17 Julio 2019 1:12 PM

PortadaOpiniónEditorial

Editorial

Del estrés político

ACTUALIZADO 16.07.2019 - 5:35 pm

0 COMENTARIOS

enviar por email

imprimir

ampliar letras

reducir letras

La crisis interna del partido de Gobierno se intensifica, al tiempo que se hacen más frecuentes los accidentes de tránsito mortales, los feminicidios y los actos de la delincuencia común. Todo ello junto mantiene un clima pesado caracterizado por la incertidumbre y la angustia.
   
Los accidentes de tránsito no parecen tener solución pese a que se estableció una nueva ley con el propósito de regular el tránsito y transporte, para lo cual se constituyó el INTRANT como instrumento regulador e integrador de toda la institucionalidad de la movilidad vial.
   
Sin embargo, ese nuevo marco jurídico e institucional no ha logrado impactar en la disminución de los accidentes fatales con saldos de muertos y heridos. Los hechos se suceden uno detrás de otros en las carreteras y autopistas del país, donde todavía no se ha establecido un montaje institucional para regular y controlar la conducción vehicular.
   
Cabe preguntar: ¿qué es lo que impide que se monte en nuestras carreteras y autopistas un nuevo sistema al estilo 911 para la vigilancia y control de carreteras? Hay que saber algo elemental: un sistema de control vial no solo se da a nivel normativo o nominal. Se tiene que operacionalizar mediante un personal especializado para ello, debidamente equipado con unidades vehiculares para el control físico y con una plataforma tecnológica que haga efectiva la logística del sistema. ¿Por qué eso no se ha hecho y por el contrario las vías que conforman la moderna red vial del país se mantienen desguarnecidas sin unidades motorizadas de control vial?
   
Aunque más compleja, la situación de la delincuencia y de la violencia manifestada en los feminicidios y en el raterismo, tampoco ha merecido una adecuada respuesta del Estado. No se siente una iniciativa pública para abordar esos males que hoy día atormentan la vida familiar y ciudadana. Los planes que se anuncian para atacar estos problemas solo se materializan como expresiones mediáticas, sin ningún resultado positivo que presagie la normalización y control de esos fenómenos.
  
Por esas razones la población se ve cada vez más indefensa y abandonada a su suerte, porque no hay desde el Estado una respuesta con sentido de eficacia y eficiencia para abordar esos males que azotan la tranquilidad de la familia dominicana. En ese plano lo que se hacen son los famosos “operativos” dentro de la estrategia del “allante y movimiento” de impacto mediático.
   
Ante esa inefectividad del Estado, esos problemas que padece la población se agravan con el estrés que viene provocando la crisis política, la que adiciona la indefinición y la anomia a causa de una lucha por el poder que desestabiliza la institucionalidad fundamentada en la Ley y la Constitución, institucionalidad que no logra todavía estabilizar una fórmula sucesoral del poder, tal como se ha intentado establecer a nivel de la Constitución.
   
Por el contrario se insiste en mantener, por encima de lo que dice la Constitución, la vieja tradición autoritaria de la reelección, acudiendo para ello a prácticas no solo violadoras de la institucionalidad legal y legítima, sino violatoria de la ética, la licitud y la moralidad. Por ello el estrés generado por la crisis política se hace mayor y angustioso.

¡Fortalezcamos, pues, las vías constitucionales en la lucha por el poder!   


0 comentario(s)


Le restan 1000 caracteres.

Normas de uso

Este periódico no se responsabiliza de las opiniones vertidas en esta sección y se reserva el derecho de no publicar los mensajes de contenidos ofensivo o discriminatorio.