26 Mayo 2018 3:58 AM

PortadaOpiniónEditorial

Editorial

Democracia y dictadura

ACTUALIZADO 25.05.2018 - 11:02 pm

0 COMENTARIOS

enviar por email

imprimir

ampliar letras

reducir letras

Hay sistemas políticos calificados como democráticos, pero en la práctica quienes controlan los poderes ejecutan acciones dictatoriales, porque imponen sus ideas por encima del bien común. Asimismo, hay regímenes tachados como dictaduras, pero en el ejercicio político se garantizan respuestas eficaces a las necesidades básicas de la población.
   
Se trata de situaciones contradictorias, pero es lo que se vive en muchas naciones del mundo, donde la libertad y lo humano se relega a un segundo plano.
   
En República Dominicana, en base a la Constitución, predomina un sistema democrático, es decir que hay libertad de pensamiento, expresión y difusión de las ideas.
   
Sin embargo, se está distante de la democracia, porque el esquema es presidencialista y en los partidos políticos hay que esperar lo que acuerden las cúpulas para tomar decisiones.
   
Un ejemplo antidemocrático se refleja en la Ley de Partidos, Agrupaciones y Movimientos Políticos, en razón de que los senadores y diputados esperan las órdenes de sus líderes para sancionar las leyes que favorezcan sus proyectos particulares.
   
De un lado, los legisladores el gobernante Partido de la Liberación Dominicana se dividen en torno a las posiciones del presidente Danilo Medina Sánchez, y las del expresidente Leonel Fernández Reyna; no le importa la Carta Magna ni el país, sino favorecer a sus amos.
   
Igual ocurre en el opositor Partido Revolucionario Moderno, ya que los congresistas se fragmentan alrededor  de lo que quieren Luis Abinader e Hipólito Mejía.
  
Es oportuno resaltar que el Poder Ejecutivo y el liderazgo de los partidos políticos suplantan, por intermedio de cartas y  líneas específicas, el papel del Congreso Nacional; esto es aberrante.
  
Muestra de esa realidad, es que los diputados y senadores se agrupan en tendencias, quienes se retiran o no asisten a las sesiones para bloquear la aprobación de leyes, como el proyecto de Ley de Partidos, Agrupaciones y Movimientos Políticos, que no son del agrado de sus líderes.
   
Persistir con ese hábito es alejar a República Dominicana de la democracia, en vista de que el procedimiento está de espalda a la Ley Suprema y de la política como ciencia, situación que impiden construir un auténtico sistema democrático.
   
En el país se puede aplicar la sentencia de Charles Bukowski, quien proclamó: “La diferencia entre una democracia y una dictadura consiste en que en la democracia puedes votar antes de obedecer las órdenes”.
  
Habrá democracia cuando los legisladores asuman con responsabilidad su rol, claro, para eso no pueden esperar las directrices de sus líderes para aprobar las leyes que demanda la sociedad.
   
Y los dominicanos deben ejercer la ciudadanía, máxima categoría política del ciudadano, para derrotar a quienes usan el poder para imponer lo que le asegure sus objetivos personales.

Madres


Mañana es la fecha consagrada a la mujer que se ha transformado en madre, quien cultiva el amor verdadero; solo ella ama a cambio de nada.
   
Congratulaciones para todas las madres, a quienes hay que expresarle respeto y admiración, porque en todas las circunstancias se entregan con cuerpo y alma por la felicidad de sus hijos.

¡Felicidades y bendiciones eternas, madres inmaculadas!


0 comentario(s)


Le restan 1000 caracteres.

Normas de uso

Este periódico no se responsabiliza de las opiniones vertidas en esta sección y se reserva el derecho de no publicar los mensajes de contenidos ofensivo o discriminatorio.




Anuncio Adwords