17 Agosto 2017 3:10 PM

PortadaTendenciasReflejos

Para leer los clásicos de la literatura universal

Para leer los clásicos de la literatura universal

ampliar foto

Ingrid González de Rodríguez | ACTUALIZADO 19.03.2017 - 12:04 pm

0 COMENTARIOS

enviar por email

imprimir

ampliar letras

reducir letras

Leer buenos libros no es solo una afición positiva, sino una necesidad para la formación de una persona. Eligiendo bien lo que leemos disfrutamos de la lectura, aprendemos, nos formamos y podemos animar a otros. Si la aventura de leer siempre resulta emocionante, mucho más aún puede serlo cuando nos remontamos en el tiempo y nos atrapan las historias que durante siglos han repasado nuestros padres, abuelos y maestros.
 
En este orden, la tradición ha consolidado una serie de obras y autores que han dejado una huella en la memoria cultural de la humanidad. Son los clásicos de la literatura universal. Esos autores de siempre que nos hacen partícipes del diálogo de las civilizaciones. De sus obras imperecederas e inolvidables destacamos la profundidad del pensamiento, así como el gran significado humano de las ideas y conceptos que exponen, ayudándonos a pensar y comprender la vida. 
  
Toda selección es marcadamente subjetiva, y más aún cuando se trata de libros. Existen numerosos “cánones literarios” que vienen de la mano de especializadas instituciones académicas y bibliotecas. Mi intención no es ofrecer un canon. En este artículo encontrarás una guía de referencia, a modo de síntesis de lo mejor y más conocido de la literatura universal, con la finalidad de abrirte las puertas, querido lector de “Reflejos”, a un mundo transformador y fascinante que me seduce. El de los conocimientos literarios, capaz de cambiar vidas, influyendo en el destino del mundo.
 
Jorge Luis Borges, uno de los más grandes hacedores de libros y de realidades disfrazadas de ficción, afirmaba que no se enorgullecía de los libros que había escrito sino de aquellos que había leído. Sirvan sus palabras  para exaltar el poder del lector, pues si el poder del escritor es inmenso, el poder del lector es inagotable y atemporal. Como lectora he asistido por medio de los libros a los grandes hechos de la historia, observando de cerca a los personajes más fascinantes en el contexto de los grandes temas  grandes temas humanos.
 
Vida y muerte; finitud e inmortalidad; amor y soledad; tristeza y alegría;
opresión y libertad; justicia e injusticia; guerra y paz.  El difícil arte de vivir es una constante permanente en las páginas de los libros que por siempre han enriquecido el espíritu humano haciéndole avanzar.
 
Al Leerlos debemos tomar en cuenta la esencia de su mensaje y la gracia y belleza de sus aspectos formales o de estilo.
 
El miércoles, les ofreceré la lista de mis clásicos de siempre.

ingridderodriguez@hotmail.com



0 comentario(s)


Le restan 1000 caracteres.

Normas de uso

Este periódico no se responsabiliza de las opiniones vertidas en esta sección y se reserva el derecho de no publicar los mensajes de contenidos ofensivo o discriminatorio.




Anuncio Adwords