21 Noviembre 2017 11:11 PM

PortadaTendenciasReflejos

La Estética de Emmanuel Kant

La Estética de Emmanuel Kant

ampliar foto

Enmanuel Kant

Ingrid González de Rodríguez | ACTUALIZADO 12.09.2017 - 8:01 pm

0 COMENTARIOS

enviar por email

imprimir

ampliar letras

reducir letras

La figura de Kant ha sido inmensamente influyente en la historia de la filosofía y de la Estética en consecuencia. Su obra es una pieza esencial que va desde la Ilustración al Idealismo, y de ahí a la filosofía contemporánea.
 
En sentido general las ideas estéticas de Kant quedan plasmadas en  “La crítica de la razón pura”, “La crítica de la razón práctica” y “La crítica del juicio”, principalmente en esta última obra queda claro su planteamiento de la estética como una disciplina independiente y autónoma, separada de la ética y del estudio de la razón. Para Kant los juicios acerca de la belleza, por el hecho de apelar a facultades intuitivas o sensitivas, no pueden ser sustentados por las categorías epistemológicas propias de la razón, sino que entre las dos especies de juicio que Kant distingue (el juicio determinante y el juicio reflexivo), este ultimo, al que pertenece el juicio estético o de gusto, está determinado por su efecto subjetivo, y no por la relación recíproca entre la imaginación y el entendimiento considerada objetivamente.
 
“De ahí que el juicio de gusto es un placer universal, que depende de una crítica de la razón, y si bien tiene la inmediatez del sentimiento. Es, un juicio sintético a priori  que debe tener sus principios universales tal como los tienen también las otras críticas. Sin embargo, sus ideales siguen siendo ideales de la sensibilidad, de la imaginación, y por consiguiente no es posible dilucidarlos, ni determinarlos según principios definidos, tal como se hayan descrito en la Crítica de la razón pura.”
 
La principal conclusión de esta idea que aparece en Crítica de la razón pura es que el juicio de gusto (en el que subyace el juicio estético) presenta la particularidad de que el predicado jamás puede ser un conocimiento, y de que el motivo o causa es siempre un sentimiento. Kant concluye valindando la universalidad del juicio estético, al decir que  puesto que el sentimiento, es el sentimiento del libre juego de nuestras facultades de conocer, este sentimiento es, el mismo, un conocimiento, por lo que puede ser universalmente compartido.
 
La “crítica del Juicio” es un intento de estudiar sistemáticamente la belleza. Kant sostiene que el objeto bello es el que determinaría un placer desinteresado, universal, ajeno a toda consideración de utilidad, bondad, o verdad. Con esta afirmación, el filósofo alemán coloca el arte en la esfera del espíritu absoluto, como actividad libre y desinteresada con una finalidad en sí misma. Por esto, para Kant, “El artista es una inteligencia que actúa como la naturaleza, con la diferencia de que esta última no se propone crear, en tanto que el hombre sí, como la naturaleza el artista no persigue, al crear, ningún fin más que el de la creación misma [a lo que Kant llama finalidad sin fin], ni tiene ningun propósito utilitario.

Con Kant se inauguró una nueva forma de pensar el arte, separándolo de toda fianlidad pedagógica, ideológica, religiosa, moral, ya en el sentido social, cívico o político. Kant postuló la separación de la estética de categorías de valoración moral.
 
La teoría de Kant sobre el placer estético

En la crítica del juicio están contenidos los primeros puntos de la “Analítica de la Bello”. En este texto Kant enseña tres cosas sobre el placer estético.
 
I.   El placer estético es “subjetivamente general” y necesario.  Esto no quiere decir que necesariamente todo hombre debe sentirlo cuando el objeto es dado, sino más bien que debe experimentarlo todo el que tenga consigo las condiciones de la comprensión. Esta generalidad “subjetiva” subsiste válida con la plena individualidad del objeto, puesto que no se trata de aplicarla a otro objeto.
 
II.  El placer estético es placer sin concepto, sin subsunción bajo algo general o bajo una regla que deba ser captada como tal. Y su generalidad (“la subjetiva)”, es lo menos posible la del concepto. Esto significa la exclusión radical de la estética intelectualista. El placer debe entonces entrar sin concepto, porque se siente directamente en la percepción y la pura intuición. Y se puede añadir que puesto que no es ningún saber sobre lo general, ningún conceptual, ningún ver una ley, no es un conocimiento y no tiene por tanto ningún criterio fuera sí y sobre sí.
 
III.  Es “Placer” desinteresado. Esta definición no quiere decir, naturalmente, que el que goza no tiene ningún interés en el objeto como tal. Se puede muy bien estar interesado en él, aún en alto grado, sin por eso perder la actitud correcta, así se puede, por ejemplo, tener el más alto interés en la evolución de las obras de los artistas, así como también el nacimiento de la obra, y su ulterior destino en la comprensión o la incomprensión de los contemporáneos. Todo esto no está significado aquí, pues tal interés ya está condicionado por el placer estético en el objeto, es su consecuencia.
   
Solamente se trata del interés que por su lado determinada el placer, el interés práctico en el objeto, cuando este debe servir como medio para otra cosa. Tal interés está excluido del placer estético, sería un interés a favor de un valor extra estético. El que goza no sabe nada de esto, aún cuando se trate de los mas altos valores morales. El primero de los momentos kantianos, la “generalidad Intersubjetiva”, señala claramente la firme raíz del placer estético en el objeto. Quien es capaz de intuir el objeto de manera correcta (estéticamente adecuada) debe necesariamente sentir el mismo placer que cualquier otro, que llena la misma condición intuitiva. En esto se parece la evidencia del placer estético a la evidencia en el a priori práctico y teórico, puesto que está referida a la misma condición. Una proposición matemática sólo puede ser evidente para el que es capaz de entenderla.
 



0 comentario(s)


Le restan 1000 caracteres.

Normas de uso

Este periódico no se responsabiliza de las opiniones vertidas en esta sección y se reserva el derecho de no publicar los mensajes de contenidos ofensivo o discriminatorio.




Anuncio Adwords