11 Diciembre 2017 9:16 AM

PortadaOpiniónEditorial

Editorial

Tranque en los partidos

ACTUALIZADO 03.10.2017 - 10:12 pm

1 COMENTARIOS

enviar por email

imprimir

ampliar letras

reducir letras

El proyecto de Ley de Partidos ha puesto en evidencia el tranque que se ha producido en el juego partidario. Mientras el bando partidario oficialista y del PRD plantea la celebración de las primarias con el padrón abierto de la JCE y simultáneas, los partidos de oposición y la facción del PLD que lidera Leonel Fernández, plantean las primarias cerradas con padrones de cada partido. Esa disparidad de criterios que mantiene estancado el debate sobre la Ley de Partidos, también se manifestó en la última reunión de Comité Político del partido oficial, posponiendo la decisión sobre el particular y aprobando la designación de una comisión de juristas que determine la constitucionalidad o no de las primarias con padrón abierto.
   
El conflicto a lo interno del partido oficial hace más complicado el proceso de consenso para que se apruebe uno u otro camino para la nueva Ley de Partidos, proyecto que forma parte de las necesarias reformas electorales que se habrán de complementar con la Ley Electoral que habría de regir para las próximas elecciones del 2020. Esto quiere decir que el camino para llegar a un consenso que permita celebrar elecciones con un nuevo marco regulador que garantice elecciones libres y transparentes, se hace difícil y tiene que pasar primero por el consenso en el partido de Gobierno afectado por un conflicto interno de liderazgo, y por la difícil tarea de aprobar un marco electoral que regule la dinámica interna y electoral de los partidos, cuando éstos, sobre todo el de Gobierno, se han aprovechado de la tendencia a la monopolización y concentración del poder, para llegar a ser un partido hegemónico.  
   
Por esas razones el proceso de discusión de la Ley de Partidos y la Ley Electoral como piezas legales para un Marco Jurídico Electoral que regule la vida de los partidos y la celebración de elecciones democráticas, se hace difícil y probablemente el partido de Gobierno tratará de que se aprueben esas piezas reguladoras, siempre y cuando no perjudiquen su condición de partido hegemónico que por necesidad aspirará a permanecer en el poder por tiempo indefinido. Se trata de la lógica de los monopolios que se da tanto en la vida económica como en la vida  política y que ha sido establecida por el marco socioeconómico neoliberal.  
   
En esa situación, la esperanza por un marco jurídico institucional que permita elecciones democráticas reales solo podrá lograrse a través de la lucha de resistencia que puedan poner en marcha los excluidos por la dominación monopólica establecida por el partido de Gobierno, el cual no solo cuenta con el control institucional del Estado, sino también de sus recursos económicos que los viene aplicando de forma lícita o ilícita con el objetivo de su conversión en clase gobernante y económica dominante, con lo cual su poder y dominio se potencializan frente a sus oponentes partidarios, los cuales se muestran carentes de capacidad de resistencia. Por eso ha surgido como esperanza democrática el “movimiento verde” que aglutina los sentimientos de la “indignación colectiva” y de la “resistencia”.

¡La lucha por la Ley de Partidos y la Electoral debe profundizarse!  


1 comentario(s)


  • 1

    Carmen Gonzalez

    04.10.2017 - 4:47 pm

    Excelente editorial ,Es necesario que la sociedad civil siga empoderándose para lograr cambios importantes en la cultura política dominicana.


Le restan 1000 caracteres.

Normas de uso

Este periódico no se responsabiliza de las opiniones vertidas en esta sección y se reserva el derecho de no publicar los mensajes de contenidos ofensivo o discriminatorio.




Anuncio Adwords