17 Diciembre 2017 8:03 AM

PortadaOpiniónEditorial

Editorial

RD, Venezuela y democracia

ACTUALIZADO 03.12.2017 - 8:27 pm

0 COMENTARIOS

enviar por email

imprimir

ampliar letras

reducir letras

República Dominicana, nación mediadora entre Gobierno y  Oposición de Venezuela, ha sido escenario de un diálogo en procura de un entendimiento  por la convivencia pacífica en el país suramericano.
   
Se registra un progreso significativo, conforme a la revelación del presidente dominicano Danilo Medina Sánchez,  en la búsqueda de un entendimiento para superar los conflictos que han generado una crisis social, política y económica que amenaza la democracia.
   
Unir voluntades para asociarse a los venezolanos y caminar juntos para fortalecer el sistema político democrático,  debe sustentar la  solidaridad para  cooperar con la construcción de la paz.
   
Ahora que representantes del Gobierno que lidera Nicolás Maduro y de  la Oposición muestran sensatez, es el momento de  aliarse al pueblo y guiar con inteligencia el comportamiento de los sectores enfrentados para evitar la ruptura de tránsito hacia la conciliación.
   
Es necesario afianzar los avances experimentados en el diálogo por la concertación en Venezuela, porque es un gran desafío asumir con voluntad política una actitud para bloquear todo cuanto pueda influir en un retroceso.
   
Usar el lenguaje con raciocinio y al servicio de la sociedad,  propicia un ambiente saludable para convivir en armonía y tranquilidad, por tanto, los venezolanos deben apoyar el pacto que contemplan suscribir el 15 de este mes de diciembre,  en Santo Domingo, el Gobierno y la Oposición con miras a crear un clima de coexistencia sosegada.
   
Cierto, aún hay muchos obstáculos en el camino que impiden la comprensión de la realidad, pero con sabiduría se pueden suprimir los escollos y lograr cohabitar con fraternidad.
   
Todas las naciones de América Latina y el Caribe, del mundo inclusive, deben identificarse con los esfuerzos orientados a edificar la paz en Venezuela, debido a que es determinante para recuperar la producción y el bienestar en sentido general.
   
Hay que ser solidario con los venezolanos, porque ellos requieren  libertad y justicia social, por eso satisface el progreso en el diálogo, porque el objetivo es cultivar la paz.

Por Honduras

    
Desconocer la determinación de los pueblos para construir su destino y quebrantar la democracia genera indignación y rebeldía; eso ocurre en este momento en Honduras, porque los gobernantes no admiten los resultados de las elecciones.
   
El retraso en el conteo de los votos y un  fraude  en perjuicio de la oposición política, ha  provocado el estallido de la violencia, situación que  ha dejado varios muertos, decenas de heridos  y la paralización de la producción y todas las actividades productivas.
   
Salvador Nasralla, candidato opositor, ha denunciado que el presidente Juan Orlando Hernández, quien busca la reelección, ignora el sufragio en su contra y se aferra al poder al margen de la Constitución y el sentir de la mayoría de los hondureños.
   
Ante esta realidad,  procede que los países de América Latina y el Caribe acompañen a Honduras en la lucha por la democracia, porque es lo que anhela el pueblo para vivir en paz.
   
Que se respete la voluntad popular expresada en las urnas por los hondureños, esa es la consigna que deben movilizar a los demócratas.
 


0 comentario(s)


Le restan 1000 caracteres.

Normas de uso

Este periódico no se responsabiliza de las opiniones vertidas en esta sección y se reserva el derecho de no publicar los mensajes de contenidos ofensivo o discriminatorio.




Anuncio Adwords