19 Noviembre 2017 12:19 PM

PortadaOpiniónEditorial

Editorial

Educación y desarrollo

ACTUALIZADO 13.11.2017 - 10:50 pm

0 COMENTARIOS

enviar por email

imprimir

ampliar letras

reducir letras

El acto de graduación de UTESA en Santiago, fue el marco donde el licenciado José Mármol, reputado literato y poeta, pronunció el discurso central en el cual destacó el rol de la educación para el desarrollo y el combate de la pobreza. El también Presidente de EDUCA, aseguró que el “peor enemigo de la sociedad es la pobreza unida a la ignorancia”. Esa referencia hace recordar la visión del Profesor Juan Bosch, cuando resaltaba que las dos condiciones que caracterizan al dominicano son “la pobreza y la ignorancia”, es decir, la falta de educación.
   
Mármol consideró que para superar esas condiciones se deben “aplicar auténticos programas sociales que garanticen educación, salud y empleos dignos a favor de los sectores más golpeados por la desigualdad y las injusticias”. En ese orden, consideró que: “De no fortalecer a tiempo los mecanismos de la justicia para la vida democrática, entonces será preciso que la sociedad procure la fuerza justa de la democracia misma, con la que enmendar el déficit histórico de la fragilidad de las instituciones y del Estado”. Aquí Mármol hace una clara alusión a la necesidad de la movilización colectiva para fortalecer la institucionalidad democrática.   
   
Esas referencias son suficientes para señalar que José Mármol se sitúa en un plano de comprensión de la realidad social dominicana, para el cual las desigualdades e injusticias producidas por un crecimiento sin prosperidad, deben ser abordadas por políticas  que rompan el círculo vicioso de la pobreza y la ignorancia, mediante programas de educación, salud y empleos que permitan un desarrollo y crecimiento económico equilibrados que se derramen en toda la población.    
   
Se reconoce que el Gobierno viene haciendo esfuerzos en esa dirección cuando se decidió a implementar  la “revolución educativa” para romper el atraso dominicano en materia educativa, dándole acceso a una nueva educación de calidad a la mayoría de los niños, jóvenes y adolescentes que se incorporan al sistema escolar. De igual manera, son visibles los esfuerzos por promover a las Pymes y los pequeños productores a través de la “visitas sorpresas”, además de iniciativas como la República Digital para reducir la brecha digital.    
   
Sin embargo, Mármol tiene la valentía de reconocer que esos esfuerzos “no son halagadores” de acuerdo a los resultados que presentan organismos internacionales como el Foro Económico Mundial, Oxfam, Competitividad Internacional y los Programas de Desarrollo Humano de las Naciones Unidas, los cuales han presentado las señales del atraso dominicano en materia del desarrollo social y humano. Esos atrasos se han visto reforzados por un contexto económico  en el que la población ha sido “defraudada por las ambiciones desmedidas e inhumanas del economicismo neoliberal, o como lo llamó Su Santidad Juan Pablo Segundo, el capitalismo salvaje”.
   
De esa comprensión del reconocido disertante, se sugiere la necesidad de un Estado democrático más fuerte que promueva el desarrollo y el empleo, así como la educación y la buena salud de la población, al tiempo de que regule con más fuerza la economía de mercado, de modo que los resultados aseguren una mayor justicia y una menor desigualdad social.

¡Qué la élite empresarial acoja la comprensión del desarrollo de José Mármol!



0 comentario(s)


Le restan 1000 caracteres.

Normas de uso

Este periódico no se responsabiliza de las opiniones vertidas en esta sección y se reserva el derecho de no publicar los mensajes de contenidos ofensivo o discriminatorio.




Anuncio Adwords