18 Agosto 2019 6:57 AM

PortadaTendenciasReflejos

Cultura, arte, letras y libros...

Cultura, arte, letras y libros...

ampliar foto

René Descartes

Ingrid González de Rodríguez | ACTUALIZADO 15.05.2019 - 8:59 pm

0 COMENTARIOS

enviar por email

imprimir

ampliar letras

reducir letras

Descartes y la Revolución científica

“René Descartes (1596- 1650) nació en La Haye (Turena, Francia) es considerado el fundador de la filososfía moderna. A los 10 años ingresó en el Colegio Jesuita de La Fleche, en el que permaneció por ocho años y en el que recibió una educación excelente que incluía álgebra, lógica, filosofía, física y geometría analítica. Al finalizar el colegio, estudió derecho en la Universidad de Poitiers, donde se graduó a los 20 años. Descartes provenía de una familia acomodada, por lo que nunca tuvo que trabajar para ganarse la vida, una vez graduado en leyes, se trasladó a París, donde se convirtió en un joven desocupado. A pesar de ello, su pensamiento pronto volvió a centrarse en las matemáticas y la filosofía”.  

Descartes hizo grandes aportes a la filosofía, las matemáticas y la geometría. “Lleno de entusiasmo sueña con una ciencia admirable, capaz de unificar todos los conocimientos. Asombroso este siglo XVII que todavía puede alimentar semejante ambición, destinada, después de Hegel, a diluirse ante la complejidad de las cosas y de los saberes. Sus escritos  empiezan por “Reglas para la dirección del espíritu”, obra inacabada en la que trata de encontrar las reglas para dirigir adecuadamente la razón en su incansable búsqueda de la certeza. A esta obra le siguió el “Tratado del mundo o Tratado de la luz”. Luego vino el “Discurso del Método”, obra con el objetivo de conducir bien la razón y buscar la verdad en las ciencias.  Además publica, la dióptrica, los meteoros y la geometría, que son ensayos de este método. Luego trabajó en la redacción de una obra que apareció bajo el título de “Meditaciones sobre la filosofía primera”. En el último período de su vida aparecen dos obras: “Principios de Filosofía” y “Las pasiones del alma”, que constituye un extenso estudio sobre los sentimientos del hombre, ya que al final su obra se fue se centró cada vez más en los problemas del hombre.   

La explicación del origen filosófico de la ciencia surge a partir de las ideas de Descartes expuestas en “Principios de filosofía”. El método es la parte medular de la filosofía cartesiana. El proyecto cartesiano tiene como fin, naturalmente, el descubrimiento de la verdad.

“Descartes busca verdades prácticas más que teóricas. Es cierto que cuando comenzó a filosofar se sintió atraído por verdades teóricas, concretamente por aquellas que tienen que ver con la cantidad, es decir, por las verdades matemáticas. Pero esa atracción cedió enseguida su puesto a las verdades prácticas. Y prácticas en el doble sentido de que nos indican que hacer con las cosas y que hacer con nosotros mismos. Este destino práctico de la filosofía, se manifiesta en muchas ocasiones en la obra de Descartes, incluso en la famosa comparación que hace de la filosofía con un árbol: “La filosofía es como un árbol cuyas raíces son la metafísica, el tronco la física y las ramas que salen de ese tronco son todas las otras ciencias que se reducen a tres principales, a saber, la medicina, la mecánica y la moral. Y casi sin solución de continuidad añade: “Así como no se cogen los frutos de las raíces ni del tronco de los árboles, sino sólo de los extremos de sus ramas, así también la principal utilidad de la filosofía depende de aquellas partes suyas que sólo se pueden aprenderse al final, es decir, del ejercicio de la medicina, de la mecánica y de la moral”.

En la metáfora de la filosofía como un árbol, el pensador francés refunda la disciplina filosófica en base al carácter unitario de la ciencia. La idea de interconexión de los saberes que integran el conocimiento humano, subyacente en la filosofía desde su origen, hizo posible la interpretación filosófica del origen de la ciencia, que se mantuvo vigente hasta las últimas décadas del siglo XX. La filosofía cartesiana es el despliegue de un esfuerzo continuo para dilucidar   un criterio de verdad fiable y definitivo, que sirviera de base al método para proporcionar verdades absolutamente ciertas. Buscar la verdad le llevó a escribir su célebre ensayo “Discurso del Método” de 1637. “Para bien dirigir la razón y hallar la verdad de las ciencias”.

Descartes hizo un gran aporte al desarrollo de las ciencias. Nuestro mundo sería diferente, de él no haber descubierto su método. La estructura del conocimiento de la que Descartes dudo, dió paso a una estructura de conocimiento distinta. De ahí parte su invención de la geometría analítica, un hito en la historia del pensamiento.

Entre sus frases más célebres, citamos las dos que transcribimos a continuación: 1)“Dadme moción y extensión dijo, y yo os construiré el mundo”. 2) “El vasto mundo de la naturaleza puede ser reducido a una forma matemática”.

Por sus aportes a la filosofía moderna Descartes es considerado,  uno de los precursores más importantes de la revolución científica.



0 comentario(s)


Le restan 1000 caracteres.

Normas de uso

Este periódico no se responsabiliza de las opiniones vertidas en esta sección y se reserva el derecho de no publicar los mensajes de contenidos ofensivo o discriminatorio.