18 Noviembre 2017 5:27 PM

PortadaTendenciasReflejos

Reflejos

Reflejos

ampliar foto

Frente del Museo Bode.

Ingrid González de Rodríguez | ACTUALIZADO 13.11.2017 - 11:35 pm

0 COMENTARIOS

enviar por email

imprimir

ampliar letras

reducir letras

El Museo Bode de Berlín

La historia del retrato en el renacimiento italiano fue el tema de una interesante exposición en el Museo Bode de Berlín. A través de 150 obras, entre las que destaca "Dama con armiño" de Leonardo da Vinci, artistas y amantes del arte pudieron apreciar esta interesante obra del Leonardo.

Esta muestra se formó con cuadros procedentes de 50 colecciones disgregadas por todo el mundo.        
   
Recién llegado de Madrid, el cuadro de Leonardo es sin duda alguna la estrella de la muestra aunque tendrá que abandonarla prematuramente, el 31 de octubre, tres semanas antes del final de la exposición, para incorporarse a una retrospectiva en la National Gallery de Londres.
       
Según el comisario de la exposición, Steffan Wepelmann, "Dama con armiño" es el primer retrato de la historia del arte que "va más allá de la naturaleza" e incluye elementos abstractos. En general, en todo caso, el retrato fue algo nuevo en el siglo XV italiano, cuando surgió con gran intensidad, reflejando una nueva manera de ver el mundo.  Entre el siglo V y el XV, según los organizadores, los retratos de individuos eran extraños y los que existen representan personalidades históricas o de clara importancia política. En el siglo XV, en cambio, primero en Florencia y luego en otras ciudades italianas, empieza a haber una proliferación de retratos.       
   
Keith Christiansen, director del departamento de pintura europea del Metropolitan Museum, recordó durante la conferencia de prensa la tesis del historiador del arte Jakob Burkhardt según la cual el retrato representaba mejor que cualquier otra cosa buena parte de la visión del mundo del renacimiento. "Queríamos verificar esa tesis y queríamos contar la historia del retrato", dijo Christiansen.       
   
Los organizadores están convencidos de que con la exposición se abren nuevas miradas sobre el renacimiento y más concretamente sobre la historia del retrato, juntando cuadros de los museos berlineses con otros procedentes de otros museos.     
     
"Los hijos de nuestros museos se han juntado con sus hermanos para mostrar el cosmos del retrato italiano", dijo el comisario Wepelmann que se mostró convencido de que aunque se conocían muchos detalles sobre uno u otro artista la muestra actual es la primera que da una visión panorámica sobre el género.       
   
Así, por ejemplo, es la primera vez que se reúne todos los retratos de Giuliano de Medici realizados por Sandro Boticelli, lo que permite una consideración en conjunto de los mismos.       
   
Una constatación de los organizadores de la exposición es que, a diferencia de lo que ocurrió en Florencia, cuando hacia 1420 ya empezó a haber una proliferación de retratos, en Venecia el surgimiento del género fue relativamente tardío.       
   
Pese a que entre los atractivos de la muestra destacan obras como "Retrato de un anciano con un niño" de Domenico Ghirlandaio o el retrato en miniatura de Lorenzo de Medicis hecho por Leonardo, es claro que los retratos femeninos son los que marcan la exposición. El "Retrato de perfil de una mujer joven" de Boticelli es un ejemplo entre muchos, al lado de la ya mencionada "Dama con armiño". Durante la conferencia de prensa, alguien -una mujer- llamó la atención sobre ello y lo contrastó con el hecho de que en el podio estuvieran sentados sólo hombres. Ante ello, los organizadores, tras un par de bromas, hablaron de mujeres que habían colaborado con la exposición, como Patricia Rubin, autora de uno de los ensayos del catálogo.       
   
"Además, creo que podemos cerrar esto con una declaración políticamente correcta que tiene que ver con la exposición", dijo Keith Christiansen.       
   
"En el retrato del renacimiento es cuando las mujeres empiezan a aparecer como individuos en la historia del arte. Ya aparecen como individuos porque empiezan a tener poder", agregó.       
   
El 20 de noviembre se cerrará la exposición en Berlín y el 19 de diciembre se trasladará a Nueva York, aunque con algunos cambios entre los que el más destacable es la ausencia de "Dama con armiño" de Leonardo da Vinci.       
   
Eso hace que, mientras que el catálogo alemán tenga el portada el cuadro de Leonardo, en el catálogo inglés aparezca "Retrato de un anciano con un niño" de Ghirlandaio.

Dama con Armiño de Leonardo da Vinci, una obra emblemática

A diferencia de los temas religiosos y casi místicos que durante siglos habían pintado los artistas de la Edad Media, los renacentistas plasmaron en sus lienzos y frescos los mejores ejemplos del triunfo del hombre. Leonardo, Rafael, Miguel Angel y Boticelli, entre otros, representan los ideales de la época. Creían en Dios y cultivaban la fe, pero al mismo tiempo exaltaban al ser humano, como la más inmensa creación divina.
   
Leonardo Da Vinci es el genio más polifacético que ha dado occidente y el prototipo del hombre renacentista. Siendo artista por formación y pensamiento sintió fascinación por otras disciplinas que le quitaron tiempo a su producción pictórica, sus pinturas no son muchas, no así sus dibujos que suman miles.
   
Observador agudo de la naturaleza y dueño de un impresionante poder analítico, va inventado a cada paso máquinas y aparatos, submarinos, el prototipo de los aviones, hasta el punto que se le considera no solo un pintor genial, sino el padre de la ingeniería y de la aviación.
   
También descubrió las proporciones del cuerpo humano en febril estudio de la anatomía, formuló las leyes del equilibrio dentro de  la composición, e inventó la técnica del sfumato que consiste en degradar el color de tal forma que luces y sombras se integren con suavidad de humo.
    
Con la pintura procede como con todo, con pasión inicia y luego abandona la obra. Tarda años para terminar un cuadro, pero cuándo lo hace es una obra maestra.
   
 Berlín es un centro de arte mundial, la exposición “Maestros del Renacimiento” Exalta el genio de varios pintores de este período. Entre ellos estará presente “La dama de Armiño” que Leonardo pintó cuándo tenía 40 años. Leonardo era un genio multifacético, pero la historia lo recuerda por sus pinturas que aunque no fueron muchas, son piezas maestras del arte occidental: La famosa Gioconda o Monalisa, La última Cena, y La dama de Armiño.                   



0 comentario(s)


Le restan 1000 caracteres.

Normas de uso

Este periódico no se responsabiliza de las opiniones vertidas en esta sección y se reserva el derecho de no publicar los mensajes de contenidos ofensivo o discriminatorio.




Anuncio Adwords