19 Noviembre 2017 12:22 PM

PortadaOpiniónEditorial

Editorial

Reforma fiscal e inflación en RD

ACTUALIZADO 03.11.2017 - 10:51 pm

0 COMENTARIOS

enviar por email

imprimir

ampliar letras

reducir letras

Genera  preocupación la sugerencia de los ejecutivos del Banco Mundial al Gobierno de la República Dominicana, mediante la cual establece la necesidad de aplicar nuevas reformas fiscales, porque las autoridades dominicanas ejecutan esos procesos con el objetivo de  recaudar dinero a expensa del deterioro de las condiciones de vida de los ciudadanos.
  
En realidad, quienes controlan el Estado se empeñan en un propósito tributario, es decir, aumentar los ingresos sin importarles la suerte de los sectores más débiles de la economía.
   
No hay una misión y una visión de devolver en obras y servicios los gravámenes, a pesar de que en la Constitución de la República se consigna con claridad un mandato en esa dirección.
   
Es por eso que cuando se habla de incrementar los tributos, el nerviosismo y el temor atrapan a los dominicanos, porque las experiencias son muy negativas, en razón de la variable inflacionaria que se deriva, pues se aumenta la cobranza del Gobierno y se desploma el poder adquisitivo de la población dominicana.
   
Cuando se plantea la decisión de elevar las cargas impositivas, la gente se irrita, porque muchos de los fondos que se captan se destinan al pago de los intereses de las deudas, de un lado; otros, por otra parte, son sustraídos por funcionarios corruptos.
  
¿Qué es lo que se requiere en República Dominicana?  Es pertinente elaborar una plataforma que garantice una reforma fiscal integral, la cual debe definir políticas para construir las obras vitales, eficientizar los servicios básicos  y desarrollar programas reproductivos que produzcan  riquezas para el bienestar común.
   
Además, es pertinente asegurar un equilibrio entre los salarios nominal y real, o sea, que los trabajadores y empleados reciban  ingresos que les proporcionen capacidad de compra y de encarar con eficacia los problemas que se presentan en la cotidianidad, puesto que es esencial para vivir con dignidad.
   
También es un desafío del Gobierno y una responsabilidad, contrarrestar la evasión fiscal de los grupos con poder económico, ya que eso evitaría imponer  más aranceles contra los segmentos que están asfixiados en materia económica.
   
Las reformas tributarias simples se traducen en inflación, por tanto, hay que tener cautela ante de trazar políticas impositivas, porque en este momento los dominicanos no soportan ni un centavo más de carga.
   
Se trata de una receta del Banco Mundial que es inaplicable en la actualidad, pues millones de personas sobreviven entre precariedades e incapacidad de compra; solo una reforma fiscal integral, tomando en cuenta a los segmentos vulnerables, podría adaptarse a la realidad social y económica de la nación.
   
Incrementar el costo de la vida y empeorar la vida de los dominicanos, es la advertencia que se deduce, podría contribuir con estallidos sociales de impredecibles consecuencias.  
¡Qué no se juegue con candela!

Que se aplique justicia

A Fernando de los Santos (La Soga), temible exoficial de la Policía Nacional, se le vincula a 35 asesinatos, muchos ejecutados por encargo, por tanto, las autoridades deben establecer toda la verdad sobre estos hechos horribles.
¡Que se haga justicia, solo eso!


0 comentario(s)


Le restan 1000 caracteres.

Normas de uso

Este periódico no se responsabiliza de las opiniones vertidas en esta sección y se reserva el derecho de no publicar los mensajes de contenidos ofensivo o discriminatorio.




Anuncio Adwords