo. Por su parte, el director de CORAASAN ha mantenido los altos niveles de rendimiento que ha caracterizado a esa institución del agua, cuya eficiencia la ha proyectado como modelo de referencia en todo el país.
   
Frente a las posiciones encontradas que mantienen el conflicto sin que se llegue a la solución esperada, es  recomendable que ambas instituciones decidan acudir a otras instancias que sirvan de interlocutores válidos, como podrían ser los representantes institucionales de “Compromiso Santiago”, donde se encuentran las organizaciones vivas de la ciudad como son las empresariales y las instituciones de desarrollo, APEDI, el CDES y otras. Y todavía mejor que se acuda a las figuras máximas del presidente Danilo Medina, jefe del Estado Dominicano, y del expresidente Leonel Fernández, jefe del partido de Gobierno, para que interpongan sus buenos oficios en la solución de un conflicto cuyas razones la “razón no entiende” y que parece más movido por el espíritu del “fantasma de lo personal” que  se anida en el necio modelo de la “dominación caudillista” que ha caracterizado la historia política nacional y que aún se reproduce y se
generaliza.

¡Qué se acuda, pues, a esas instancias de mediación!   

Convención del PRM   


El PRM está en la fase final para la celebración de su convención para elegir a las autoridades de ese partido. El pasado miércoles se cerraron las inscripciones de los candidatos a las diversas posiciones de dirección, sorprendiendo el anuncio de un supuesto acuerdo entre los dos líderes de esa organización partidaria: Hipólito Mejía y Luis Abinader, mediante el cual se apoyarían a los jóvenes  José Paliza y Carolina Mejía para los cargos de Presidente y Secretaria General, respectivamente.
   
Ese acuerdo de última hora y luego de que muchos otros dirigentes inscribieran sus candidaturas, tiene dos significados: Primero, la disposición razonable y deseable de que en ese partido y en otros se renueve el liderazgo para darle entrada a generaciones más jóvenes que restauren los fundamentos de la política para la construcción de la democracia; y Segundo, lo difícil que es la misión de construir la democracia en un país en que persiste la tradición del modelo caudillista de la “dominación personal”, en vez del liderazgo racional-legal que sirviera de base a las modernas democracias del mundo.

¡Pero, qué avance la democracia!   


0 comentario(s)


Le restan 1000 caracteres.

Normas de uso

Este periódico no se responsabiliza de las opiniones vertidas en esta sección y se reserva el derecho de no publicar los mensajes de contenidos ofensivo o discriminatorio.